Avisar de contenido inadecuado

Pescadores de hombres

{
}

Aquella fue una pesca que hoy nos da mucho para pensar.

 Jesús ya había resucitado, y ya se había aparecido a sus discípulos. Ahora lo hacía una vez más: Jua 21:3-7 NVI  —Me voy a pescar —dijo Simón Pedro. —Nos vamos contigo —contestaron ellos. Salieron, pues, de allí y se embarcaron, pero esa noche no pescaron nada.  (4)  Al despuntar el alba Jesús se hizo presente en la orilla, pero los discípulos no se dieron cuenta de que era él.  (5)  —Muchachos, ¿no tienen algo de comer? —les preguntó Jesús. —No —respondieron ellos.  (6)  —Tiren la red a la derecha de la barca, y pescarán algo. Así lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red.  (7)  —¡Es el Señor! —dijo a Pedro el discípulo a quien Jesús amaba. Tan pronto como Simón Pedro le oyó decir: «Es el Señor», se puso la ropa, pues estaba semidesnudo, y se tiró al agua.

 Esta es la tercera vez que Jesús se presentaba ante sus discípulos y de esta pesca "milagrosa" algunas cosas podemos aprender.

 1) UNIVERSALIDAD

Aquella red repleta que se mantenía sin romperse tiene su simbolismo, es que la "red" del evangelio es amplia y suficiente para recibir a todo aquél que quiera creer. Jesús lo dio a entender cuando dijo: Jua 14:2 TLA  En la casa de mi Padre hay lugar para todos. Si no fuera cierto, no les habría dicho que voy allá a prepararles un lugar.

 Por lo cual, para que esos "todos" ocupen sus lugares en las moradas celestiales, es necesario que salgan los pescadores, pero los "pescadores de hombres"

 2) OBEDIENCIA

Un pequeño grupo de hombres diezmados emocionalmente por el miedo a los judíos que habían crucificado al maestro (Juan 20:19), y ahora con una misión: salir a evangelizar al mundo. ¿Cómo hacerlo? me imagino sería una de sus preguntas, y la respuesta no está en las estrategias, la respuesta está en la obediencia.

Jua 21:6 PER  Les dijo: Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis. La echaron y no podían arrastrarla por la abundancia de peces.

 El lugar fue el mismo en el que habían estado toda la noche, igual la red, pero en la obediencia a aquella orden obtuvieron una pesca muy abundante.

 ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo cumplir con lo que Jesús me está pidiendo? Muchos se demoran más de lo deseado por causa de esperar aclarar esto, y lo único que necesitan saber es el llamado, lo demás: obediencia.

 CONCLUSIÓN

Aún hay lugar en la "red" del evangelio, nadie está excluido de ella, y se necesita de hombres y mujeres que estén dispuestos a salir, como pescadores de hombres, al mundo.

 ¿Cómo lo vas a hacer? Eso no es problema, si Dios te ha llamado lo único que te debe importar es el obedecer. Jua 20:21 PDT  Entonces otra vez les dijo: -La paz sea con ustedes. Así como me envió el Padre, yo también los envío a ustedes.

{
}
{
}

Deja tu comentario Pescadores de hombres

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre