Avisar de contenido inadecuado

Me importan las personas?

{
}

¿Alguna vez te pusiste a pensar cuanto valor tienen las personas para ti? Hay una forma de descubrir cuanto y tiene que ver con lo mucho o poco que hagamos por el bienestar de ellos.

 Dice la Biblia que: Mat 12:9-13 TLA  Jesús se fue y entró en la sinagoga del lugar.  (10)  Allí había un hombre que tenía una mano tullida. Como los fariseos buscaban la manera de acusar de algo malo a Jesús, le preguntaron: —¿Permite nuestra ley sanar a una persona en el día de descanso?  (11)  Jesús les respondió: —Si a uno de ustedes se le cayera una oveja en un pozo en el día de descanso, ¿la sacaría de allí? ¡Por supuesto que sí!  (12)  ¡Pues una persona vale mucho más que una oveja! Por eso está permitido hacer el bien en el día de descanso.  (13)  Luego Jesús le dijo al hombre que no podía mover la mano: «Extiende tu mano». El hombre la extendió, y la mano le quedó tan sana como la otra.

 Cuanto valor le damos a la vida humana se refleja en cuanto nos involucramos con otros buscando su bienestar, aún cuando eso vaya en nuestra contra.

 EL VALOR QUE LAS PERSONAS TENÍAN PARA LOS FARISEOS

¿Alguien sería capaz de hacerse tal pregunta? Ellos si, porque en realidad muy poco valoraban al ser humano.

Mat 12:10-12 NVI  donde había un hombre que tenía una mano paralizada. Como buscaban un motivo para acusar a Jesús, le preguntaron: —¿Está permitido sanar en sábado? 

 Por encima del bienestar de aquél hombre aquellos hombres insensibles pusieron sus tradiciones y también sus oscuras motivaciones. Para nada sus corazones se compadecían de aquél que veía limitada su calidad de vida, por lo que, la respuesta de Jesús, dejó en evidencia cuán poco valoraban a las personas. Mat 12:11-12 BL95  Jesús les dijo: "Si alguno de ustedes tiene una sola oveja y se le cae a un barranco en día sábado, ¿no irá a sacarla?"  (12)  ¡Pues un ser humano vale mucho más que una oveja! Por lo tanto, está permitido hacer el bien en día sábado.

 No era la primera vez, ni fue la última, que estos manifestaron su desprecio por el otro. Luc 14:1-4 TLA  Un sábado, Jesús estaba cenando en la casa de un jefe de los fariseos. Todos los que estaban presentes lo vigilaban muy atentos.  (2)  De pronto, un hombre que tenía las piernas y los brazos hinchados se paró delante de él.  (3)  Jesús miró a los maestros de la Ley y a los fariseos, y les preguntó: «¿Se debe, o no se debe, sanar a un enfermo el día de descanso?»  (4)  Ellos se quedaron callados. Entonces Jesús tomó de la mano al enfermo, lo sanó y lo despidió.

 Un hombre que era ciego de nacimiento y ahora veía, pero en lugar de gozarse con él, se enojaron porque había sido sanado un día en que para ellos eso era prohibido.

Jua 9:13-16 RV1960 (T)  Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego.  (14)  Y era día de reposo cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los ojos.  (15)  Volvieron, pues, a preguntarle también los fariseos cómo había recibido la vista. El les dijo: Me puso lodo sobre los ojos, y me lavé, y veo.  (16)  Entonces algunos de los fariseos decían: Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo. Otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer estas señales? Y había disensión entre ellos.

 Y por último: Luc 13:10-17 RV1960 (T)  (10)  Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; (11)  y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar.  (12)  Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad.  (13)  Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios.  (14)  Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo. (15)  Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber?  (16)  Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo? (17)  Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él.

 Después de dieciocho años de grave enfermedad y aquella mujer queda libre; y la respuesta que genera en aquellos es de enojo y de reproche, en verdad no les importaba nada la vida de otras personas.

 EL VALOR QUE LAS PERSONAS TIENEN PARA DIOS

A la luz de los milagros anteriores es fácil darse cuenta la alta valorización que hace Dios de la vida del ser humano. Y en esto el punto más alto podemos verlo en la muerte de Cristo en la cruz buscando así nuestro bienestar.

Rom 5:6-8 PDT  Cristo murió por nosotros en el momento preciso: cuando éramos incapaces de salvarnos, siendo enemigos de Dios.  (7)  Es muy difícil que alguien muera por salvar a una persona buena. Pero quizás alguien pudiera arriesgar su vida por una persona muy buena.  (8)  En cambio, Dios nos demostró su amor en que Cristo murió por nosotros aun cuando éramos pecadores.

 1Pe 3:18 PDT  Porque Cristo mismo sufrió la muerte por nuestros pecados, una vez y para siempre. Cristo no era culpable y aun así murió por los que sí lo eran, para poder llevarlos a ustedes ante Dios. Lo mataron, pero volvió a la vida por medio del Espíritu.

 Sin duda las personas tiene un valor inestimable para Dios a la luz de lo que hizo a nuestro favor, a diferencia de aquellos otros que para nada les importaba el bienestar del prójimo.

 EL VALOR QUE LAS PERSONAS TIENEN PARA NOSOTROS

El pensamiento es uno solo: el valor que le damos a las personas se refleja en lo que hacemos por ellas, por su bienestar, aún cuando deba sacrificar el mío propio.

 Entonces, ¿que valor le damos a la gente ...

-cuando por orgullo permito que sigan cargando con el dolor de mi ofensa y no ofrezco arrepentimiento ni restitución?

-cuando cargo sobre sus hombros la culpa por su falta y no ofrezco perdón?

-cuando podemos satisfacer sus necesidades (comida, ropa, refugio, etc.) y no lo hago?

-cuando no estoy dispuesto a llevar sus cargas?

-cuando no tengo cinco minutos para escucharle o para consolarle?

-cuando no le digo una sola palabra de ánimo, estímulo, de valoración?

 En resumen, ¿qué valor le damos a la gente cuando no me involucro con ellos para hacerles cualquier forma de bien?

Los insensibles dirán que no llevan culpa porque tampoco les hacen mal, pero no estoy tan de acuerdo con ello: Stg 4:17 TLA  Si ustedes saben hacer lo bueno y no lo hacen, ya están pecando.

 PARA TERMINAR

¿Alguna vez te pusiste a pensar cuanto valor tienen las personas para ti? Sería bueno que pudieras auto-analizar tu forma de involucrarte con otros y en ello te acercarás a la respuesta.

 ¿Por qué debería importarme el valor que le doy a las otras personas? Porque está íntimamente ligado con una de las bases de las cuales se desprende todo el cristianismo bíblico: Mat 22:36-40 TLA  —Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de todos?  (37)  Jesús le respondió: —El primer mandamiento, y el más importante, es el que dice así: “Ama a tu Dios con todo lo que piensas y con todo lo que eres.”  (39)  Y el segundo mandamiento en importancia es parecido a ese, y dice así: “Cada uno debe amar a su prójimo como se ama a sí mismo.”  (40)  Toda la enseñanza de la Biblia se basa en estos dos mandamientos.

{
}
{
}

Deja tu comentario Me importan las personas?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre