Avisar de contenido inadecuado

Padres que llevan al fracaso a sus hijos

{
}

Nuestros peores temores pueden volverse realidad si no asumimos una paternidad responsable.

Dice la Biblia sobre la joven de una familia:  Gen 34:1-2 NVI  En cierta ocasión Dina,  la hija que Jacob tuvo con Lea,  salió a visitar a las mujeres del lugar.  (2)  Cuando la vio Siquén,  que era hijo de Jamor el heveo,  jefe del lugar,  la agarró por la fuerza,  se acostó con ella y la violó.

La violación de este caso puede ser una figura del fracaso, en cualquier área, que los padres siempre tememos que nuestros hijos caigan. Y aunque no lo creamos, en muchos casos el fracaso de ellos es por nuestra culpa.

El motivo de estas palabras es el que hay ciertas elecciones que hacemos, ya sea individualmente o como familia, que exponen a nuestros hijos a situaciones de tentación, riesgo, vergüenza y desastre, y eso no es una paternidad responsable.

1) EL COMIENZO DEL FRACASO

¿Dónde comienza ese camino que terminará trayendo dolor a la vida de nuestros hijos? Una posibilidad es en la desobediencia DE LOS PADRES.

Para explicar un poco mi punto quisiera referirme a un hombre de la Biblia llamado Jacob.

Este tenía un hermano llamado Esaú y habiéndole hecho una trampa debe huir de su tierra para habitar lejos de allí. Mientras huía tuvo un sueño muy especial donde, entre otras cosas, Dios le dice: Gen 28:15 NVI  Yo estoy contigo.  Te protegeré por dondequiera que vayas,  y te traeré de vuelta a esta tierra.  No te abandonaré hasta cumplir con todo lo que te he prometido."

Él se iba pero con la promesa de que volvería a aquel lugar y llamó ese sitio Betel.

Pasaron los años en el extranjero y Dios lo llama para que regrese. Él se lo cuenta a sus esposas así: Gen 31:13 DHH  Yo soy el Dios que se te apareció en Betel, allí donde tú consagraste la piedra y me hiciste una promesa. ¡Vamos! Levántate y vete de este lugar; regresa a la tierra donde naciste.' "

Jacob comienza el regreso a su tierra pero las palabras de Dios no lograron acallar el miedo que él aún sentía por su hermano y, aunque tuvo un encuentro favorable con él, decide establecer su nueva morada lejos del lugar al que Dios lo había llamado, el decide establecerse en Siquem.

Su corazón cargado de miedo por la venganza de su hermano y su razonamiento cauteloso lo obligaban a tal decisión, una decisión que trajo un grave deterioro espiritual y moral sobre la familia toda.

Estando cerca de esta ciudad Dina, su hija, es atraída por las costumbres de ellos y aquellos hombres corruptos no tuvieron reparos en provocar dolor y vergüenza a aquella joven violándola.

Esto desencadenó una suerte de acciones terribles, sus hermanos vengaron a su hermana matando a los hombres de aquella ciudad y saqueando los bienes de aquellos exponiéndoles a una respuesta armada de los demás pueblos que los llevaría a la aniquilación.

Jacob y sus hijos no tenían que haber sufrido nada de esto si hubieran obedecido a Dios y hubieran puesto su morada en el lugar al que Dios los había llamado.

El corazón y el razonamiento de Jacob le jugó una mala pasada, si él hubiera confiado en Dios las cosas hubieran sido diferentes, este es el punto al que me quería referir.

2)  APURANDO EL FRACASO

La psicología moderna hace hincapié en no limitar las experiencias de los niños, a lo cual el consejo bíblico no está tan de acuerdo.

Un comentario sobre este pasaje dice: “Los padres que no impiden a sus hijos que se expongan innecesariamente al peligro están muy equivocados. Los niños malcriados, como Dina, a menudo se vuelven dolor y vergüenza para su familia. La disculpa de ella fue ver a las hijas de la tierra, ver cómo se vestían y cómo danzaban y qué estaba de moda entre ellas; se fue a ver, pero eso no era todo; fue también a que la vieran. Fue a hacer amistad con las cananeas y a aprender sus costumbres. Véase lo que pasó con el vagar de Dina.” Comentario Matthew Henry Génesis 34:1

Algunos pasajes de proverbios que nos alientan a no darles “todo” lo que nos piden  dicen así:

Pro 29:15 RV1960 (T)  La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre.

 

Pro 29:17 RV1960 (T)  Corrige a tu hijo, y te dará descanso, Y dará alegría a tu alma.

 

Pro 13:24 RV1960 (T)  El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

 

Pro 23:13-14 PDT  No te niegues a castigar al muchacho, que unos cuantos azotes no lo van a matar;  (14)  dale unos azotes y así lo librarás de la muerte.

 

Pro 22:15 NBLH  La necedad está ligada al corazón del niño, Pero la vara de la disciplina lo alejará de ella.

Aunque no debemos exagerar en el grado de corrección ni físicamente, ni emocionalmente.

Pro 19:18 PDT  Corrige a tu hijo cuando todavía estés a tiempo, pero no acabes con él a punta de castigos.

La pregunta ahora es:¿corregirlos a qué? ¿Llevarlos a que norma de conducta? Y la respuesta es: a la revelada en la Biblia.

Deu 11:18-21 RV1960 (T)  (18)  Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos.  (19)  Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes,  (20)  y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas;(E)  (21)  para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra.

Hay elecciones o concesiones, que tomamos como padres o como individuos,  que nos exponen al desastre y a la vergüenza. En cambio los pensamientos de Dios para nosotros son todos de bien pero para que se vuelvan realidad debemos caminar alineados con su voluntad.

CONCLUSIÓN

La historia de Jacob no termina allí. La misericordia de Dios se manifestó nuevamente y Dios le da una nueva oportunidad aunque el dolor y la vergüenza no se borrarían de sus mentes. Gen 35:1 DHH  Dios le dijo a Jacob: "Levántate y vete a vivir a Betel. En ese lugar harás un altar al Dios que se te apareció cuando huías de tu hermano Esaú."

Y ahora si, estando alineado con la voluntad de Dios, sin concesiones ni excepciones, este recibe la bendición que tanto anhelaba: Gen 35:9-12 RV60  Apareció otra vez Dios a Jacob,  cuando había vuelto de Padan-aram,  y le bendijo.  (10)  Y le dijo Dios:  Tu nombre es Jacob;  no se llamará más tu nombre Jacob,  sino Israel será tu nombre;  y llamó su nombre Israel.  (11)  También le dijo Dios:  Yo soy el Dios omnipotente:  crece y multiplícate;  una nación y conjunto de naciones procederán de ti,  y reyes saldrán de tus lomos.  (12)  La tierra que he dado a Abraham y a Isaac,  la daré a ti,  y a tu descendencia después de ti daré la tierra.

Una paternidad responsable exige firmeza de convicciones, tanto en la vida de los padres como en la de sus hijos. Indudablemente que no será del agrado especialmente de los adolescentes, pero mayor será el dolor y la vergüenza que provocarán en ellos nuestras malas elecciones o concesiones.

{
}
{
}

Deja tu comentario Padres que llevan al fracaso a sus hijos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre