Avisar de contenido inadecuado

La oración de poder

{
}

Dice la Biblia: 1 Reyes 18:36-39  A la hora que suele hacerse el sacrificio vespertino, el profeta Elías caminó hacia el altar y oró: «Oh SEÑOR, Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob,* demuestra hoy que tú eres Dios en Israel y que yo soy tu siervo; demuestra que yo he hecho todo esto por orden tuya.  (37)  ¡Oh SEÑOR, respóndeme! Respóndeme para que este pueblo sepa que tú, oh SEÑOR, eres Dios y que tú los has hecho volver a ti».  (38)  Al instante, el fuego del SEÑOR cayó desde el cielo y consumió el toro, la leña, las piedras y el polvo. ¡Hasta lamió toda el agua de la zanja!  (39) Cuando la gente vio esto, todos cayeron rostro en tierra y exclamaron: «¡El SEÑOR, él es Dios! ¡Sí, el SEÑOR es Dios!».

Aplicando esta historia a la oración que produce milagros, he escuchado hablar del simbolismo del altar que se reconstruyó, de las doce piedras y del agua. Pero creo que aún hay algo más por decir.

En primer lugar, el milagro ocurrió porque así era la voluntad de Dios:  “...he hecho todo esto por orden tuya.”

En segundo lugar, el milagro ocurrió porque había un propósito en ello: “... para que este pueblo sepa que tú, oh SEÑOR, eres Dios y que tú los has hecho volver a ti”

Es posible hacer oraciones que produzcan milagros, mientras estén alineados con la voluntad y los propósitos de Dios.

{
}
{
}

Deja tu comentario La oración de poder

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre