Avisar de contenido inadecuado

El precio por ser apasionado

{
}

La pasión tiene su precio, y los que aceptan pagarlo son los que se destacan.

Dice la Biblia: Jua 2:15-17 Al verlo, Jesús tomó unas cuerdas, se hizo un látigo y los echó a todos del templo, junto con sus ovejas y sus novillos. A los que cambiaban dinero les arrojó las monedas al suelo y les volcó las mesas. (16) A los vendedores de palomas les dijo: —¡Saquen esto de aquí! ¡No hagan un mercado de la casa de mi Padre! (17) Entonces sus discípulos se acordaron de la Escritura que dice: “Me consumirá el celo por tu casa.”

La Escritura que recordaron es un Salmo, el cual, además dice: Sal 69:7-13 (8) Por ti he soportado ofensas; mi cara se ha cubierto de vergüenza; (8) (9) ¡soy como un extraño y desconocido para mis propios hermanos! (9) (10) Me consume el celo por tu casa; en mí han recaído las ofensas de los que te insultan. (10) (11) Cuando lloro y ayuno, se burlan de mí; (11) (12) si me visto de luto, soy el hazmerreír de todos. (12) (13) Ando de boca en boca, y los borrachos me hacen canciones. (13) (14) Pero yo, Señor, a ti clamo. Dios mío, ¡ayúdame ahora! Por tu gran amor, ¡respóndeme! Por tu constante ayuda, ¡sálvame!

Sea David, Jesús u otros, la pasión por Dios tuvo un precio de ofensas, burlas y otras cosas que estuvieron dispuestos a pagar. Tú y yo deberíamos hacer lo mismo.

{
}
{
}

Deja tu comentario El precio por ser apasionado

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre