Avisar de contenido inadecuado

Santos

{
}

Dos palabras muy parecidas pero que representan dos procesos bien diferentes.

 Pablo escribe a la iglesia en Corintio y en su saludo les dice: 1Co 1:2 RV1960 (T)  a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro:

 Unas pocas palabras pero una gran revelación, ya hemos cambiado de posición en Cristo pero nos resta un largo proceso en el cual debemos ser altamente activos.

 1) SANTIFICADOS

Dijo el apóstol de los hermanos:"...santificados en Cristo Jesús...". La idea es estar separado del mundo para Dios, y esta posición no es algo progresivo ya que es gracias a la obra de Cristo en la cruz. Podemos decir que, gracias a la obra redentora de Jesús, quien pone su fe en Él es inmediatamente separado del mundo para Dios

 Pablo decía a la misma iglesia: 1Co 6:11 RV1960 (T)  Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

Observe como esta experiencia era algo que ya había ocurrido y sin duda la postura del hombre frente a esto es mayormente pasiva, es decir, salvo el arrepentimiento y la confesión, todo lo demás es obra de Dios.

 ¿Por qué hablar de esto? Porque muchos cristianos no han entendido lo que YA SON EN CRISTO, y por sus debilidades sienten que nunca alcanzan la posición de hijo de Dios.

 Dice la Biblia: Heb 10:14 NVI  Porque con un solo sacrificio ha hecho perfectos para siempre a los que está santificando.

 Hay algo que ya ha ocurrido cuando confesó a Jesús como su Señor y Salvador, usted fue puesto aparte para Dios, usted fue hecho perfecto para Dios, y nada, salvo el arrepentimiento y la fe, tuvo que hacer para ello.

 Pero también es cierto que tenemos una revelación más, si bien somos hechos santos por Dios, tenemos un llamado a trabajar por nuestra santidad.

 2) LLAMADOS A SER SANTOS

El apóstol Pedro dijo en una de sus cartas: 

1Pe 1:14-16 NVI  Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia.  (15)  Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó;  (16)  pues está escrito: «Sean santos, porque yo soy santo.»

 Como vimos anteriormente ya somos santos en el momento de nuestra salvación, y ahora esa condición es la que debe comenzar a ganar nuestro corazón, nuestra mente, nuestro carácter, nuestra vida cotidiana y aún nuestro entorno. Ese es el progreso al que hemos sido llamados y en el cual sí tenemos que asumir una posición sumamente activa.

 CONCLUSIÓN

 Hay cosas que no suceden por que queramos que sucedan. El ser alguien apartado para Dios, el ser alguien que es trasladado al Reino de Jesús, el ser alguien que pase a formar parte de la familia de Dios, no es por voluntad humana, es obra del Padre en respuesta a la fe en su Hijo. Jua 1:12-13 NVI  Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.  (13)  Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios.

 Esta posición no depende de tus méritos sino de los méritos de Cristo en la cruz.

 Pero por otro lado, y de esto no podemos olvidarnos, además de la "santidad instantánea", hay una santidad progresiva con la que debo estar sumamente comprometido.

 En otras palabras, por la fe en Cristo, tu y yo YA SOMOS santos para Dios (posición); pero también, por la fe en Cristo, ingresamos a una nueva vida donde debemos ir dejando las viejas vestiduras para vestirnos con las del nuevo hombre según Cristo, esto significa nuestra santidad PROGRESIVA.

{
}
{
}

Deja tu comentario Santos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre