Avisar de contenido inadecuado

Responsables....pero obedientes

{
}

No tema en el hacer a un lado sus responsabilidades para darle lugar a Dios, en eso usted no será perjudicado.

 Les dijo Dios: Éxo 34:23-24 BNP  Tres veces al año se presentarán todos los varones al Señor, Dios de Israel.  (24)  Yo arrojaré de tu presencia a las naciones, ensancharé tus fronteras y nadie codiciará tu país mientras tú subes a visitar al Señor, tu Dios, tres veces al año.

 Tres veces al año deberían peregrinar todos los varones israelitas al lugar establecido para reunirse con Dios. Esto significaba dejar sola sus tierras y sus familias, expuestas a cualquier peligro que les pudiera acechar, pero he allí la promesa: en el hacer a un lado sus responsabilidades para darle lugar a Dios, ellos no serían perjudicados.

 Exagerar con el peso de nuestras responsabilidades, al punto de no hacer lo que Dios nos pide hacer, es un mal cometido por muchos hoy en día. Animarte a que le des el lugar a Dios en tu vida que Él quiere tener, con la promesa de que con ello no serás perjudicado, es el propósito de estas palabras.

 1) RESPONSABLES PERO TAMBIÉN OBEDIENTES

 Dice otra versión de la Biblia: Éxo 34:22-24 DHHe (D)  “Celebrad la fiesta de las Semanas, la de los primeros frutos de la cosecha de trigo y la de la cosecha de fin del año. (23)  “Todos los hombres se presentarán tres veces al año ante el Señor, el Dios de Israel.  (24)  Yo arrojaré de vuestra presencia a las demás naciones y ensancharé vuestro territorio. Así nadie tratará de adueñarse de vuestra tierra mientras vosotros vais a presentaros ante el Señor vuestro Dios tres veces al año.

 Aún el pueblo se encontraba de camino a la tierra prometida, pero pronto se establecerían y Dios escogería una ciudad para que allí fueran todos los hombres de Israel a celebrar aquellas fiestas tres veces al año.

 Pongámonos por un momento en la "piel" de aquellos y sin duda entenderemos el porqué de esta exhortación. No se trataba de hombres malos o indiferentes a Dios, sino de hombres responsables por sus hogares, por su tierra, que miraban por el bien de sus familias, y considerando esto último, no veían con buenos ojos aceptar este designio de la voluntad divina

 Hoy encontramos este mismo argumento por ejemplo en quienes se ausentan del culto dominical por no estar dispuestos a postergar un par de horas algún trabajo que se les haya encargado, bajo la excusa que deben darle de comer a su familia.

 Otros manifiestan este argumento cuando se niegan a aceptar un llamado a la obra de Dios poniendo por delante las dudas en como sostener el bienestar familiar.

 Sea cual sea la forma con que nos resistimos a ser obedientes bajo el argumento de nuestras responsabilidades, la respuesta es: no se preocupe, Dios cuidará de que usted y su familia no sean perjudicados.

Éxo 34:24 LBLA  Porque yo expulsar a las naciones de tu presencia y ensancharé tus fronteras, y nadie codiciará tu tierra cuando subas tres veces al año a presentarte delante del Señor tu Dios.

 CONCLUSIÓN

Desde que fuimos llamados a la obra como misioneros y pastores, Dios nos ha llevado a establecernos en cuatro ciudades diferentes, en dos países diferentes. Y cada vez que debimos enfrentar una mudanza, a pesar de tener que amueblar una casa nueva, a pesar de los cambios de escuela y liceo, a pesar de dejar buenos trabajos, a pesar de todas las incertidumbres que genera una nueva ciudad, ¡nunca nos vimos perjudicados!

 No estoy hablando solamente a los que están luchando con un llamado a la obra cristiana, ni estoy diciendo que hay que olvidar nuestras responsabilidades. Solo digo que: cuando la obediencia a Dios encuentre obstáculo en los argumentos de nuestras responsabilidades, no tengamos miedo, obedezcamos a Dios, porque Él se encargará de que tú y tu familia no sean perjudicados.

 Pro 16:7 TLA  Cuando Dios está contento con nuestro comportamiento, hasta con nuestros enemigos nos hace vivir en paz.

{
}
{
}

Deja tu comentario Responsables....pero obedientes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre