Avisar de contenido inadecuado

Obediencia "esperanzada"

{
}

Obedientes es lo que debemos ser, pero la obediencia que marca una diferencia es la que guarda en su interior la esperanza de que en el serlo, las cosas irán bien.

 Dios le dijo a un hombre: Gén 22:18 NVI  Puesto que me has obedecido, todas las naciones del mundo serán bendecidas por medio de tu descendencia.

 Este era Abraham y fue objeto del favor divino por la obediencia, "Puesto que me has obedecido,..."

Es el propósito de estas palabras el ayudarte a ser obediente a Dios de la misma manera que lo fue Abraham, y para ello solo debes sumar a tu disposición a obedecer la buena esperanza.

 1) EL SACRIFICIO

¿En que se mostró la inclinación a obedecer en Abraham? En esto:

Gén 22:1-3 NVI  Pasado cierto tiempo, Dios puso a prueba a Abraham y le dijo: —¡Abraham! —Aquí estoy —respondió.  (2)  Y Dios le ordenó: —Toma a tu hijo, el único que tienes y al que tanto amas, y ve a la región de Moria. Una vez allí, ofrécelo como holocausto en el monte que yo te indicaré.  (3)  Abraham se levantó de madrugada y ensilló su asno. También cortó leña para el holocausto y, junto con dos de sus criados y su hijo Isaac, se encaminó hacia el lugar que Dios le había indicado.

 Quienes han leído la Biblia saben todo lo que pasó Abraham para tener éste, su único hijo, en la ancianidad. Y siendo él la esperanza para el cumplimiento de las promesas de Dios sobre su descendencia, ¿cómo es posible que pidiera su sacrificio?

 Aún así, Abraham obedeció, pero no fue una obediencia resignada, sino que fue una obediencia "esperanzada" en que, de alguna manera, igual las cosas iban a salir bien.

 2) OBEDIENCIA ESPERANZADA

Dice el libro de Hebreos: Heb 11:17-19 NVI  Por la fe Abraham, que había recibido las promesas, fue puesto a prueba y ofreció a Isaac, su hijo único,  (18)  a pesar de que Dios le había dicho: «Tu descendencia se establecerá por medio de Isaac.»  (19)  Consideraba Abraham que Dios tiene poder hasta para resucitar a los muertos, y así, en sentido figurado, recobró a Isaac de entre los muertos.

 El miedo podía haber paralizado a aquel hombre, o podía haber aceptado el llamado a la obediencia pero dando por perdido todo lo bueno que Dios le había prometido. Pero no, no se paralizó, actuó en obediencia y guardando la esperanza de que aún así las cosas saldrían bien, como Dios lo había prometido.

 CONCLUSIÓN

¿Qué pasó con Abraham y su hijo? Esto: Gén 22:10-13 NVI  Entonces tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo,  (11)  pero en ese momento el ángel del SEÑOR le gritó desde el cielo: —¡Abraham! ¡Abraham! —Aquí estoy —respondió.  (12)  —No pongas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas ningún daño —le dijo el ángel—. Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo.  (13)  Abraham alzó la vista y, en un matorral, vio un carnero enredado por los cuernos. Fue entonces, tomó el carnero y lo ofreció como holocausto, en lugar de su hijo.

 Pero más allá de como terminó esto, es notable el que Abraham fuera obediente en algo tan trágico como dar muerte a su único hijo, y que en esa obediencia siguiera guardando la esperanza de que, fuera lo que fuera que pasara, Dios cumpliría su palabra de bien sobre él y su descendencia.

 La pregunta es: ¿con qué actitud usted se dispone a obedecer el consejo divino? ¿Lo hace bajo el peso de la resignación, de la victimización, con un fuerte sentido de responsabilidad pero ninguna esperanza de que algo bueno salga de ello?

 Es ya algo difícil ser obediente al consejo bíblico, y más aún si usted no espera algo bueno de ello. La obediencia confirma el favor de Dios sobre sus hijos, por ello sea obediente, pero séalo con la esperanza de que, por más difícil que sea la prueba, el resultado siempre será algo bueno para usted.

{
}
{
}

Deja tu comentario Obediencia "esperanzada"

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre