Avisar de contenido inadecuado

Vidas fructíferas

{
}

Para que pueda continuar con su vida a pesar de las circunstancias y ella no se transforme en un árbol seco, usted debe saber estas claves.

 Dijo su papá de él: Gén 49:22-24 PDT  »Como una viña muy productiva es José; viña muy productiva al lado de una fuente. Sus ramas se trepan por toda la pared.  (23)  Mucha gente luchó contra él. Sus enemigos eran arqueros.  (24)  Pero él ganó la batalla con su gran arco y la habilidad de sus brazos...

 La vida de José fue sumamente productiva, aún a pesar de las duras circunstancias que le tocó vivir. Para que su vida no se estanque en la esterilidad emocional y espiritual, por las frustraciones de su pasado, atienda a estos aspectos de la vida del fructífero José.

 1) PRODUCTIVO

Observe la imagen: Gén 49:22 BL95  José es el retoño de una vid frondosa, de una parra frondosa junto a la fuente: los sarmientos trepan sobre la muralla.

 La vida de José no pasa desapercibida entre la de muchos que encontramos en la Biblia. Fue alguien que salvó a naciones enteras con su sabio consejo, y entre estas, a la incipiente nación de Israel.

 Una vida fértil, aún a pesar de las circunstancias que le tocó vivir:

 2) CIRCUNSTANCIAS

Dice el texto poético: Gén 49:23 DHHe (D)  Los arqueros le odian, disparan flechas contra él y siempre le están molestando;

 La vida de José no estuvo carente de frustraciones, desde el haber sido vendido como esclavo por sus hermanos, traicionado por la esposa de su jefe, y olvidado en una oscura cárcel, las circunstancias no siempre se mostraron favorables para él.

 Pero he aquí la diferencia con muchos de nosotros hoy en día: a pesar de todo ello, no permitió que su existencia se convirtiera en algo sin utilidad, y es exactamente eso lo que debemos aprender a hacer.

 3) CLAVES

¿Cómo logró José mantener tal calidad de vida?

 Algunas claves son:

 3.1) CLAVE N°1        Buscó fuerzas en Dios

Gén 49:23-24 BLPH  Los arqueros provocaron su ira, lo desafiaron lanzándole flechas.  (24)  Pero su arco se mantiene firme, ágiles sus manos y sus brazos, pues lo auxilia el Fuerte de Jacob, lo ampara el Pastor, la Roca de Israel.

 Sin dudas que los golpes recibidos fueron grandes, pero logró seguir adelante refugiándose y esperando auxilio en Dios.

 3.2) CLAVE N°2       Mantuvo su corazón limpio

Gén 50:15-21 BLPH  Al ver los hermanos de José que su padre había muerto, se dijeron: — Tal vez José nos odia, y ahora nos devuelva con creces todo el mal que le hicimos.  (16)  Por eso enviaron a José este mensaje: — Tu padre, antes de morir, nos mandó que te dijéramos:  (17)  “Perdona a tus hermanos su crimen y su pecado, perdónales el mal que te hicieron”. Te rogamos, pues, que perdones nuestro crimen, ya que somos servidores del Dios de tu padre. José, al oírlo, se echó a llorar.  (18)  Entonces vinieron sus hermanos, se inclinaron delante de él y le dijeron: — Aquí nos tienes, somos tus siervos.  (19)  Pero José les respondió: — No teman. ¿Acaso piensan que yo ocupo el puesto de Dios?  (20)  Es verdad que ustedes se portaron mal conmigo, pero Dios lo cambió en bien para hacer lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente.  (21)  Por tanto, no teman. Yo cuidaré de ustedes y de sus hijos. De ese modo los consoló, llegándoles al corazón.

 Un corazón "sucio" por el odio, el resentimiento, la avaricia, la lujuria, el orgullo, etcétera, es un corazón que no corresponde a quien podrá llevar una vida sumamente fértil.

 3.3) CLAVE N°3       Estaba convencido de lo que esperaba, aunque no lo veía.

 Gén 50:24-25 BLPH  Un día, José dijo a sus hermanos: — Mi fin está cerca, pero Dios vendrá a ayudarlos y los llevará de este país a la tierra que prometió a Abrahán, Isaac y Jacob.  (25)  Y José hizo jurar a los hijos de Israel diciendo: — Sin duda Dios vendrá a ayudarlos. Cuando esto ocurra, se llevarán de aquí mis huesos.

 La fe de José era la que le marcaba el rumbo y le impulsaba a seguir adelante, quien no tenga fe, seguramente no logrará alcanzar las metas y objetivos que harán de él una persona fructífera para Dios, para el Reino, y para quienes le rodean.

 CONCLUSIÓN

Creo que a todos nos gustaría que nos recuerden por haber vivido vidas fructíferas, que tuvieran algún sentido y que dejaran algo para los que vienen detrás.

 Eso es posible, pero debemos entender que en nuestro caminar encontraremos muchos obstáculos para ello. La pregunta es: ¿qué decisión tomaremos ante ellos? ¿Dejaremos que vuelvan nuestras vidas en terrenos secos, que no fructifican? ¿O lucharemos por ser como frondosos vides plantadas junto a corrientes de aguas?

 La respuesta está en nosotros, y para quienes quieran seguir el ejemplo de José, allí están las claves que para ello le pueden llegar a ayudar.

{
}
{
}

Deja tu comentario Vidas fructíferas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre