Avisar de contenido inadecuado

Soltando las injusticias

{
}

Mantenerse haciendo el bien aún cuando por ello somos perjudicados no es fácil, pero hay una pequeña clave para que lo puedas hacer.

 Dice la Biblia: 1Pe 2:15 NVI  Porque ésta es la voluntad de Dios: que, practicando el bien, hagan callar la ignorancia de los insensatos.

 No hay dudas, en el hacer el bien no nos veremos libres de  ser objeto del trato injusto de otros que no entienden nuestra elección de vida, y aunque ya dijimos que igual debemos perseverar en ello, ahora quiero compartir una clave para poder hacerlo.

 1) AÚN CUANDO

Lo dijimos en un artículo anterior (Incomprendido tal vez, recompensado seguro), debemos de perseverar en el vivir en honestidad y santidad para con Dios más allá de cualquier circunstancia, teniendo en cuenta que llegará el día en que ese esfuerzo, tal vez hoy incomprendido por nuestros pares, será recompensado por Él, y esto, por la eternidad.

 1Pe 2:15-20 NVI  Porque ésta es la voluntad de Dios: que, practicando el bien, hagan callar la ignorancia de los insensatos.  (16)  Eso es actuar como personas libres que no se valen de su libertad para disimular la maldad, sino que viven como siervos de Dios.  (17)  Den a todos el debido respeto: amen a los hermanos, teman a Dios, respeten al rey.  (18)  Criados, sométanse con todo respeto a sus amos, no sólo a los buenos y comprensivos sino también a los insoportables.  (19)  Porque es digno de elogio que, por sentido de responsabilidad delante de Dios, se soporten las penalidades, aun sufriendo injustamente.  (20)  Pero ¿cómo pueden ustedes atribuirse mérito alguno si soportan que los maltraten por hacer el mal? En cambio, si sufren por hacer el bien, eso merece elogio delante de Dios.

  Pero lo cierto es que, a pesar de esta visión futura, nuestro ánimo se carga ante la respuesta injusta de otros a nuestra decisión de vivir agradando a Dios. Entonces, ¿cómo puedo manejar estas injusticias para que no me afecten en mi decisión de hacer el bien?

 La respuesta está en el ejemplo de Jesús: 1Pe 2:21-23 TLA  Si acaso sufren injustamente, recuerden que Dios les ha ordenado sufrir con paciencia. Y en eso Cristo les ha dado el ejemplo, para que hagan lo mismo, pues él sufrió por ustedes.  (22)  Cristo no pecó nunca, y jamás engañó a nadie.  (23)  Cuando lo insultaban, jamás contestaba con insultos, y jamás amenazó a quienes lo hicieron sufrir. Más bien, dejó que Dios lo cuidara y se encargara de todo, pues Dios juzga a todos con justicia.

 Eh allí el ejemplo y la clave para manejar las injusticias de las que somos objeto por nuestra decisión de vivir agradando a Dios, lo que debemos hacer es encomendar la causa en las manos de Dios.

 CONCLUSIÓN

Hay momentos donde el hacer el bien no paga el precio que esperamos, pero en los momentos donde se sienta agobiado por esto recuerde que Dios está al cuidado suyo, que Él ha prometido pelear sus batallas, y que Sus pensamientos sobre usted son de bien.

 Entonces, creyendo esto, la respuesta lógica debería ser dejarle nuestra carga a Él, soltando no solo la injusticia sino también el dolor que ella provocó y nuestra ansia de venganza.

 1Pe 4:12-19 BLPH  Queridos, no les asombre como algo inesperado la tremenda prueba desatada contra ustedes.  (13)  Alégrense, más bien, de compartir los sufrimientos de Cristo, para que el día de su gloriosa manifestación también ustedes salten de júbilo.  (14)  Dichosos si son ultrajados por seguir a Cristo; eso quiere decir que el Espíritu glorioso de Dios alienta en ustedes.  (15)  Que ninguno de ustedes tenga que sufrir por asesino, ladrón, malhechor o entrometido.  (16)  Pero si es por ser cristiano, que no se avergüence, sino que alabe a Dios por llevar ese nombre... (19)  Así que, incluso los que sufren en conformidad con la voluntad divina, deben confiarse a la fidelidad del Creador, sin dejar de hacer el bien.

{
}
{
}

Deja tu comentario Soltando las injusticias

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre