Avisar de contenido inadecuado

Paz ante la muerte

{
}

¿Es usted uno de los tantos que tiene miedo a la muerte? Hoy quiero decirte que hay una forma de ser libre de tal temor, y ello es en Jesús.

 Dice el autor de la carta a los Hebreos: Heb 2:15 PDT  Jesús se hizo hombre para liberar a los hombres, quienes habían estado esclavizados toda la vida por temor a la muerte.

 ¿Es usted uno de los tantos que se paraliza de solo pensar en la muerte? Entonces este artículo es para usted.

 1) LA MUERTE

Si hay algo seguro en la vida del ser humano es que un día habrá de morir. Entonces, ¿por qué nos sigue horrorizando hablar de ello?

 La incertidumbre y la inseguridad que adornan el tema de la muerte hacen mella en nuestro ánimo, pero, para quienes confían en Jesús, estas interrogantes ya están resueltas, y de ahí la fuente de nuestra tranquilidad ante tan escabroso tema.

 1Co 15:51-58 NVI  Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados,  (52)  en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados.  (53)  Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad.  (54)  Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido devorada por la victoria.»  (55)  «¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?» (56)  El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley.  (57)  ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!  (58)  Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano.

 CONCLUSIÓN

 Hay gran beneficio en el ser cristiano y es el de perder el miedo a lo que vendrá sobre el fin de nuestros días en la tierra.

 Flp 1:21-24 PDT  Porque para mí, vivir verdaderamente es vivir en Cristo y morir sería una ganancia.  (22)  Pero si sigo viviendo en este cuerpo, puedo seguir trabajando para el Señor. Por eso no sé qué escoger.  (23)  Es muy difícil escoger entre vivir o morir. Quisiera dejar esta vida y estar con Cristo, pues eso sería mucho mejor.  (24)  Pero quedarme en la tierra es mucho más necesario para seguirles ayudando a ustedes.

 Por eso es que, si usted se siente paralizado por el temor a la muerte, abrace la fe en Jesús y permita que su luz le alumbre y eche fuera toda sombra de angustia y dolor sobre la realidad de su muerte.

{
}
{
}

Deja tu comentario Paz ante la muerte

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre