Avisar de contenido inadecuado

Yo la pagaré

{
}

Leer a lo que eran reducidos, y aún son,  los individuos por causa de la esclavitud es indignante. De los tiempos del imperio romano una enciclopedia dice:"El esclavo era una persona poseída por otra de igual modo que se puede poseer otra cosa cualquiera y, por ello, dependiente en todo de la voluntad del posesor. Un ser sin fin propio, convertido en simple medio o instrumento para los fines de otro hombre, a cuyo dominio estaba sometido. Un hombre sin ninguno de los derechos de tal: derecho a la vida, a la libertad, a la independencia en su actividad, a la elección de estado, a la familia. Un hombre, cuya ley, patria, fin y regla de lo justo o injusto era el amo. Esto era el esclavo y ésta su condición."        Gran Enciclopedia Rialp, esclavitud

 Pero así como existieron, y existen, estos abusadores, también están aquellos que buscan todos los medios por revalorizar a tan menospreciados seres humanos. Dice ésta misma enciclopedia acerca del pasado: "... Añádase la llamada limosna de la libertad, considerada desde su origen en la Iglesia como la primera de las limosnas. Habla S. Ignacio de que una parte de lo que daban los fieles era para liberar esclavos;".

Un pequeño granito de arena en un inmenso mar de injusticia, pero peor era no hacer nada.

 

Así como éstos últimos, siempre hubieron ,y de seguro lo habrán, quienes intenten buscar la forma de librar de las cadenas de la esclavitud a los que bajo ellas están. Es el motivo de este artículo contarte de quien, en su esfuerzo por abolir la esclavitud del hombre, aún su vida dio por el buen fin de la causa. Te quiero hablar de Jesús.

 

La esclavitud en tiempos bíblicos era algo común y en la Biblia encontramos una carta en que el apóstol Pablo trata sobre este asunto. Un hombre llamado Onésimo, siendo esclavo, huyó de su amo y es la intención de Pablo que ahora vuelva a recibirle en paz. Con esto en mente dijo algo que es en lo que quiero meditar: Flm 1:17-19 NVI  De modo que,  si me tienes por compañero,  recíbelo como a mí mismo.  (18)  Si te ha perjudicado o te debe algo,  cárgalo a mi cuenta.  (19)  Yo,  Pablo,  lo escribo de mi puño y letra:  te lo pagaré; ...

 

"Este pasaje es un ejemplo de lo que se imputa a uno, pero es contraído por otro; y de uno que está dispuesto a responder por otro, por compromiso voluntario para que sea liberado del castigo debido a sus delitos,..."(Comentario Matthew Henry,Filemon 1:15-22), y esto es lo que me causó admiración.

 

Onésimo era un esclavo fugitivo. Por causa de su esclavitud, él tenía contraída una profunda obligación con su amo, obligación o deuda que se veía ahora incrementada por causa del castigo que se le sumaba como consecuencia de su huída. Según la ley romana este castigo podía llegar incluso a la muerte del esclavo.

 

Tal era la condición de Onésimo, siendo culpable no le esperaba más que un sombrío futuro, pero eh aquí lo increíble: alguien estaba dispuesto a responder por su deuda para que no sufriera el mal.

 

Más allá de un esfuerzo de amor y misericordia por quien la sociedad no lo tenía, es esto un ejemplo que trae luz sobre el motivo por el cual Jesús murió en la cruz.

 

La famosa oración del Padre Nuestro nos enseña que  nuestras faltas son contadas como deuda delante del Padre:Mat 6:12 RV60  Y perdónanos nuestras deudas,  como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

Es el pecado una "deuda" a los ojos de Dios y la Biblia revela que por naturaleza todos somos pecadores, es decir, todos somos deudores ante Él.

 

Rom 3:9-23 RV60  ¿Qué,  pues?  Somos nosotros mejores que ellos?  En ninguna manera;  pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles,  que todos están bajo pecado.  (10)  Como está escrito: No hay justo,  ni aun uno;  (11)  No hay quien entienda.  No hay quien busque a Dios.  (12)  Todos se desviaron,  a una se hicieron inútiles;  No hay quien haga lo bueno,  no hay ni siquiera uno.  ... (18)  No hay temor de Dios delante de sus ojos.  ... Porque no hay diferencia,  (23)  por cuanto todos pecaron,  y están destituidos de la gloria de Dios,

Observe la condición y observe sus consecuencias:"... por cuanto todos pecaron,  y están destituidos de la gloria de Dios..."

 

Como Onésimo, nuestro futuro espiritual parece sombrío. Pero al igual que hizo Pablo, hubo quien se hizo cargo de nuestra deuda, pagando el precio con su propia vida, para que tuvieras un futuro eterno diferente.

Mucho antes de su nacimiento Isaías escribió de Él, escribió de Jesús: Isa 53:3-12 NVI   Despreciado y rechazado por los hombres,  varón de dolores, hecho para el sufrimiento.  Todos evitaban mirarlo;  fue despreciado, y no lo estimamos.  (4)   Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades  y soportó nuestros dolores,  pero nosotros lo consideramos herido,  golpeado por Dios, y humillado.  (5)   Él fue traspasado por nuestras rebeliones,  y molido por nuestras iniquidades;  sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz,  y gracias a sus heridas fuimos sanados.  (6)   Todos andábamos perdidos, como ovejas;  cada uno seguía su propio camino,  pero el Señor hizo recaer sobre él  la iniquidad de todos nosotros.  (7)   Maltratado y humillado,  ni siquiera abrió su boca;  como cordero, fue llevado al matadero;  como oveja, enmudeció ante su trasquilador;  y ni siquiera abrió su boca.  (8)   Después de aprehenderlo y juzgarlo, le dieron muerte;... (9)   Se le asignó un sepulcro con los malvados,  y murió entre los malhechores, aunque nunca cometió violencia alguna,  ni hubo engaño en su boca.  ... (11)... por su conocimiento  mi siervo justo justificará a muchos,  y cargará con las iniquidades de ellos.  (12)  ...Cargó con el pecado de muchos, e intercedió por los pecadores.

 

Alguien se hizo cargo de nuestra deuda, y ese alguien es Jesús al dar su vida en la cruz.

 

En las economías organizadas de hoy en día, toda deuda impaga genera un documento. Aún sin querer reconocerla, nuestro nombre estará ligado a esta deuda estemos donde estemos.

 

La deuda que hemos contraído con Dios también ha generado un "documento" que nos inculpa y, reconozcámosla o no, nuestro nombre seguirá ligado a el, a menos que creamos en Jesús.

 

Creer en Él cancela tu deuda ante Dios y decirte esto es el motivo de estas palabras. Col 2:13-14 DHH  Ustedes, en otro tiempo, estaban muertos espiritualmente a causa de sus pecados y por no haberse despojado de su naturaleza  pecadora; pero ahora Dios les ha dado vida juntamente con Cristo, en quien nos ha perdonado todos los pecados.  (14)  Dios anuló el documento de deuda que había contra nosotros y que nos obligaba; lo eliminó clavándolo en la cruz.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Yo la pagaré

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre