Avisar de contenido inadecuado

Una tarea de reconstrucción

{
}

Una tarea de reconstrucción

 

Muchos años pasaron y la ciudad seguía en ruinas, hasta que por fin empezaron a llegar los primeros con el fuerte deseo de quitar los escombros para reconstruir aquella ciudad.

 

No fueron pocos los desafíos que debieron sortear pero a uno de ellos me quiero referir en especial.

 

Estaban afanados en la tarea cuando algunos llegaron junto a ellos, algunos que recordando lo maravilloso que era, ante la precariedad presente, comenzaron a desanimar con sus lamentos a los esforzados trabajadores.

 

Esta situación, algunos entienden, ocurrió mientras Zorobabel y un grupo de judíos estaban enfrascados en la reconstrucción del maravilloso templo, que alrededor de setenta años antes había sido destruido.

 

Comenzando los brazos de los esforzados a decaer ante tal desánimo, Dios pone un mensaje en la boca de Hageo, profeta llamado por Dios para el pueblo judío post-exílico .

 

Este hombre anima a sus pares con palabras que tal vez él mismo no haya podido entender a cabalidad.

 Hag 2:1-7 RV60  En el mes séptimo,  a los veintiún días del mes,  vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo,  diciendo:  (2)  Habla ahora a Zorobabel hijo de Salatiel,  gobernador de Judá,  y a Josué hijo de Josadac,  sumo sacerdote,  y al resto del pueblo,  diciendo:  (3)  ¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa en su gloria primera,  y cómo la veis ahora?   ¿No es ella como nada delante de vuestros ojos?  (4)  Pues ahora,  Zorobabel,  esfuérzate,  dice Jehová;  esfuérzate también,  Josué hijo de Josadac,  sumo sacerdote;  y cobrad ánimo,  pueblo todo de la tierra,  dice Jehová,  y trabajad;  porque yo estoy con vosotros,  dice Jehová de los ejércitos.  (5)  Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto,  así mi Espíritu estará en medio de vosotros,  no temáis.  (6)  Porque así dice Jehová de los ejércitos:  De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra,  el mar y la tierra seca;  (7)  y haré temblar a todas las naciones,  y vendrá el Deseado de todas las naciones;  y llenaré de gloria esta casa,  ha dicho Jehová de los ejércitos. 

Muchos lloraban que el nuevo edificio carecía del esplendor primero, pero Dios manda a Hageo a declarar que esa casa una vez más se llenará de gloria, no por la cantidad de oro en sus paredes, no por los tesoros amontonados en sus cámaras, no por las exageradas dimensiones, sino que esa casa se volvería a llenar de gloria porque en ella estará el Deseado de todas las naciones, Jesucristo.

 Es Él quien  marcará la diferencia, Jesús es quien devolvería el brillo, aún más, quien lo haría resplandecer como nunca. Al punto que el profeta dice:Hag 2:9 RV60  La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera,  ha dicho Jehová de los ejércitos;   Jesús, resplandor de la gloria de Dios, gloria que ni el oro o la plata pueden competir. Joh 1:14 BL95  Y la Palabra se hizo carne, puso su tienda entre nosotros, y hemos visto su Gloria: la Gloria que recibe del Padre el Hijo único; en él todo era don amoroso y verdad. ¿qué tiene que ver esto con nosotros hoy? Como pueblo escogido por Dios, comprado a precio de la sangre de su Hijo unigénito, bien deberíamos diferenciar donde radica el motivo del “brillo”, “de la gloria”de la iglesia. No lo está en sus edificios, no lo está en sus riquezas, ni siquiera en el renombre de sus miembros. La gloria de la Iglesia, ayer ,hoy y por los siglos seguirá siendo una sola: Jesucristo. Es la presencia de Cristo quien marca la diferencia cuando la iglesia se reúne, es la presencia de Cristo la que marca la diferencia en las vidas de cada uno de sus miembros. Presencia que no necesariamente significa “lenguas”, o milagros u otros prodigios. La presencia de Cristo no tiene que ver solamente con manifestaciones externas, la presencia de Cristo principalmente tiene que ver con vidas transformadas, corazones quebrantados, espíritus rendidos a quien es  el Señor. Una iglesia que brillaba con su propia luz fue advertida duramente.Rev 3:15-17 BLS  'Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que no me obedeces del todo, sino sólo un poco. ¡Sería mejor que me obedecieras completamente, o que de plano no me obedecieras!  (16)  Pero como sólo me obedeces un poco, te rechazaré por completo.  (17)  Pues tú dices que eres rico, que te ha ido muy bien y que no necesitas de nada. Pero no te das cuenta de que eres un desdichado, un miserable, y que estás pobre, ciego y desnudo. A esta se le aconsejo:Rev 3:18-20 BLS  Por eso te aconsejo que compres de mí lo que de veras te hará rico. Porque lo que yo doy es de mucho valor, como el oro refinado en el fuego. Si no quieres pasar la vergüenza de estar desnudo, acepta la ropa blanca que yo te doy para que te cubras con ella, y las gotas medicinales para tus ojos. Sólo así podrás ver.  (19)  'Yo reprendo y corrijo a los que amo. Por eso, vuélvete a Dios y obedécelo completamente.   

Observe lo que sigue,¿Jesús estaba dentro para reflejar su gloria? No, Él estaba fuera.

(20)  Yo estoy a tu puerta, y llamo; si oyes mi voz y me abres, entraré en tu casa y cenaré contigo. ¿Cuál es el brillo que da nuestra congregación?¿cuál es el brillo que da nuestra vida? El mismo principio que hace a la iglesia, hace a la vida del creyente. Todo lo que el creyente es, lo es gracias a Jesucristo, sin él el creyente no es nadie.1Co 1:26-31 BLS  Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. De acuerdo a la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes.  (27)  Y aunque la gente de este mundo piensa que ustedes son tontos y no tienen importancia, Dios los eligió para que los que se creen sabios entiendan que no saben nada. Dios eligió a los que, desde el punto de vista humano, son débiles, despreciables y de poca importancia, para que los que se creen muy importantes se den cuenta de que en realidad no lo son. Así, Dios ha demostrado que, en realidad, esa gente no vale nada.  (29)  Por eso ante Dios nadie tiene de qué sentirse orgulloso.  (30)  Dios los ha unido a ustedes con Cristo, y gracias a esa unión ahora son sabios; Dios los ha aceptado como parte del pueblo de Dios, y han recibido la vida eterna.  (31)  Por lo tanto, como dice la Biblia, si alguien quiere sentirse orgulloso de algo, que se sienta orgulloso de Jesucristo, el Señor.  Somos salvados gracias a Él, caminamos bajo la bendición de Dios gracias a El, tenemos esperanza de vida eterna gracias a El, somos especial tesoro para Dios gracias a El, perdonados y escuchados somos gracias a Él, y así podría seguir enumerando. Todo lo que somos es gracias a El, El es nuestra gloria, El es quien le da un brillo diferente a nuestras  vidas. Por eso nuestro compromiso debe ser, que cada día, yo vaya menguando para que Él crezca.2Co 3:18 BAD  Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu. 

Permítele al Espíritu Santo que te transforme y así, cada día, irás reflejando más y más la gloria del Señor.

Ese es el brillo que el mundo necesita ver.   

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Una tarea de reconstrucción

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre