Avisar de contenido inadecuado

Viviendo una mentira

{
}

Presumimos de una condición que no es real.

Dice la Biblia: Jua 8:33-36 RV1960 (T) Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? (34) Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. (35) Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. (36) Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

Como aquellos nos calificamos de ser libres, pero nuestra naturaleza es otra, y esto porque no estamos facultados de decidir por nuestra cuenta al estar bajo el dominio de otro.

Rom 7:14-24 DHHe (D) Sabemos que la ley es espiritual, pero yo, en mi condición humana, estoy vendido como esclavo al pecado. (15) No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino que precisamente aquello que odio es lo que hago...(17) Pero en este caso ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que está en mí. (18) Porque yo sé que en mí, es decir, en mi débil condición humana, no habita el bien; por eso, aunque tengo el deseo de hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo. (19) No hago lo bueno que quiero hacer, sino lo malo que no quiero...(22) En mi interior me agrada la ley de Dios; (23) pero veo en mí otra ley, que se opone a mi capacidad de razonar: es la ley del pecado que está en mí y me tiene preso. (24) ¡Desdichado de mí! ¿Quién me librará del poder de la muerte que está en mi cuerpo?

¿Cuál es entonces nuestra esperanza? La de alcanzar la verdadera libertad por la fe en Jesús.

Rom 7:24-8:2 DHHe (D) ¡Desdichado de mí! ¿Quién me librará del poder de la muerte que está en mi cuerpo? (25) Solamente Dios, a quien doy gracias por medio de nuestro Señor Jesucristo...(8:1)Así pues, ahora no hay ya ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, (2) porque la ley del Espíritu que da vida en Cristo Jesús te ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.

Presumir de libertad cuando no la tenemos es algo triste, pero hoy Jesús la ofrece a todos quienes ponen su fe en Él. Tú deberías decidir hoy entre seguir viviendo una mentira o alcanzar la verdadera libertad.

{
}
{
}

Deja tu comentario Viviendo una mentira

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre