Avisar de contenido inadecuado

"Ni yo te condeno", una prueba de sagacidad

{
}

Sagacidad, una materia pendiente para muchos.

 La malicia vuelve a mostrar una de sus tantas caras, la de la trampa: Juan 8:4-5 RV1960 (T)  le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.  (5)  Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

 Toda la atención pasó a estar sobre Jesús ya que, respondiera de una manera u otra, igual iba a dar lugar a las acusaciones de sus enemigos. Pero algo sabemos de Jesús, era una persona muy sagaz.

 1) LA TRAMPA

La acusación era real y, aunque habían fallado en no traer al hombre también, era cierto que Moisés les había dado ese mandamiento. Deu 22:22 RV1960 (T)  Si fuere sorprendido alguno acostado con una mujer casada con marido, ambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer también; así quitarás el mal de Israel.

 Pero aunque todo parece resuelto, el texto bíblico nos dice algo más: Juan 8:5-6 RV1960 (T)  Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?  (6)  Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. ...

 ¿De qué querían acusarle? De desacato contra el imperio romano. Juan 18:30-31 RV1960 (T)  (30)  Respondieron y le dijeron: Si éste no fuera malhechor, no te lo habríamos entregado.  (31)  Entonces les dijo Pilato: Tomadle vosotros, y juzgadle según vuestra ley. Y los judíos le dijeron: A nosotros no nos está permitido dar muerte a nadie;

 "Los líderes usaron a la mujer como una trampa para hacer caer a Jesús. Si decía que no debía apedrearse a la mujer, lo acusarían de violar la Ley de Moisés. Si los instaba a ejecutarla, lo acusarían frente a los romanos, que no permitían a los judíos llevar a cabo sus propias ejecuciones" Comentario Biblia Diario Vivir, Jn.8:3-6

 2) LA ACTITUD

No era la primera vez que tendían esta clase de trampa en su camino y una vez más iba a lograr librarse de ella.

Juan 8:7-9 RV1960 (T)  Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.  (8)  E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.  (9)  Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.

 Una vez más la trampa no había surtido efecto y esto se debía a que Jesús era una persona sagaz.

 El diccionario define la capacidad de ser sagaz como la de prever y de prevenir las cosas, ser astuto y prudente. Eso mismo es lo que Jesús pidió de sus discípulos: Mat 10:16 NVI  Los envío como ovejas en medio de lobos. Por tanto, sean astutos como serpientes y sencillos como palomas.

 También Pablo lo decía de los creyentes: Efe 5:15-16 PDT  Por eso hay que tener mucho cuidado con la forma de vivir. No vivan como la gente necia, sino con sabiduría.  (16)  Esto quiere decir que deben aprovechar toda oportunidad para hacer el bien, porque estamos en una época llena de maldad.

 Vivimos en una época llena de maldad y muchas son las "trampas" que se encuentran ocultas en nuestro camino, de ahí la importancia de vivir con sabiduría, de ser astutos, de ser sagaces, de prever y de prevenir.

Esto nos lleva al último punto, la forma práctica de ser sagaces en la vida.

 3) SAGACIDAD PRÁCTICA

Esta muy anhelada virtud es más que un concepto. Se manifiesta en muchas formas prácticas en la vida del ser humano pero creo yo que la principal de ella es cuando, el hombre sagaz, astuto, sabio, que prevé y previene, logra medir todas sus palabras.

 Pro 15:28 TLA  El bueno piensa antes de responder; el malvado habla y deja ver su maldad.

 He allí la mayor prueba de sagacidad, de astucia, de sabiduría:¡pensar antes de responder!

 Otros pasajes en la Biblia dicen:

Pro 16:23 PDT  Un hombre sabio siempre piensa antes de hablar; dice lo correcto y vale la pena escucharlo.

 Pro 29:20 NVI  ¿Te has fijado en los que hablan sin pensar? ¡Más se puede esperar de un necio que de gente así!

 Pro 10:19 NVI  El que mucho habla, mucho yerra; el que es sabio refrena su lengua.

 CONCLUSIÓN

 La trampa había sido bien diseñada pero Jesús no cayó en ella. Aquél era un hombre sabio y sagaz, un hombre que pensaba antes de responder.

 Sin duda que esta historia encierra enseñanzas más profundas, pero no quería pasar por alto esto que creo de gran utilidad para el cristiano hoy. Vivimos en un mundo lleno de maldad y muchos van tropezando aquí y allá porque no han sabido medir sus palabras. ¡Sería preferible que callaran que seguir trayendo vergüenza sobre el Nombre de Cristo!

 Pero como esto no es posible, a lo menos busquemos el auxilio de Dios para que aprendamos a pensar antes de hablar. Stg 3:2 TLA  Todos cometemos muchas faltas. ¿Quién, entonces, es una persona madura? Sólo quien es capaz de dominar su lengua y de dominarse a sí mismo.

{
}
{
}

Deja tu comentario "Ni yo te condeno", una prueba de sagacidad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre