Avisar de contenido inadecuado

La rendición de cuentas

{
}

Nada queda oculto para siempre, tarde o temprano sale a la luz.

 El motivo de sus palabras era el advertirle sobre la hipocresía, el aparentar algo que en realidad no lo es. Y estando en ello Jesús dice: Luc 12:2-3 NVI  No hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a conocerse.  (3)  Así que todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad se dará a conocer a plena luz, y lo que han susurrado a puerta cerrada se proclamará desde las azoteas.

 Nada queda oculto para siempre, y sería mejor que fueras consciente de ello.

 1) LA HIPOCRESÍA

La conversación giraba en torno a este mal, que aun muchos hoy sufren. Presentándose como "hijos de luz", siguen guardando "tinieblas" en su interior. Luc 12:1 DHHe (D) Se juntaron entre tanto miles de personas, que se atropellaban unas a otras. Jesús comenzó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos: “Guardaos de la levadura de los fariseos, es decir, de su hipocresía.

 La mencionamos en el artículo "Hijos de luz", pero ahora la gravedad está en que ella no quedará impune. Heb 4:13 PDT  No hay nada creado en el mundo que se pueda esconder de Dios; todo está desnudo y expuesto a su vista. Es a él a quien tendremos que rendirle cuentas de nuestra vida.

 2) LA RENDICIÓN DE CUENTAS

Sin duda que a la hora de hacernos cargo de nuestras acciones, mucho de ello ocurre en nuestro presente, tanto para bien como para mal. Pero no te equivoques, aquello de lo que no te hagan responsable ahora, lo serás el día de mañana, sea para bien o sea para mal también.

 1Ti 5:24-25 TLA  Algunas veces podemos darnos cuenta de que una persona está pecando, aun antes de que se le juzgue. Pero otras veces no nos damos cuenta hasta mucho después.  (25)  Lo mismo pasa con las buenas acciones. Algunas se ven con facilidad, pero otras no. Sin embargo, ninguna de ellas quedará oculta.

 "El carácter humano, y sus frutos de pecado o buenas obras, se revelarán tarde o temprano." Comentario Biblia Plenitud, 1Ti.5:24-25

 3) A QUIEN SE DEBE TEMER ENTONCES

A la luz de lo anterior, Jesús les dice: Luc 12:4-5 PDT  "Les digo, amigos míos, que no deben tenerles miedo a los que matan el cuerpo y después de eso no pueden hacer nada más.  (5)  Déjenme poner en claro a quién deben temer: témanle a Dios, quien después de matar el cuerpo, tiene el poder de mandarlo al infierno. Sí, yo les digo, témanle a él.

 Nada queda oculto para siempre, un día Dios te hará responsable aún de tus más escondidos secretos, por eso lo mejor que puedes hacer es ponerte de acuerdo con Él antes de que llegue ese día.

1Jn 1:7-9 PDT  Dios vive en la luz y nosotros también debemos vivir en la luz. Si continuamos viviendo en la luz, estamos todos unidos con Dios. Mientras vivimos en la luz, la sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios, continúa limpiándonos de toda maldad.  (8)  Si decimos que no pecamos, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros;  (9)  pero si admitimos nuestros pecados, Dios nos perdonará. Él es fiel y justo para limpiarnos de toda maldad.

  CONCLUSIÓN

Nada queda oculto para siempre, y aquél que tiene conciencia de Dios debería ser el primero en saberlo.

 No vivas una "doble vida" porque el único perjudicado lo serás tú.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La rendición de cuentas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre