Avisar de contenido inadecuado

sexo y lujuria

{
}

Salomón advierte a todos los jóvenes, como si fueran sus hijos, que se abstengan de las lujurias carnales. Algunos, por la mujer adúltera, entienden aquí la idolatría, la doctrina falsa, que tiende a descarriar las mentes y los modales de los hombres, pero el criterio directo es advertir de los pecados contra el séptimo mandamiento. A menudo estos han sido, y aún son, el método de Satanás para alejar a los hombres de la adoración a Dios para llevarlos a una religión falsa.            Comentario Matthew Henry sobre capítulo 5 de Proverbios

"Cualquier hombre puede tener una aventura pero se necesita un hombre salvo, humilde y lleno del Espíritu Santo para obtener la victoria sobre esta cosa."

Así comenzamos en aquella conferencia a introducirnos en la segunda causa de la caída del hombre. El análisis de la misma se baso en las palabras del capítulo cinco del libro de Proverbios que en su poesía hebrea nos advierte acerca de la lujuria y el sexo.

En este breve resumen no voy a abordar lo que Dios manda en su aspecto positivo acerca del matrimonio, marco establecido por Él para toda practica sexual, sino más bien me enfocaré en las advertencias y en la forma que este capítulo detalla lo que tiene que ver con la caída del hombre en esta causa de fracaso para el varón de Dios.

¿Por que se dan los primeros pasos en este camino? Porque es un camino dulce al corazón del insensato.

Pro 5:3 DHH  Pues la mujer ajena habla con dulzura y su voz es más suave que el aceite;

¿Cuales fueron en aquel caso las palabras dulces de la adultera?

Pro 7:14-20 BAD  «Tengo en mi casa sacrificios de comunión, pues hoy he cumplido mis votos.  (15)  Por eso he venido a tu encuentro; te buscaba, ¡y ya te he encontrado! 

Esto era entendido perfectamente por los hebreos ya que hacía referencia a sus costumbres. La persona que ofrecía un sacrificio de reconciliación recibía una porción de carne del animal para comerla con sus familiares y amigos en un banquete sacrificial (Lv 7.16-17). Con esta expresión, la mujer está diciendo que en su casa hay comida abundante. Y la fiesta se completaba con...

(16)  Sobre la cama he tendido multicolores linos egipcios.  (17)  He perfumado mi lecho con aroma de mirra, áloe y canela.  (18)  Ven, bebamos hasta el fondo la copa del amor;¡disfrutemos del amor hasta el amanecer!  (19)  Mi esposo no está en casa, pues ha emprendido un largo viaje.  (20)  Se ha llevado consigo la bolsa del dinero, y no regresará hasta el día de luna llena.»

La fiesta era prometedora y cautivante para cualquier hombre natural pero lo que ella no dijo es lo que venía después.

Pro 5:3 DHH  Pues la mujer ajena habla con dulzura y su voz es más suave que el aceite; (4) pero termina siendo más amarga   que el ajenjo y más cortante que una espada de dos filos.

Hay un momento en que lo dulce cede su lugar a lo amargo y en esta poesía lo ilustra con dos ideas: amargo como el ajenjo y más cortante que espada de dos filos.

El ajenjo es símbolo de sufrimiento y una espada de estas características para donde ella se mueve siempre ocasionará daño.

La idea general es que aquella dulzura terminará cediendo su lugar, tarde o temprano, al dolor y a la destrucción. Esto, muchos, lo han experimentado.

Muchas cosas perdemos como fruto de una aventura de estas, por ejemplo:

Pro 5:9-10 RV60  Para que no des a los extraños tu honor,   Y tus años al cruel;  (10)  No sea que extraños se sacien de tu fuerza,   Y tus trabajos estén en casa del extraño;

El honor tiene que ver con la grandeza de la persona, su reputación, aquello que causa asombro y satisfacción en el que le conoce. ¡Cómo este es manchado o perdido por una locura de estas!, esto es algo que varios se lamentan al día de hoy.

El concepto de "año" en la cultura israelita estaba ligado a la agricultura, cosechas, vendimias, etcetera. Por eso algunos creen que otra cosa que el hombre adultero perdería es el fruto de su trabajo, su dinero, sus posesiones. Esto está de acuerdo con lo que dice el verso diez.

(10)  No sea que extraños se sacien de tu fuerza,   Y tus trabajos estén en casa del extraño;

El precio que uno paga por la infidelidad es alto, pierde su posición, el respeto y hasta su dinero.

Ante un precio tan alto, aquel que hoy se cree el más vivo de todos, al final...Pro 5:11-13 RV60  Y gimas al final,   Cuando se consuma tu carne y tu cuerpo,  (12)  Y digas:  ¡Cómo aborrecí el consejo, Y mi corazón menospreció la reprensión;  (13)  No oí la voz de los que me instruían, Y a los que me enseñaban no incliné mi oído!

¿Donde debes buscar satisfacción sexual?

Pro 5:18-20 RV60  ... alégrate con la mujer de tu juventud,  (19)  Como cierva amada y graciosa gacela.

  Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre.  (20)   ¿Y por qué,  hijo mío,  andarás ciego con la mujer ajena, Y abrazarás el seno de la extraña?

Si la lujuria te ha esclavizado al punto que no puedes dejar de estar como ciego por la mujer ajena, tu necesitas ser libertado y eso en Jesús lo puedes ser.

Joh 8:36 DHH  Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes serán verdaderamente libres.

{
}
{
}

Deja tu comentario sexo y lujuria

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre