Avisar de contenido inadecuado

Vale la pena orar?

{
}

¿Vale la pena orar?

 Aquél ejército venía arrasando con todas  las ciudades a  su paso, y ahora llegaba a las puertas de  Jerusalem. Nada  hacía pensar que su suerte fuera diferente a las otras, a menos que .....orar  valga la pena.

 Estando a las puertas de la ciudad, el invasor intenta causar temor entre los atrincherados dentro de los muros de la ciudad.2Re 19:10-14 RV60  Así diréis a Ezequías rey de Judá:  No te engañe tu Dios en quien tú confías,  para decir:  Jerusalén no será entregada en mano del rey de Asiria.  (11)  He aquí tú has oído lo que han hecho los reyes de Asiria a todas las tierras,  destruyéndolas;  ¿y escaparás tú?  (12)  ¿Acaso libraron sus dioses a las naciones que mis padres destruyeron,  esto es,  Gozán,  Harán,  Resef,  y los hijos de Edén que estaban en Telasar?  (13)  ¿Dónde está el rey de Hamat,  el rey de Arfad,  y el rey de la ciudad de Sefarvaim,  de Hena y de Iva?  (14)  Y tomó Ezequías las cartas de mano de los embajadores;  y después que las hubo leído,  subió a la casa de Jehová,  y las extendió Ezequías delante de Jehová.

 La arrogancia del invasor se volvió contra Dios, y ahora le trata de falso, de un engaño,"...No te engañe tu Dios en quien tú confías...".  Minar la confianza en Dios Todopoderoso es  una oscura estrategia que aún tiene sus  efectos, pero no en Ezequías.

 Dice  la Biblia:2Re 19:14-19 RV60  Y tomó Ezequías las cartas de mano de los embajadores;  y después que las hubo leído,  subió a la casa de Jehová,  y las extendió Ezequías delante de Jehová.  (15)  Y oró Ezequías delante de Jehová,  diciendo:  Jehová Dios de Israel,  que moras entre los querubines,  sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra;  tú hiciste el cielo y la tierra.  (16)  Inclina,  oh Jehová,  tu oído,  y oye;  abre,  oh Jehová,  tus ojos,  y mira;  y oye las palabras de Senaquerib,  que ha enviado a blasfemar al Dios viviente.  (17)  Es verdad,  oh Jehová,  que los reyes de Asiria han destruido las naciones y sus tierras;  (18)  y que echaron al fuego a sus dioses,  por cuanto ellos no eran dioses,  sino obra de manos de hombres,  madera o piedra,  y por eso los destruyeron.  (19)  Ahora,  pues,  oh Jehová Dios nuestro,  sálvanos,  te ruego,  de su mano,  para que sepan todos los reinos de la tierra que sólo tú,  Jehová,  eres Dios.

 No desconocía  el rey lo  que el invasor ya había hecho, pero tampoco desconocía quien era el Dios al que servía.

Comenzamos con una pregunta:"¿vale la pena orar?",y la respuesta viene a continuación:

2Re 19:20-21 RV60  Entonces Isaías hijo de Amoz envió a decir a Ezequías:  Así ha dicho Jehová,  Dios de Israel:  Lo que me pediste acerca de Senaquerib rey de Asiria,  he oído.  (21)  Esta es la palabra que Jehová ha pronunciado acerca de él:  La virgen hija de Sion te menosprecia,  te escarnece;  detrás de ti mueve su cabeza la hija de Jerusalén....(35) Y aconteció que aquella misma noche salió el ángel de Jehová,  y mató en el campamento de los asirios a ciento ochenta y cinco mil;  y cuando se levantaron por la mañana,  he aquí que todo era cuerpos de muertos.  (36)  Entonces Senaquerib rey de Asiria se fue,  y volvió a Nínive,  donde se quedó.  (37)  Y aconteció que mientras él adoraba en el templo de Nisroc su dios,  Adramelec y Sarezer sus hijos lo hirieron a espada,  y huyeron a tierra de Ararat.  Y reinó en su lugar Esarhadón su hijo.

 ¿Vale la pena orar? Yo creo que  si.  Ninguna  de nuestras oraciónes queda sin ser escuchada por nuestro Padre celestial,  y en su compasión, no queda ajeno a la lucha que estamos enfrentando. Dios escucha y responde a la oración de su pueblo. Es por ello que creo que vale la pena orar.

 Luc 18:1-8 RV60  También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre,  y no desmayar,  (2)  diciendo:   Había en una ciudad un juez,  que ni temía a Dios,  ni respetaba a hombre.  (3)  Había también en aquella ciudad una viuda,  la cual venía a él,  diciendo:  Hazme justicia de mi adversario.  (4)  Y él no quiso por algún tiempo;  pero después de esto dijo dentro de sí:  Aunque ni temo a Dios,  ni tengo respeto a hombre,  (5)  sin embargo,  porque esta viuda me es molesta,  le haré justicia,  no sea que viniendo de continuo,  me agote la paciencia.  (6)  Y dijo el Señor:  Oíd lo que dijo el juez injusto.  (7)  ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos,  que claman a él día y noche?  ¿Se tardará en responderles?  (8)  Os digo que pronto les hará justicia.  Pero cuando venga el Hijo del Hombre,  ¿hallará fe en la tierra?

Teniendo tal promesa, ¿caerá tan bajo nuestra confianza como para dudar de que alguien tenga fe aún, cuando Cristo venga?.Oración, confianza, fe, están intimamente ligados y cuando una  falla, fallan las demás.

¿Vale la pena orar? Claro que si. La oración mueve el mundo espiritual y afecta el mundo natural.La oración siempre  hallará respuesta en Dios.

Lamentablemente la vida de  oración del creyente o de la comunidad de fe, por lo general, no es tan fuerte como debería. Pero es algo que podemos comenzar a cambiar ahora mismo.

Rom 12:11-12 NVI  Nunca dejen de ser diligentes; antes bien, sirvan al Señor con el fervor que da el Espíritu.  (12)  Alégrense en la esperanza, muestren paciencia en el sufrimiento, perseveren en la oración.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Vale la pena orar?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre