Avisar de contenido inadecuado

El silencio, arma contra la burla

{
}

Una de las mejores armas que tenemos para enfrentar la burla es el silencio, y dejar que sea Dios quien nos confirme.

 El pueblo pidió un rey y ahora que se le era dado, había quienes le miraban con desprecio.1Sa 10:27 TLA  Pero un grupo de malvados dijo en son de burla: «¿Y éste es el que va a salvarnos?» Y como pensaban que Saúl no servía para rey, no le dieron ningún regalo. A pesar de ello, Saúl no dijo nada.

 La crítica y la burla están muchas veces en el camino del hombre, y la forma en que respondemos a ellas no siempre es la mejor. Creo que será de mucha ayuda el saber que ganaremos más callando y dejando que sea Él quien dé respuesta a todo aquello, por nosotros.

 1) EL REY

Pidieron y ahora les era dado: 1Sa 10:24 NVI  Dijo entonces Samuel a todo el pueblo: —¡Miren al hombre que el SEÑOR ha escogido! ¡No hay nadie como él en todo el pueblo! —¡Viva el rey! —exclamaron todos.

 Allí estaba quien Dios había apartado para que los gobernara, como ellos habían pedido, pero no todos estaban de acuerdo con aquella elección.1Sa 10:26-27 NVI  También Saúl se fue a su casa en Guibeá, acompañado por un grupo de hombres leales, a quienes el SEÑOR les había movido el corazón.  (27)  Pero algunos insolentes protestaron: «¿Y éste es el que nos va a salvar?» Y fue tanto su desprecio por Saúl, que ni le ofrecieron regalos. Saúl, por su parte, no les hizo caso.

 Siempre habrá quien nos menosprecie, critique o tenga en poco. Lo mejor que podemos hacer con ellos es justamente no hacer nada.

 2) LA CONFIRMACIÓN

Ese acto de prudencia de Saúl no fue en vano ya que poco después fue Dios quien lo defendió.

 Dice que al tiempo: 1Sa 11:1-3 NVI Najás el amonita subió contra Jabés de Galaad y la sitió. Los habitantes de la ciudad le dijeron: —Haz un pacto con nosotros, y seremos tus siervos.  (2)  —Haré un pacto con ustedes —contestó Najás el amonita—, pero con una condición: que les saque a cada uno de ustedes el ojo derecho. Así dejaré en desgracia a todo Israel.  (3)  —Danos siete días para que podamos enviar mensajeros por todo el territorio de Israel —respondieron los ancianos de Jabés—. Si no hay quien nos libre de ustedes, nos rendiremos.

 Así estaban las cosas hasta que llegó Saúl: 1Sa 11:11 DHHe (D)  Al día siguiente, Saúl organizó su ejército en tres escuadrones, y antes de que amaneciera penetraron en medio del campamento enemigo, haciendo entre los amonitas una matanza que duró hasta el mediodía. Los que salvaron la vida se dispersaron de tal modo que no quedaron dos de ellos juntos.

 Saúl no respondió a la burla de quienes lo menospreciaron pero Dios, quien lo había escogido, lo confirmó.

1Sa 11:12-15 BNP  Entonces el pueblo dijo a Samuel:–¡A ver, los que decían que Saúl no reinaría! ¡Entreguen a esos hombres que los mataremos!  (13)  Pero Saúl dijo:–Hoy no ha de morir nadie, porque hoy el Señor ha salvado a Israel.  (14)  Y Samuel dijo a todos:–Vengan, vamos a Guilgal a inaugurar allí la monarquía.  (15)  Todos fueron a Guilgal y coronaron allí a Saúl ante el Señor; ofrecieron al Señor sacrificios de comunión, y Saúl y los israelitas se llenaron de alegría.

CONCLUSIÓN

Si usted es un hijo de Dios por medio de la fe en Jesús, descanse en Él y recuerde que hay momentos en que el silencio es la mejor respuesta que podemos dar.

1Pe 2:22-23 TLA  Cristo no pecó nunca, y jamás engañó a nadie.  (23)  Cuando lo insultaban, jamás contestaba con insultos, y jamás amenazó a quienes lo hicieron sufrir. Más bien, dejó que Dios lo cuidara y se encargara de todo, pues Dios juzga a todos con justicia.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El silencio, arma contra la burla

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre