Avisar de contenido inadecuado

Permanecer

{
}

¿Cómo "mantenerse" en el estado de hijo de Dios? Aquí pienso decírselo.

 El apóstol Juan escribió que: 1Jn 3:24 RV1960 (T)  Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.

 Más de una oportunidad Juan usa la expresión "permaneced en Dios", y como hacerlo es el motivo de este artículo.

 1) PERMANECED

Es significativo cuando leemos en la Biblia una expresión que se repite, y así sucede en esta carta con lo que leímos anteriormente.

 1Jn 4:13 RV1960 (T)  En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.

 Permanecer significa mantenerse sin cambios en un estado o en una relación. De ahí que, si el apóstol usa esta expresión es porque existe la posibilidad de que esto no suceda.

 2) COMO PERMANECED

La pregunta que deberíamos hacernos es justamente esa:¿cómo entonces puedo mantener sin cambios mi estado de hijo de Dios o mi relación con Él?

 La respuesta es simple: por medio de la obediencia.

 1Jn 3:23-24 PDT  Este es su mandamiento: que pongamos nuestra fe en su hijo Jesucristo y que nos amemos unos a otros así como Jesús ordenó.  (24)  El que obedece sus mandamientos permanece en Dios y Dios en él. ¿Cómo sabemos que Dios vive en nosotros? Por el Espíritu que él nos dio.

 Es decir, la continua obediencia a Su Palabra logra el efecto de mantener sin variación nuestra relación con Él.

 Ahora bien, ¿tenemos algún otro pasaje que claramente enseñe esto mismo? Y la respuesta es: sí.

 3) LOS PÁMPANOS

 Jua 15:1-7 PDT  »Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el que la cuida.  (2)  Él corta todas mis ramas  que no dan fruto. Poda y limpia cada rama que da fruto para que así produzca más.  (3)  Mi mensaje ya los ha limpiado a ustedes.  (4)  Permanezcan en mí y yo permaneceré en ustedes. Ninguna rama puede dar fruto si está sola, sino que tiene que estar unida a la vid. Igual sucede con ustedes, no pueden dar fruto si no se quedan en mí.  (5)  »Yo soy la vid y ustedes las ramas. El que permanece en mí, y yo en él, producirá mucho fruto, pues separados de mí, ustedes no pueden hacer nada.  (6)  Pero el que no permanece en mí, será desechado como una rama inútil que se seca. Después se recogerán las ramas secas, se echarán al fuego y se quemarán.  (7)  »Si ustedes permanecen en mí y son fieles a mis enseñanzas, pidan lo que quieran y se les dará.

 Estas palabras de Jesús confirman lo que antes decíamos, nuestra relación con Él es algo que debe ser cuidada, mantenida. ¿Cómo esto es posible? Por medio de la obediencia a su palabras.

 4) LOS PÁMPANOS SECOS

En el pasaje anterior también es claro el motivo por el cual esta enseñanza debería ser urgente para todos nosotros, "... Pero el que no permanece en mí, será desechado como una rama inútil que se seca. Después se recogerán las ramas secas, se echarán al fuego y se quemarán..."

 Tal vez alguien haya hecho en el pasado profesión de fe, pero si luego deja de permanecer en Él, es decir, deja de ser fiel a sus enseñanzas, por más que tenga apariencia como "rama" que pertenece a la vid, dice que terminará por ser de ella "cortada".

 "... Él corta todas mis ramas  que no dan fruto. Poda y limpia cada rama que da fruto para que así produzca más..."

 CONCLUSIÓN

A la luz de lo anterior, ¿duda usted si aún permanece en el estado espiritual al que le llamo Cristo Jesús?

Déjeme responderle con otra pregunta: ¿cuánto influye el Espíritu Santo en su vida? La presencia del Espíritu convenciendo, transformando, animando, es una evidencia de que no hemos dejado de ser lo que creemos ser.

1Jn 3:24 DHHe (D)  Los que obedecen sus mandamientos viven en él, y él vive en ellos. Y en esto sabemos que él vive en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado.

{
}
{
}

Deja tu comentario Permanecer

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre