Avisar de contenido inadecuado

No hay más vasijas vacías

{
}

El límite es tu fe.

Dice la Biblia: 2 Reyes 4:1-7 RV1960 Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos. (2) Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite. (3) El le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas. (4) Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y echa en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte. (5) Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite. (6) Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite. (7) Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede.

La magnitud del milagro no estuvo condicionada por la suficiencia de Dios en producirlo, sino en la capacidad de la mujer en esperar algo grande de parte de Él. La cantidad de vasijas vacías hablan de su fe, y eso es el límite que este milagro encontró.

Cosas grandes Dios puede hacer en tu vida, sólo que el límite es tu fe.

{
}
{
}

Deja tu comentario No hay más vasijas vacías

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre