Avisar de contenido inadecuado

Paz por la resurrección

{
}

La resurrección del Mesías profetizada, anunciada y confirmada, es un rasgo distintivo del cristianismo.

 Tan importante es la resurrección de Cristo para la experiencia cristiana que sin ella las cosas no serían igual.

Juan 20:19-20 RV1960 (T)  (19)  Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.  (20)  Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.

 Mientras aquellos hombres creían en un Jesús muerto se encontraban llenos de miedo, de desánimo, de confusión. Pero cuando se encontraron con el Cristo resucitado todo aquello cambió.

 Sin la resurrección el cristianismo estaría incompleto, pero gracias a la resurrección todo hombre de fe puede tener paz en su corazón.

 ¿Qué es la paz?

Es la paz un estado de ánimo que evidencia la falta de confusión y desconcierto. Confusión y desconcierto que se habían apoderado de los discípulos en cuanto a quien realmente era Jesús, y también sobre cual sería el futuro de ellos.

 1) PAZ SOBRE SU IDENTIDAD

Jesús siempre defendió su identidad como Dios, y el haber comprobado que no lo era hubiera traído un manto de duda sobre la suficiencia de su sacrificio para salvar a la perdida humanidad, 1Co 15:17 RV1960 (T) y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.

 Cuando Él murió estos pensamientos turbaban la mente de aquellos hombres, pero poco después, todo temor dio lugar a la tranquilidad y a la seguridad, al ser testigos oculares del Cristo resucitado.

Rom 1:4 PDT  Las buenas noticias tratan del Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo. Como humano, él nació de la familia de David, pero por el poder de Dios a través del Espíritu Santo fue declarado Hijo de Dios al ser resucitado de entre los muertos.

  2) PAZ SOBRE LA ESPERANZA DEL CREYENTE

Jesús habló muchas veces de eternidad. Juan 11:25-26 NVI  Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera;  (26)  y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

 ¿Y cuál es el gran obstáculo que hay entre la vida presente y la eterna? Además del pecado, la muerte.

Es la muerte algo de lo que nadie puede librarse, algo sobre lo que nadie puede decidir, tan solo Jesús.

Apo 1:17-18 RV1960 (T)  Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;  (18)  y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

 Las promesas de eternidad no serían suficientes para acallar nuestros miedos y temores por la muerte. Pero al morir y volver a la vida, conquistó la muerte trasmitiendo la seguridad de que así como Él volvió a vivir también lo harán todos los que en Él confíen.

1Co 6:14 BNP  Y Dios, que resucitó al Señor, los resucitará también a ustedes con su poder.

  CONCLUSIÓN

 Muchos pensamientos podrían perturbar nuestro corazón si Jesús no hubiera resucitado. Pablo lo decía así:

1Co 15:13-19,32 RV1960 (T)  (13)  Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó.  (14)  Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. ...(17)  y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.  (18)  Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron.  (19)  Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres....(32) Si como hombre batallé en Efeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.

 Pero la realidad es que resucitó: 1Co 15:20-22 NVI  Lo cierto es que Cristo ha sido levantado de entre los muertos, como primicias de los que murieron.  (21)  De hecho, ya que la muerte vino por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos.  (22)  Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir,

 Mientras los discípulos no eran consientes de la resurrección estaban llenos de miedos y de dudas, pero junto con la visión del Cristo resucitado la paz y el gozo se apoderaron de su corazón.

 Hoy celebramos la resurrección de Cristo y quiera Dios que ello sea fuente de paz y seguridad para tus pensamientos, así como de alegría y esperanza para tu corazón.

{
}
{
}

Deja tu comentario Paz por la resurrección

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre