Avisar de contenido inadecuado

Quién puede entenderme?

{
}

Si hay alguien lleno de comprensión hacia ti, ese es Jesús.

La duda es muy común entre los que buscan en otro ayuda, y más cuando hablamos de apoyarnos en el mundo espiritual, mundo que es real pero invisible a nuestros ojos naturales. La buena noticia del evangelio es que, nuestro ayudador, es alguien lleno de comprensión aún a pesar de su condición divina. Heb 2:18 NT Pesh (Esp) porque por lo que Él padeció y fue tentado, puede ayudar a los que son tentados.

La duda no debería tener cabida en tus pensamientos cuando de confiar en Jesús se trata, Él es Dios pero por causa de que vivió en carne lo mismo que tu, es que puede entenderte muy bien.

1) LA HUMANIDAD DE CRISTO

La base de este argumento radica en que Jesús se hizo igual a nosotros, y en nuestra misma condición, sufrió lo mismo que sufrimos nosotros hoy. Heb 2:16-17 PDT Sabemos que Jesús vino a rescatar a los descendientes de Abraham, no a los ángeles. (17) Por lo tanto, era necesario que Jesús fuera igual a sus hermanos en todo sentido. Se hizo como nosotros para poder ser sumo sacerdote fiel y compasivo en su servicio a Dios. De esta manera Jesús pudo ofrecer un sacrificio que quita los pecados de la gente.

Jesús es Dios, pero se "vistió" con nuestra humanidad: Flp 2:5-7 NBLH Haya, pues, en ustedes esta actitud (esta manera de pensar) que hubo también en Cristo Jesús, (6) el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, (7) sino que Se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres.

Heb 2:14 TLA Nosotros somos seres de carne y hueso. Por eso Jesús se hizo igual a nosotros. Sólo así podía morir para vencer al diablo, que tenía poder para matar a hombres y mujeres.

Entendiendo la humanidad de Cristo, podemos decir, y es nuestra firme confianza, que aquello le capacitó para comprendernos cada vez que nos volvemos a Él.

2) LA COMPRENSIÓN EN CRISTO

Heb 4:14-16 BTX Por tanto, teniendo un gran Sumo Sacerdote que ha traspasado los cielos: Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. (15) Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino Uno que ha sido tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. (16) Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia, para que obtengamos misericordia y hallemos gracia para el oportuno socorro.

CONCLUSIÓN

Muchos dudan si serán comprendidos, y en su duda se paralizan, y no se vuelven con confianza al único que les puede ayudar.

A estos solo puedo decirles que, en Jesús, encontrarán la comprensión que hasta hoy, tal vez, no has podido hallar.

{
}
{
}

Deja tu comentario Quién puede entenderme?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre