Avisar de contenido inadecuado

un mensaje no muy simpatico (primera parte)

{
}

Un mensaje no muy simpático

 1Pe 4:12-13 BLS  Queridos hermanos en Cristo, no se sorprendan de tener que afrontar problemas que ponen a prueba su confianza en Dios. Eso no es nada extraño.  (13)  Al contrario, alégrense de poder sufrir como Cristo sufrió, para que también se alegren cuando Cristo regrese y muestre su gloria y su poder. 

Era costumbre entre el pueblo de Israel el considerar el sufrimiento de alguna persona como resultado del castigo divino por algún pecado cometido por él, o aún por sus padres. Vemos estos conceptos en los comentarios de los amigos de Job y aún en los discípulos de Jesús:

 Joh 9:1-2 RV60  Al pasar Jesús,  vio a un hombre ciego de nacimiento.  (2)  Y le preguntaron sus discípulos,  diciendo:  Rabí,  ¿quién pecó,  éste o sus padres,  para que haya nacido ciego? 

Es a mi entender que tanto se ha enfatizado en el trato favorable (como nosotros lo entendemos, veremos que aún el pasar por pruebas es algo que nos favorece) de Dios para con sus hijos que cuando llega el momento de transitar por el camino de la dificultad, el dolor, la prueba, muchos cristianos no están preparados para ello y terminan derrotados por las circunstancias.

 

Lo primero que me gustaría aclarar es que  lo que está fuera de lo normal es no tener que afrontar pruebas en nuestro peregrinar. Si somos hijos de Dios de seguro el moldeará nuestras vidas y una forma de hacerlo es a través de su disciplina; si no sucede eso entonces no somos hijos sino bastardos.

 Heb 12:8 RV60  Pero si se os deja sin disciplina,  de la cual todos han sido participantes,  entonces sois bastardos,  y no hijos. 

Una correcta relación con Dios como padre implica tanto el ser bendecido como el ser disciplinado por Él, esto es lo normal!!!

  
{
}
{
}

Deja tu comentario un mensaje no muy simpatico (primera parte)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre