Avisar de contenido inadecuado

Tesoros en la tierra

{
}

El obstáculo no está en las riquezas mismas, el obstáculo está en nuestro corazón.

 Estaba Jesús enseñando a sus discípulos, y les dijo: Mat 6:19-21 PDT  "No guarden tesoros para ustedes aquí en la tierra, donde la polilla y el moho los dañarán. Además, los ladrones pueden entrar a su casa y robárselos.  (20)  Más bien, guarden tesoros para ustedes en el cielo donde no los dañarán la polilla ni el moho y donde los ladrones no pueden entrar a robárselos.  (21)  Pues donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón.

 Tesoros, riquezas, no son ellas el problema, el problema está en nuestro interior.

 1) TESOROS

En primer lugar, definamos que queremos decir con "guardar tesoros" o riquezas. Tal vez haya quien no considere que está cometiendo esta falta, pero deberíamos prestar más atención al principio que está detrás de estas palabras.

 Según el idioma griego original, esta palabra "riqueza" significa algo que se acumula debido a su valor. Es decir, no hay una acumulación de tal bien por mera causa de una necesidad, sino que, aún siendo esta suplida, se sigue acumulando pero por el único motivo de tener.

Esto es lo que conocemos como "consumismo", una corriente de pensamiento que no busca tener algo por causa de una necesidad, sino por el mero hecho de tenerlo.

 Entonces, según este principio, muchos de nosotros, aún sin tener abultadas cuentas bancarias, hemos caído en el "guardar tesoros aquí en la tierra", porque hemos acumulado cosas más allá de nuestra necesidad.

 Quién así se haya rendido a la búsqueda de la prosperidad material, corre el serio riesgo de ser reprobado por Dios. Mat 6:24 NVI  »Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas.

 Sin importar de cuánto estamos hablando, el principio es que podemos caer en este mal cuando acumulamos cosas más allá de una necesidad real, y lo hacemos por el valor social que el hacerlo tiene.

 2) TESOROS EN LOS CIELOS

La pregunta que deberíamos hacernos es: ¿cómo debo entonces, manejar mis finanzas?

 En el contexto de una ayuda financiera, Pablo dijo: 2Co 8:7-14 TLA  Todos saben que ustedes son buenos en todo: su confianza en Dios es firme, hablan mejor, saben más, tienen mucho entusiasmo para servir a los demás, y nos aman mucho. Ahora les toca ser los mejores, contribuyendo para esta bondadosa ayuda. ...(13)  Pero no queremos que, por ayudar a otros, les falte a ustedes lo necesario. Lo que deseamos es que haya igualdad.  (14)  Ahora ustedes tienen mucho, y deben ayudar a los que tienen poco. Puede ser que, en otro momento, ellos tengan mucho y los ayuden a ustedes. De esta manera habrá igualdad.

 Creo que podemos ver un sano principio que nos ayudará a no guardar tesoros en la tierra pero si hacerlos en el cielo, y es el principio de dar de lo que Dios nos hace sobreabundar.

 Otra vez Pablo dice: 2Co 9:8-12 PDT  Dios tiene el poder de darles más bendiciones de las que necesitan para que siempre tengan lo suficiente para ustedes y también para que puedan ayudar generosamente a toda buena causa.  ...(11)  Ustedes tendrán toda clase de riquezas para que puedan ser generosos. La ofrenda que ustedes envíen con nosotros, motivará a muchos a dar gracias a Dios.  (12)  Ustedes no sólo están supliendo las necesidades del pueblo de Dios, sino que también están sirviéndole a él. La ayuda que ustedes ofrezcan servirá para que muchos le den gracias a Dios.

 Observe el motivo de la abundancia, no es para acumular cosas que no necesita, sino para ayudar a los demás.

 Esto nos lleva a la última pregunta, ¿cómo se cuánto es lo suficiente para mí y cuánto para dar? Aquí volvemos  al principio, porque el problema vuelve a estar en nuestro interior.

 Mat 6:21 PDT Pues donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón.

 Quién se halle inclinado a la ambición, su corazón le impulsará a abarcar lo más que pueda, y quien no, dará con generosidad.

2Co 9:6-7 TLA Acuérdense de esto: «El que da poco, recibe poco; el que da mucho, recibe mucho.»  (7)  Cada uno debe dar según crea que deba hacerlo. No tenemos que dar con tristeza ni por obligación. ¡Dios ama al que da con alegría!

 CONCLUSIÓN

Hacer tesoros en la tierra no es solo para las clases altas, también para la clase media y aún baja. No tiene que ver con cuánto acumulo, sino con el motivo por el cual tengo lo que tengo.

 ¿Se trata de una necesidad real o tiene que ver con el valor social que aquel "tesoro" posee?

 ¿Qué hago con la abundancia que se generan en mis entradas? ¿Suplo la necesidad de otros? ¿De alguna manera sirven a los propósitos de Dios sobre la tierra?

 Cada uno debe manejar sus finanzas según crea, y excusas escucharemos un montón, pero no olvidemos que solamente estamos administrando algo que no es nuestro y que en realidad, cada uno de nosotros, está de paso y nada se podrá llevar de aquí.

 1Ti 6:6-10 TLA  Por supuesto, la religión cristiana hace que nuestra vida sea mucho mejor, pero sólo cuando uno está contento con lo que tiene.  (7)  Porque, cuando nacimos no trajimos nada al mundo, y cuando muramos tampoco podremos llevarnos nada.  (8)  Así que debemos estar contentos de que tenemos ropa y comida.  (9)  Pero los que sólo piensan en ser ricos caen en las trampas de Satanás. Son tentados a hacer cosas tontas y perjudiciales, que terminan por destruirlos totalmente.  (10)  Porque todos los males comienzan cuando sólo se piensa en el dinero. Por el deseo de amontonarlo, muchos se olvidaron de obedecer a Dios y acabaron por tener muchos problemas y sufrimientos.

{
}
{
}

Deja tu comentario Tesoros en la tierra

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre