Avisar de contenido inadecuado

Simplemente, fe

{
}

 Psa 20:7 NVI  Éstos confían en sus carros de guerra, aquéllos confían en sus corceles, pero nosotros confiamos en el nombre del Señor nuestro Dios.

Una idea que empapa toda la Biblia y que marcará la diferencia en lo que conquistes o dejes de conquistar es esta:  la verdadera fuerza del pueblo de Dios no radica en la eficacia de las armas o de otros medios puramente humanos, sino en el poder de Dios y en la ayuda que procede de él

El libro de Números que se encuentra en la Biblia tiene varias particularidades. Llamado originalmente "en el desierto" nos trae luz sobre los años que el pueblo hebreo peregrino por el desierto hasta que llegaron a las puertas de la tierra prometida.

El nombre por el cual le conocemos hoy hace referencia a dos censos que se hicieron del pueblo en dos momentos diferentes, uno de ellos lo encontramos entre los primeros capítulos del libro y el segundo entre los últimos del mismo.

Es sobre esto que quiero llamar la atención ya que ello nos revelará una gran realidad, la primer generación no logró tomar la promesa mientras la segunda si pero esto no se debió a lo insuficiente del número de soldados de su ejercito sino a lo insuficiente de su fe.

La primera generación que vió con sus ojos el milagro de su liberación de las garras de Egipto, que vio la majestuosidad de Dios manifestada sobre el monte Sinaí, que vio la providencia sobrenatural del Padre en el maná, no pudo conquistar la tierra, no por la falta de soldados sino por la falta de fe.

Dice la Biblia que en el primer censo el número de hombres disponibles para la guerra era de 603.550 (cap.1:45-46) mientras que el segundo censo realizado a la segunda generación que si conquistaría la tierra prometida era de 601.730 (cap.26:51). Cualquiera puede darse cuenta que ambos estaban en iguales condiciones numéricas pero unos si conquistaron mientras otros no!!!

Dice la Biblia que el primer grupo recibió esta promesa: Num 13:1-2 RV60  Y Jehová habló a Moisés,  diciendo:  (2)  Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaánla cual yo doy a los hijos de Israel.

También recibió el segundo grupo la misma promesa : Num 33:50-53 RV60  Y habló Jehová a Moisés en los campos de Moab junto al Jordán frente a Jericó,  diciendo:  (51)  Habla a los hijos de Israel,  y diles:  Cuando hayáis pasado el Jordán entrando en la tierra de Canaán,  (52)  echaréis de delante de vosotros a todos los moradores del país,  y destruiréis todos sus ídolos de piedra,  y todas sus imágenes de fundición,  y destruiréis todos sus lugares altos;  (53)  y echaréis a los moradores de la tierra,  y habitaréis en ella;  porque yo os la he dado para que sea vuestra propiedad.

Cualquiera puede darse cuenta que ambos recibieron iguales promesas pero unos si conquistaron mientras otros no!!!

Si ambos estaban en iguales condiciones, si ambos recibieron la misma promesa, ¿que es lo que marcó la diferencia? La diferencia fue marcada por la fe de cada uno.

Mientras los primeros se llenaron de terror ante el mensaje de los diez espías que fueron a inspeccionar la tierra (Num.13:28-33) los segundos actuaron con fe ante el mismo desafío que había hecho temblar a aquellos.

Aprecie sus palabras, los primeros dijeron: Num 13:31 RV60  Mas los varones que subieron con él,  dijeron:  No podremos subir contra aquel pueblo,  porque es más fuerte que nosotros.

Mientras los que conquistaron dijeron ante el mismo desafío: Jos 2:24 NVI  "El Señor ha entregado todo el país en nuestras manos.  ¡Todos sus habitantes tiemblan de miedo ante nosotros!"

Es increíble como la fe puede cambiar la perspectiva de las circunstancias que tenemos delante. La Biblia dice de los primeros: Heb 3:19 BLS  Y en verdad, no pudieron entrar a Canaán y descansar porque no confiaron en Dios.

Un hombre llamado Zorobabel tuvo que enfrentar un desafío que estaba más allá de sus posibilidades humanas. Para orientarle en el camino que le llevaría a vencer sobre aquel, Dios le reveló el enfoque correcto: Zacarías 4:6 ...Esta es palabra de Jehová a Zorobabel que dice: no con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.

No se trataba de lo que él tuviera o no a su alcance sino de la fe, la confianza que depositara en que el Dios omnipotente era quien iba a pelear por él

 Hay personas que marcan la diferencia. Tienen los mismos o menos recursos que otros, poseen las mismas promesas que todo creyente tiene a su disposición, pero ellos si conquistan, ellos si avanzan, ellos si vencen sobre las dificultades y desafíos. ¿Que los hace tan especiales? Simplemente, la fe.

{
}
{
}

Deja tu comentario Simplemente, fe

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre