Avisar de contenido inadecuado

Perfeccionarse en el amor

{
}

¡Qué alivio! Nuestra relación con Dios es una relación de amor.

Ser llamado "hijo de Dios" es un gran privilegio y a la vez, una gran responsabilidad. Si a esto le sumamos nuestra imperfecta naturaleza humana, la presión podría hacerse insoportable sobre nuestros hombros, pero la buena noticia del evangelio es que, la relación con Dios como sus hijos, es una relación de amor. 1Jn 3:1 BNP Miren qué amor tan grande nos ha mostrado el Padre: que nos llamamos hijos de Dios y realmente lo somos...

Una relación de amor, exclusiva y eterna, en eso meditaremos hoy aquí.

1) UNA RELACIÓN DE AMOR
Siendo hijos gracias a la fe en Jesús (Jua 1:12 DHHe (D) Pero a quienes le recibieron y creyeron en él les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios.) podemos descansar en la seguridad de que la virtud que prevalece en esta relación es la del amor. Y eso es bueno para nosotros por causa de las muchas veces que como hijos le fallamos a nuestra Padre celestial.

Dice sobre el amor: 1Pe 4:8 PDT Y sobre todo, ámense profundamente, porque el amor es capaz de perdonar muchas ofensas.
Y si esto dice de la relación entre los hermanos en la fe, ¿por qué habríamos de creer que sería diferente en la relación con nuestro Padre celestial?

Dios es amor, y en su amor hay lugar para la misericordia y el perdón. Sal 103:8-11 DHHe (D) El Señor es tierno y compasivo; es paciente y todo amor. (9) No nos reprende sin término, ni su ira es eterna; (10) no nos ha dado el pago que merecen nuestras maldades y pecados; (11) tan inmenso es su amor por los que le honran como inmenso es el cielo sobre la tierra.

2) UNA RELACIÓN EXCLUSIVA
1Jn 3:1 DHHe (D)...Por eso, los que son del mundo no nos conocen, pues no han conocido a Dios.
Aquellos que no creen han optado por dejar a Dios fuera de sus vidas, y sería lógico esperar que lo mismo hicieran con aquellos que se identifican tanto con Él, como para hacerse llamar sus hijos. Lo que debería despertar la alarma es si no lo hicieran: "Si los que no respetan a Dios, te toman en cuenta a ti, preocúpate de tu condición. [Bengel.]” Comentario Jamieson-fausset-Brown,1Jn3:1

No se puede "amar" a ambos bandos, o estás bien con uno o estás bien con otro. Stg 4:4-5 PDT ¡Gente infiel! ¿No saben que amar al mundo es lo mismo que odiar a Dios? El que quiera convertirse en amigo del mundo se convierte en enemigo de Dios. (5) ¿Creen que la Escritura no tiene ningún significado? La Escritura dice: "El Espíritu que Dios nos dio nos ama celosamente".

Dios nos ama, y en ese amor no quiere nuestro corazón dividido, sino que sea totalmente para Él.

CONCLUSIÓN

La próxima vez que te sientas mal por haberle fallado, vuélvete en arrepentimiento si, pero no permitas que el peso de la culpa te hunda. Dios te ama y en ello está la base para su relación como Padre con cada uno de sus hijos en la fe.

1Jn 4:18 PDT No hay ningún temor en el amor. Por el contrario, el perfecto amor quita el temor, pues el temor tiene que ver con el castigo. Así que el que tiene temor, todavía tiene que perfeccionarse en el amor.

{
}
{
}

Deja tu comentario Perfeccionarse en el amor

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre