Avisar de contenido inadecuado

Lo uno o lo otro

{
}

Sea que esté solo o acompañado, usted no debería cambiar sus convicciones.

 Dice la Biblia: Éxo 23:2 PDT  »No hagas cosas malas sólo porque la mayoría de la gente las hace. No te unas con ellos. Cuando hagas declaraciones en un caso legal, no hagas confundir a la justicia dejándote llevar por la mayoría.

 Las multitudes tienen poder, tal que hay quienes dejan de hacer lo que saben que deben hacer, para ir en el mismo camino que ellos.

 Estas palabras van dirigidas a los cristianos que ceden en sus convicciones para agradar al "grupo", y el objetivo es decirles que en eso no les irá bien.

 1) COMPLICIDAD

Que todo el mundo lo haga no significa que es correcto, y que ceda a mis principios cristianos para "llevarme bien" con estos, tampoco.

 Stg 4:4 BLPH  ¡Gente infiel! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Por tanto, quien pretende tener al mundo por amigo, se hace enemigo de Dios.

 2) LO UNO O LO OTRO

 Un claro ejemplo del peligro que conlleva para todo cristiano tal disposición a congraciarse con el mundo lo encontramos en Pilato.

 Mar 15:15 BLPH  Entonces Pilato, queriendo contentar a la gente, ordenó que pusieran en libertad a Barrabás y les entregó a Jesús para que lo azotaran y lo crucificaran.

 Impulsado por el deseo de agradar a los demás le dio la espalda a Jesús, mientras favorecía a un asesino. Creo que no hay mejor representación del peligro que existe para quienes se dejan llevar por la mayoría.

 Esto es lo que deben saber quienes así hagan: no es posible creer en su cristianismo, porque con tal actitud, están negando al mismo Jesús.

 CONCLUSIÓN

Sea que esté solo o acompañado, usted no debería cambiar sus convicciones cristianas.

 Cada vez que cedemos ante la presión de la "mayoría", estamos negando a Jesús, y es eso mismo lo que deberíamos de evitar.

 Sal 50:16-23 BL95  Pero al impío Dios le dice:"¿Por qué vas repitiendo mis preceptos, y andas siempre hablando de religión,  (17)  tú que odias mis reprensiones y te echas mis palabras a la espalda?  (18)  Si ves un ladrón, corres con él, y entre los adúlteros tienes tu sitio.  (19)  Das rienda suelta a tu boca para el mal y tu lengua urde el engaño.  (20)  Si te sientas, hablas mal de tu hermano, deshonras al hijo de tu madre.  (21)  Si tú lo haces, ¿tendré yo que callarme? ,¿o piensas que yo soy como tú? Te acusaré y te lo echaré en cara.  (22)  ¡Oigan bien los que se olvidan de Dios! pues si doy un zarpazo no habrá quien los libre.  (23)  Me honra el que da gracias con sacrificios, pero al que va por camino recto, le haré ver la salvación de Dios”.

{
}
{
}

Deja tu comentario Lo uno o lo otro

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre