Avisar de contenido inadecuado

Separados de mi nada podreis hacer

{
}

Entender el rol que le compete a cada uno en una relación, y las características de la misma, ayudará a que esta se mantenga saludable.

Como cristianos somos llamados a tener una sana relación con la persona de Jesucristo pero no todos lo logramos . Es el propósito de estas palabras el que examinemos a la luz de ella nuestra relación con Cristo, o a lo menos la idea que tenemos de esta relación.

Tanto Israel en el Antiguo Testamento como la Iglesia en el Nuevo Testamento son pueblos apartados por Dios para tener una relación especial con Él. Ambos son enseñados a través del ejemplo de la vid. En Isaías Dios le habla a Israel por medio de una ilustración con ella y en el capítulo quince del evangelio de Juan, Jesús lo hace pero a la Iglesia.

 En esta última Jesús se llama a si mismo la verdadera vid, al Padre el labrador y a los cristianos los pámpanos o las ramas que luego deberían dar fruto. En éstas vemos que cabe la posibilidad de estar en dos categorías, una mejor que otra, y lo que trataremos de ver son aquellas cosas que nos ayuden a estar dentro de la mejor.

La Biblia dice: Jua 15:1-2 TLA  Jesús continuó diciendo a sus discípulos: «Yo soy la vid verdadera, y Dios mi Padre es el que la cuida.  (2)  Si una de mis ramas no da uvas, mi Padre la corta; pero limpia las ramas que dan fruto para que den más fruto.

El primer paso para tener una sana relación con Cristo es entender como va el sentido de dependencia, es decir, quién depende de quién.

Jesús dijo: Jua 15:4-5 RV60  Permaneced en mí,  y yo en vosotros.  Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo,  si no permanece en la vid,  así tampoco vosotros,  si no permanecéis en mí.  (5)  Yo soy la vid,  vosotros los pámpanos;  el que permanece en mí,  y yo en él,  éste lleva mucho fruto;  porque separados de mí nada podéis hacer.

El sentido de independencia nos confunde en más de una oportunidad y nos hace creer que en nuestras vidas la persona de Cristo no es tan necesaria o importante, por lo menos para que tome el total control de nuestros caminos.

Hay un sentido de dependencia y este tiene una sola vía, somos nosotros quienes dependemos de Cristo y no Cristo quien depende de nosotros. Si alguien cortare una rama de la vid, no será esta última la que se seque y muera sino que aquella ramita correrá con tan mala suerte.

El apóstol Pablo le dijo a la iglesia en Colosas: Col 3:1-4 RV60  Si,  pues,  habéis resucitado con Cristo,  buscad las cosas de arriba,  donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.  (2)  Poned la mira en las cosas de arriba,  no en las de la tierra.  (3)  Porque habéis muerto,  y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.  (4)  Cuando Cristo,  vuestra vida,  se manifieste,  entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

En cuanto a este punto una última nota. Tener o mantener una relación de dependencia de Cristo es más que sentimientos, tiene que ver con nuestra voluntad y con un esfuerzo constante por mantenerla. Por dos veces Jesús dijo en el pasaje de Juan: "...Permaneced en mí....el que permanece en mí...". Este permanecer deberá enfrentar adversidades, exteriores e interiores, pero el verdadero discípulo se mantendrá humilde no permitiendo que el orgullo hinche su corazón. La oración constante así como la lectura de la Biblia y el congregarse en una relación de amor cristiano son parte de este "permanecer" que Cristo espera de cada uno de nosotros.

Un nuevo paso que nos ayudará a fortalecer y sanar nuestra relación con Cristo tiene que ver con el sentido de propósito. Hay un "para que" en esta relación y los que no se enfocan en ello quedarán totalmente desubicados.

Jua 15:2 RV60  Todo pámpano que en mí no lleva fruto,  lo quitará;  y todo aquel que lleva fruto,  lo limpiará,  para que lleve más fruto....(8) En esto es glorificado mi Padre,  en que llevéis mucho fruto,  y seáis así mis discípulos.

El propósito en esta relación es el de "llevar fruto", quien así no lo entienda y asuma una actitud despreocupada, indiferente o distraída, quedará expuesto como aquellos pámpanos que no dieron ningún fruto.

Aquí algunos entienden el dar fruto como servir o ganar almas y lo es, pero hay una aspecto que nos compromete más, que nos demanda más, y es el de dar fruto de un carácter transformado. La transformación de nuestra mente a la mente de Cristo, de nuestro  carácter al carácter de Cristo, de nuestras palabras a las palabras de Cristo, es decir, el mayor fruto que podemos dar es dejar de ser nosotros mismos para que sea Cristo quien viva en mi.

Rom 8:28-29 TLA  Sabemos que Dios va preparando todo para el bien de los que lo aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan.  (29)  Desde el principio, Dios ya sabía a quiénes iba a elegir, y ya había decidido que fueran semejantes a su Hijo, para que este sea el Hijo mayor.

Pablo era consciente de esto por lo cual pudo decir: Gál 2:20 TLA  En realidad, también yo he muerto en la cruz, junto con Jesucristo. Y ya no soy yo el que vive, sino que es Jesucristo el que vive en mí. Y ahora vivo gracias a mi confianza en el Hijo de Dios, porque él me amó y quiso morir para salvarme.

Piense por un momento como es que una vid se manifiesta al mundo. La manifestación de la vid al mundo es por medio de su fruto, ya se que se procese como vino o en cualquier otra forma, es por medio del fruto que las personas son alcanzadas por la vid. De igual manera es por medio de la Iglesia que Cristo se manifiesta al mundo y cuando ésta no da buenos frutos, quien queda avergonzado es Él.

Jua 17:21 TLA  Te pido que se mantengan unidos entre ellos, y que así como tú y yo estamos unidos, también ellos se mantengan unidos a nosotros. Así la gente de este mundo creerá que tú me enviaste.

El mismo ejemplo de unidad debemos seguir los cristianos, como el buen fruto, para que de esa manera el mundo crea en Jesús. Cuando este fruto está enfermo el "sabor" en la boca de las personas es amargo y por nada buscan el acercarse a Cristo.

Por último, el tener una sana relación con Cristo implica el entender y aceptar los procesos de "limpieza" que esto conlleva.

Jua 15:2 TLA  Si una de mis ramas no da uvas, mi Padre la corta; pero limpia las ramas que dan fruto para que den más fruto.

Hay procesos a los cuales somos sometidos, dolorosos a veces, con el fin de perfeccionarnos. La Biblia dice: 1Pe 1:5-7 TLA  Ustedes confían en Dios, y por eso él los protege con su poder, para que puedan ser salvados tal y como está planeado para los últimos tiempos.  (6)  Por eso, aun cuando por algún tiempo tengan que pasar por muchos problemas y dificultades, ¡alégrense!  (7)  La confianza que ustedes tienen en Dios es como el oro: así como la calidad del oro se pone a prueba con el fuego, la confianza que ustedes tienen en Dios se pone a prueba con los problemas. Si ustedes pasan la prueba, su confianza será más valiosa que el oro, pues el oro se puede destruir. Así, cuando Jesucristo aparezca, hablará bien de la confianza que ustedes tienen en Dios, porque una confianza que ha pasado por tantas pruebas merece ser alabada.

Comentaba al principio el uso que Dios hace del ejemplo de la vid en la enseñanza a su pueblo. Él dijo a Israel:Isa 5:1-4 TLA  Dios dijo: «Esta canción habla de una viña, y quiero dedicársela a mi pueblo. »Mi amigo plantó un viña en un terreno muy fértil.  (2)  Removió la tierra, le quitó las piedras y plantó semillas de la mejor calidad. Puso una torre en medio del terreno y construyó un lugar para hacer el vino. Mi amigo esperaba uvas dulces, pero sólo cosechó uvas agrias.  (3)  »Ahora, díganme ustedes, habitantes de Jerusalén y de Judá, digan quién tiene la culpa, si ustedes o yo.  (4)  ¿Qué no hice por ustedes? Lo que tenía que hacer, lo hice. Yo esperaba que hicieran lo bueno, pero sólo hicieron lo malo.

¿Qué no hice por ustedes? , es la pregunta que Dios le hizo a Israel y que hoy nos hace a nosotros. Él está esperando que demos buenos frutos, los buenos frutos de un espíritu humilde y dependiente, de un carácter transformado, de una fe que soporta las pruebas. Estos buenos frutos traerán sanidad a nuestra relación con Cristo y la fortalecerán.

Dios está esperando "uvas dulces", la pregunta es:¿de que tipo estás produciendo?

{
}
{
}

Deja tu comentario Separados de mi nada podreis hacer

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre