Avisar de contenido inadecuado

Providencia

{
}

Usted no sabe lo que sucederá mañana, pero Dios sí.

 Dijo José a sus hermanos: Gén 45:4-5 RV1960 (T)... Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto.  (5)  Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros.

 La última vez que lo habían visto hacía ya trece años atrás, pero aquél día comenzó a gestarse la salvación de esta familia.

 Usted no sabe lo que sucederá mañana, pero Dios sí, y está interesado en que al fin le vaya bien.

 1) PROVIDENCIA

Trece años antes Jacob y sus hijos formaban una próspera familia, que habitaban una próspera tierra. Pero lo que no sabían es que muchos años después vendría una sequía tal que pondría en riesgo sus vidas y el futuro del incipiente pueblo hebreo.

Gén 41:54 BLPH  y, tal como José lo había predicho, comenzaron los siete años de hambre. Hubo hambre en todos los países, menos en Egipto, pues allí sí tenían alimento. Gén 42:1-2 BLPH  Cuando Jacob se enteró de que había grano en Egipto, les dijo a sus hijos: — ¿Qué hacen cruzados de brazos?  (2)  He oído que hay grano en Egipto; así que bajen allá y compren grano para que podamos sobrevivir; pues si no, moriremos.

 ¿Y quién era el señor de aquella tierra que administraba el trigo de todo Egipto? Su hermano José.

 Gén 45:3-7 BLPH  Entonces José dijo a sus hermanos: — Yo soy José. ¿Vive todavía mi padre? Sus hermanos quedaron tan pasmados que no atinaban a dar respuesta.  (4)  Pero él les dijo: — ¡Acérquense! Ellos se acercaron, y José les repitió: — Yo soy José, su hermano, el que vendieron y que llegó a Egipto.  (5)  Pero no se aflijan ni se reprochen el haberme vendido, pues en realidad fue Dios quien me ha enviado aquí antes que a ustedes, para salvar vidas.  (6)  Ya van dos años de hambre en el país y todavía faltan cinco años más en que no habrá labranza ni cosecha.  (7)  Por eso Dios me envió por delante de ustedes para salvarlos de modo admirable y asegurar su supervivencia sobre la tierra.

 El camino de José no había sido fácil, pero algo que debería alentarle a confiar en Dios es saber que, Aquél que conoce las cosas que a nosotros nos son ocultas, está dispuesto a intervenir para lograr su objetivo final: el bien de quienes en él han confiado.

 Gén 47:11-13 BLPH  José instaló a su padre y a sus hermanos dándoles terrenos en la mejor región de Egipto, en el distrito de Ramsés, tal como lo había ordenado el faraón.  (12)  José proporcionó alimentos a su padre, a sus hermanos y a toda su familia, según las necesidades de cada uno.  (13)  En ninguna parte del país había qué comer, y la carestía era tan severa que la gente, tanto en Egipto como en Canaán, se moría de hambre....(27) Los israelitas se asentaron en Egipto, en la región de Gosen. Adquirieron propiedades allí, prosperaron y llegaron a ser muy numerosos.

 CONCLUSIÓN

Usted no sabe lo que sucederá mañana, lo que podrá suceder con la economía mundial, ni aún con la suya propia. No sabe qué será de esa persona que hoy se muestra tan amable, o que peligros puede depararle esa decisión inocente.

 Usted no lo sabe, pero Dios sí, y como Su fin es lo mejor para usted, lo mejor que puede hacer es confiar en Él y aceptar el rumbo que le marque Su Palabra, porque, aunque no entienda nada en un principio, seguro luego terminará reconociendo que esa dirección era la mejor que podía tomar.

{
}
{
}

Deja tu comentario Providencia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre