Avisar de contenido inadecuado

Malas conversaciones

{
}

Hay pensamientos que se "plantan" en nuestra mente como cizaña en un campo de trigo. Tenga cuidado con ello porque a un gran desastre ellos le pueden llevar.

 Dos preguntas estaban en boca de aquellos creyentes, y tal vez, a alguno ya le habría ganado el corazón, por lo cual Pablo les advierte así: 1Co 15:33 RV1960 (T)  No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.

 Habían recibido la Palabra y habían perseverado en ella, pero ahora estaban fallando en retenerla, y aquello estaba muy mal. Tenga cuidado con los pensamientos que se "plantan" en su mente porque ellos le pueden llegar a perjudicar más de lo que se imagina.

 1) DOS PENSAMIENTOS

No serían los únicos pero si los que parece, según esta carta, que estaban en el consciente de los creyentes de Corinto. Uno de ellos era este: 1Co 15:12 RV1960 (T)  Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?

 Y así el otro: 1Co 15:35-36 RV1960 (T)  (35)  Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán?  (36)  Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes.

 Las respuestas son el resto de este capítulo quince de la primera carta a los Corintios, algo en lo que no voy a entrar aquí, pero si es claro una cosa: Pablo no estaba para nada contento con que estas preguntas estuvieran haciendo mella en la fe de aquella congregación.

 1Co 15:1-4 NVI  Ahora, hermanos, quiero recordarles el evangelio que les prediqué, el mismo que recibieron y en el cual se mantienen firmes.  (2)  Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la palabra que les prediqué. De otro modo, habrán creído en vano.  (3)  Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras,  (4)  que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras,

 Observe el versículo dos, "...Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la palabra que les prediqué." Y aún añade: "...De otro modo, habrán creído en vano."

 La clave está en aferrarse al mensaje del evangelio, y de el se estaban soltando por causa de aquellas ideas que estaban circulando entre ellos. Ideas que habían llegado a sus mentes a través de "malas conversaciones", o como dicen otras versiones: 1Co 15:33 TLA  ¡No se dejen engañar! Bien dice el dicho, que «Las malas amistades echan a perder las buenas costumbres.»

 Tenga cuidado a quien deje influenciar su mente en cuanto a los asuntos de la fe, y algo más que tengo para decirle es que: ¡mayor cuidado tenga si aquel se dice ser un creyente en Dios!

 2) UNO QUE SE DICE SER CREYENTE

Creo que es fácil para muchos de nosotros no dejarse influenciar por aquellos que se muestran abiertamente contrarios a la fe que profesamos, pero qué difícil es cuando aquél se presenta también como un creyente en Dios.

 1Co 15:33-34 NVI  No se dejen engañar: «Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.»  (34)  Vuelvan a su sano juicio, como conviene, y dejen de pecar. En efecto, hay algunos de ustedes que no tienen conocimiento de Dios; para vergüenza de ustedes lo digo.

 CONCLUSIÓN

Una de las claves en el éxito de la vida cristiana está en el aferrarse con todas las fuerzas a la Palabra de Dios. Y tal fidelidad demandará, como en este caso, el que tengamos cuidado de que pensamientos dejamos que se "planten" en el campo de nuestra mente, y aún cuando provenga de alguien que se dice ser un hijo de Dios.

 Desviarse de los sanos preceptos de la Palabra afectará nuestra forma de vida, y de seguro para mal, 1Co 15:32 DHHe (D)  Yo he luchado con las fieras en Éfeso, pero ¿qué he ganado con ello? Si es verdad que los muertos no resucitan, entonces, como algunos dicen, “¡Comamos y bebamos, que mañana moriremos!”

 Sea cauteloso, no se deje influenciar tan rápidamente, escudriñe y examine el texto bíblico, y después si saque sus conclusiones. Haciendo eso será muy difícil que se le pueda engañar.

 Gál 5:7-10 TLA  ¡Ustedes iban muy bien! ¿Quién les impidió seguir obedeciendo el verdadero mensaje?  (8)  Con toda seguridad no fue Dios, pues él mismo los invitó a obedecerlo.  (9)  No hay duda de que un solo falso maestro daña toda la enseñanza.  (10)  Puesto que somos cristianos, estoy seguro de que ustedes estarán de acuerdo conmigo. Y no tengo la menor duda de que Dios castigará a quien los está molestando, sea quien sea.

{
}
{
}

Deja tu comentario Malas conversaciones

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre