Avisar de contenido inadecuado

Renovación interior

{
}

 En el peregrinar de la vida somos acompañados por muchas palabras y una de ellas es "desgaste". Todos enfrentamos algún tipo de desgaste en nuestro cotidiano vivir, desgaste por la incomprensión, desgaste por el maltrato, desgaste por la indiferencia, por la intolerancia, por la falta de éxito.

 

Podríamos estar horas mencionando las circunstancias que hacen mella en nuestro ánimo pero no es éste el objetivo de éstas palabras. Nadie está libre de sufrir esta suerte, ya sea en su trabajo, con sus amigos o en su familia, todos estamos expuestos a ella. Pero mientras algunos caen  como fruto del "desgaste" otros igual siguen adelante.

 

Cómo es posible seguir adelante aún cuando nos estamos "desgastando" es lo que trataremos de ver en estos pasajes hoy.

 

Indudablemente el enfoque es cristiano y también cristiano es la persona que tengo en mente al escribir estas palabras. Habiendo puesto nuestra fe en Jesús, hemos comenzado un peregrinar a nuestra tierra prometida: la eternidad. Y al igual que ha Israeal en el desierto, este peregrinar no depara momentos felices pero también momentos difíciles.

 

Ejemplo de ello encontramos en la vida de Pablo, quien habiendo creído en Jesús encontraba oposición y dificultades en todas partes:2Co 11:26-27 BLS  He viajado mucho. He cruzado ríos arriesgando mi vida, he estado a punto de ser asaltado, me he visto en peligro entre la gente de mi pueblo y entre los extranjeros, en la ciudad y en el campo, en el mar y entre falsos hermanos de la iglesia.  (27)  He trabajado mucho, y he tenido dificultades. Muchas noches las he pasado sin dormir. He sufrido hambre y sed, y por falta de ropa he pasado frío.

 

Si alguien conocía el desgaste del camino de la fe, ése era Pablo. Pero a pesar de tal situación que haría renegar a más de uno hoy en día, él seguía adelante, con ánimo resuelto a no retroceder. ¿Dónde Pablo encontraba las fuerzas para hacerlo?¿Qué era lo que lo motivaba ante una realidad tan dura?. La clave estaba en que no se enfocaba en lo terrenal sino en lo eterno, y éste es el punto principal de este artículo.

 

El apóstol Pablo dijo a la iglesia en Corinto:2Co 4:16-18 RV60  Por tanto,  no desmayamos;  antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando,  el interior no obstante se renueva de día en día.  (17)  Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;  (18)  no mirando nosotros las cosas que se ven,  sino las que no se ven;  pues las cosas que se ven son temporales,  pero las que no se ven son eternas.

 

Lo primero que reconoce es la realidad de que las circunstancias muchas veces nos afectan para mal. El hombre exterior se va desgastando ante la frustración de sueños no alcanzados, ante el maltrato psicológico o físico a los que somos sometidos. Nos vamos desgastando fruto de una enfermedad que no quiere dejarnos, o ante la traición de quienes pensamos que eran nuestros mejores amigos. El no entender lo que Dios hace o no hace también nos desgasta.

 

Y en este "desgaste" vamos lentamente alejándonos más de Él. Ya no oramos como antes, ni leemos la Biblia con el mismo esfuerzo, congregarnos se nos vuelve una lucha y ni hablar del servicio o el testificar de Él.

Sin embargo, a pesar de que Pablo sufrió estas mismas cosas y aún peores, podía decir que no se desanimaba sino que por el contrario, su interior se renovaba día a día.

 

En lugar de caer en el desánimo y en la mediocridad en la que muchos están hoy, perseveraba firme en la fe con ánimo pronto a pesar del "desgaste". Entonces, cabe aquí la misma pregunta:¿Cómo es posible renovarse interiormente cuando nuestro exterior se va desgastando?

 

Él lo revela cuando dice:2Co 4:17-18 DHH  Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa;pero nos trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante.  (18)  Porque no nos fijamos en lo que se ve, sino en lo que no seve, ya que las cosas que se ven son pasajeras, pero las que no seven son eternas.

 

Encontraba la fuente en la cual renovaba sus fuerzas cada día en la conciencia de que, mientras se mantuviera fiel al Padre, todo aquel sufrimiento redundaría en su beneficio durante la eternidad.

El mismo concepto Jesús lo expreso cuando dijo:Mat 5:10-12 BLS  Dios bendice a los que son maltratados

por practicar la justicia, pues ellos forman parte de su reino.  (11)  »Dios los bendecirá cuando, por causa mía, la gente los maltrate y diga mentiras contra ustedes.  (12)  ¡Alégrense! ¡Pónganse contentos! Porque van a recibir un gran premio en el cielo. Así maltrataron también a los *profetas que vivieron antes que ustedes.

 

Cosa tonta es imaginarse el que alguien se alegre por sufrir oposición e impensable es que tal situación genere nuevo ánimo al que es blanco de ella, pero cuando la perspectiva no está enfocada en lo temporal sino en lo eterno las cosas son diferentes ya que sufrir por causa del reino de Dios aquí en la tierra genera recompensas en los cielos para la eternidad.

 

Preste atención a estas palabras de Pablo:2Co 4:17 RV60  Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;

 

Muchos de nosotros no podríamos llamar así a lo que nos atormenta, consumiendo nuestras fuerzas. Pero, ponga las cosas en su orden haciendo esta comparación: ¿no ha de ser el tiempo de nuestra vida, como el tiempo máximo al que podríamos estar expuestos al "desgaste", como nada al compararse con el tiempo de la eternidad?

¿No ha de ser leve aún la peor de las aflicciones terrenales en comparación con el tormento eterno en el infierno?

 

Muchos perdemos de vista que aún la peor de las suertes no dejará de ser una leve tribulación momentánea en comparación con la eternidad. Pues bien, bien vale la pena soportar sabiendo que lo que tenemos por delante es la infinita eternidad.

 

Termino estas palabras que buscan ser de ánimo para quien está sometido, por causa de la fe, a situaciones que lo desgastan. En momentos así muchos desmayan, pero pocos, como Pablo, manifiestan un espíritu diferente.

 

Estos brillan con una luz especial que no puede ser apagada por las circunstancias, y si bien el combustible les es dado por Dios, encuentra Él los recipientes para hacerlo en aquellos que no están enfocados en las cosas que se ven y que son pasajeras, sino en los que miran las que no se ven y que son eternas.

 

Heb 12:2-3 PDT  Fijemos nuestra mirada en Jesús, en quien empieza y termina nuestra fe. Él sufrió la muerte en la cruz y aceptó la humillación como si no fuera nada. Pudo hacerlo por el gozo que le esperaba: sentarse a la derecha del trono de Dios.  (3)  Si alguna vez se sienten desfallecidos y agobiados, piensen en Jesús, quien soportó pacientemente el maltrato de los pecadores.

{
}
{
}

Deja tu comentario Renovación interior

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.