Avisar de contenido inadecuado

Realidades espirituales

{
}

Hay cosas que los hombres nunca podrán ser sino es con Dios.

 El siervo Judas empezó su carta saludando de esta manera: Jud 1:1-2 RV1960 (T)  Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo:  (2)  Misericordia y paz y amor os sean multiplicados.

 Hay realidades espirituales a las que solo se pueden acceder por iniciativa de Dios, y de eso es lo que quiero hablar.

 1) REALIDADES ESPIRITUALES.

 Estas son las que Judas menciona como:"...a los llamados, santificados...,y guardados..."

 1.1) Llamados

Cuando nos referimos a la experiencia espiritual de ser alguien llamado por Dios, nos referimos a ser uno de los invitados a tener una relación eterna con Él.

 Y esto, como también lo da a entender Judas, solo es posible por iniciativa divina y no por esfuerzo humano.

Jua 1:13 PDT  Son hijos de Dios, pero no por nacimiento físico; no tiene que ver con ningún acto ni deseo humano. Son hijos suyos porque Dios así lo quiere.

 1.2) Santificados

Al referirnos a los "santificados", estamos pensando en aquellos que son puestos "aparte" para Dios. Aparte de la condenación por el pecado, aparte como fuente de alegría delante de Él, aparte como instrumento para su servicio, etcétera.

 Esta condición de ser visto por Él como alguien diferente del resto, también es fruto de la iniciativa divina, "...1Co 6:10-11 NVI  ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.  (11)  Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados ...por el Espíritu de nuestro Dios.

 1.3) Guardado

Por último, la experiencia espiritual de ser alguien "guardado" refiere a los que tienen sobre ellos la atención de Dios para ser librados y protegidos con la idea que puedan alcanzar la promesa de eternidad.

 1Ts 5:23-24 NVI  Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo—irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.  (24)  El que los llama es fiel, y así lo hará.

 Y una vez más, esta experiencia como las otras, es fruto de la iniciativa divina sobre el ser humano.

 2) INICIATIVA

Entonces, si le es imposible al hombre por esfuerzo propio vivir la experiencia espiritual de ser uno de los llamados, santificados y guardados por Él, y además esto está limitado a la iniciativa divina, ¿qué esperanza nos queda para quienes queremos serlo?¿Debemos esperar que por algún motivo desconocido seamos escogidos por Dios para ello?

 La respuesta empieza acá:

 Es cierto que es iniciativa divina el hacernos hijos suyos o llamados, también es cierto que solo Él puede hacernos de los santificados (aunque a lo largo de nuestras vidas el proceso continúe), y también es cierto que solo Él decide sobre quien pondrá su cuidado preservador para que llegue hasta el final y alcance la meta de la eternidad. Pero lo que la Biblia nos enseña es que, todas estas manifestaciones de la gracia divina, que no pueden ser compradas ni ganadas de forma alguna, tienen un "detonante", y este es Jesús.

 Solo Dios puede hacer a uno parte de los llamados, santificados y guardados, pero no lo hará como resultado de obras humanas o capricho divino, sino como regalo sobre los que se deciden a poner su fe en Jesús.

 Jua 1:12-13 NT BAD  Pero a todos los que lo recibieron(a Jesús), a los que creen en su nombre, les concedió el poder de convertirse en hijos de Dios.  (13)  Los que creyeron ¡nacieron de nuevo! Desde luego, no fue este un nacimiento corporal, fruto de pasiones y planes humanos, sino un producto de la voluntad de Dios.

 1Co 6:10-11 RV1960 (T)  ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.  (11)  Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

 Jud 1:1 BL95  Judas, servidor de Jesucristo y hermano de Santiago, a los que fueron llamados a la fe, amados por Dios Padre y guardados en Cristo Jesús.

 CONCLUSIÓN

Vuelvo a decirle: solo Dios puede hacer a uno parte de los llamados, santificados y guardados, pero no lo hará como resultado de obras humanas o capricho divino, sino como regalo sobre los que se deciden a poner su fe en Jesús.

 1Pe 5:10 DHHe (D)  Pero después que hayáis sufrido por un poco de tiempo, Dios os hará perfectos, firmes, fuertes y seguros. Él es el mismo Dios que en su gran amor nos ha llamado a tener parte en su gloria eterna en unión con Jesucristo.

 Entonces, si usted quiere ser de los llamados, santificados y guardados, lo único que tiene, y puede, hacer, es creer en Jesús.

{
}
{
}

Deja tu comentario Realidades espirituales

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre