Avisar de contenido inadecuado

Sabiduría y milagros

{
}

La predicación del evangelio no debería pasar desapercibida, como lo hace gracias a algunos de nosotros, sino que, a lo menos por un breve lapso, tendría que impactar en quien la oye.

 Él abrió su boca y empezó a enseñar, y la gente se sorprendió. Mar 1:21-22 NVI  Entraron en Capernaúm, y tan pronto como llegó el sábado, Jesús fue a la sinagoga y se puso a enseñar.  (22)  La gente se asombraba de su enseñanza, porque la impartía como quien tiene autoridad y no como los maestros de la ley.

 Habían escuchado a otros, pero en el escucharlo a Él se daban cuenta que había algo diferente. El evangelio no debería pasar desapercibido para quien lo escucha, y en eso la culpa está en nosotros.

 1) AUTORIDAD

La gente se daba cuenta que no era lo mismo, que había algo en Jesús que no lo encontraban en los maestros de la ley. Ellos lo definieron como "autoridad", pero... ¿a qué se referían exactamente? Se referían a su sabiduría y a su capacidad de hacer milagros.

 Mat 13:53-54 PDT  Cuando Jesús terminó de enseñar por medio de estas historias, se fue de ahí  (54)  para su pueblo. Allí comenzó a enseñarles en la sinagoga. La gente estaba sorprendida y decía: -¿De dónde sacó este hombre la sabiduría y el poder para hacer estos milagros?

 2) SABIDURÍA

El concepto de sabiduría está íntimamente ligado al de conocimiento, discernimiento, y aplicación práctica en la vida cotidiana. Aquellos maestros tal vez tuvieran conocimiento, pero fallaban en el discernimiento ya que no lograban entender el sentido real de la enseñanza; y fallaban también en la aplicación ya que no vivían lo que enseñaban.

 Todo esto les restaba autoridad como maestros, y más cuando la gente los pudo comparar con Jesús.

 Si usted quiere despertar el asombro de quienes le escuchan predicar o enseñar el evangelio, no se quede con un mero conocimiento de la Palabra, escudríñela, profundice en ella, y pídale al Señor la capacidad de encontrar los "tesoros" que están en ella para poder comunicárselos a otros.

 Luc 24:43-45 PDT  Jesús tomó el pescado y lo comió delante de ellos.  (44)  Luego les dijo: -Esto es lo que les había anunciado cuando todavía estaba con ustedes: que todo lo que está escrito sobre mí en la ley de Moisés, los libros de los profetas y en los Salmos debe cumplirse.  (45)  Entonces Jesús les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras,

 Y practíquela usted mismo, sino no habrá enseñanza que logre despertar algo en los demás por causa de su mal testimonio.

 3) MILAGROS

En aquella sinagoga en Capernaúm, la gente no solo se admiró por la profundidad de sus enseñanzas, sino también porque ellas eran más que palabras, estaban acompañadas por la manifestación del poder de Dios.

 Mar 1:23-27 PDT  De pronto llegó a la sinagoga un hombre poseído por un espíritu maligno. El cual gritó:  (24)  -¿Qué quieres de nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres tú: ¡el Santo de Dios!  (25)  Pero Jesús reprendió el espíritu maligno, y dijo: -¡Cállate y sal de ese hombre!  (26)  Luego el espíritu maligno sacudió al hombre, dio un gran grito y salió de él.  (27)  Todos se quedaron atónitos y empezaron a preguntarse entre sí: -¿Qué está pasando? ¡Este hombre enseña algo nuevo y lo hace con autoridad! ¡Hasta puede darles órdenes a los espíritus malignos y ellos lo obedecen!

 El apóstol Pablo dijo en una oportunidad: 1Ts 1:5 NVI  porque nuestro evangelio les llegó no sólo con palabras sino también con poder, es decir, con el Espíritu Santo y con profunda convicción...

 "El evangelio vino "con poder", y tuvo un efecto poderoso en los tesalonicenses. ¡Dondequiera que la Biblia es oída y obedecida, las vidas son cambiadas! El cristianismo, más que una colección de hechos interesantes, es el poder de Dios a todo aquel que cree. ¿Qué ha hecho el poder de Dios en su vida desde el primer momento en que creyó?" Comentario Biblia Diario Vivir, 1Ts.1:5

 Cuando hablamos de milagros nuestra mente se va a sanidades y liberaciones, y está bien porque lo son, y son parte de las señales que deben acompañar la predicación de la Palabra. Pero debemos entender que "milagro" es también el cambio de rumbo en aquél que, profundamente convencido por nuestra predicación, decide hacer un cambio total en su vida.

 Es más, ¡cuántos han experimentado sanidad o liberación pero no se han decidido a ser seguidores de Jesús! Es por eso que, de todos los milagros que podrían respaldar mi predicación, anhelo la manifestación de todos pero especialmente este: el que una vida sea cambiada para que se transforme en un fiel discípulo de Jesús.

 CONCLUSIÓN

La enseñanza de Jesús despertaba la admiración porque no se quedaba con lo superficial, sino que iba más allá de ella. Y despertaba el asombro por las manifestaciones del poder de Dios que le acompañaban, sanidades, liberaciones, y especialmente convicciones en el corazón del ser humano.

 Sabiduría y poder de Dios, dos cosas que necesitamos en nuestros predicadores y maestros hoy para despertar la admiración y el asombro de un mundo apático e indiferente a la religión.

{
}
{
}

Deja tu comentario Sabiduría y milagros

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre