Avisar de contenido inadecuado

Mal hábito

{
}

Mida bien sus palabras de queja, no vaya a ser  que se esté quejando de Dios.

 Dice la Biblia: Éxo 16:8 PDT  Moisés dijo: —Por la tarde el SEÑOR les va a dar carne para comer y por la mañana les va a dar pan de sobra, porque el SEÑOR oyó que ustedes se estaban quejando de él. Pero nosotros ¿quiénes somos? Sus quejas no son contra nosotros, sino contra el SEÑOR.

 El pueblo hebreo partió de Egipto y en el camino se empezó a quejar contra Moisés, pero había algo que ellos no sabían: en realidad se estaban quejando de Dios.

 Mida bien sus palabras de queja, porque aunque estén dirigidas a un hombre o institución, tal vez usted se esté quejando de Él.

 1) EL DESIERTO

Se quejaron antes de cruzar el mar Rojo, y lo cruzaron. Lo volvieron a hacer en Mara a causa de las aguas amargas, y se endulzaron. Y ahora por falta de pan, carne, y nuevamente agua en Refidim.

 La queja era una constante en el vocabulario de esta gente, y normalmente iba dirigida contra Moisés. Éxo 17:3-4 PDT  Pero el pueblo tenía mucha sed y quería tomar agua, por eso siguieron quejándose en contra de Moisés. Le preguntaron: —¿Por qué nos sacaste de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y al ganado?  (4)  Entonces Moisés rogó al SEÑOR y le dijo: —¿Qué voy a hacer con este pueblo? Un poco más y me matan a pedradas.

 Las situaciones no eran las ideales sin duda pero fallaron en no entender dos cosas:

 a) no estaban allí por voluntad de Moisés sino por voluntad divina.

 Éxo 13:17-18 RV1960 (T)  (17)  Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto.  (18)  Mas hizo Dios que el pueblo rodease por el camino del desierto del Mar Rojo. Y subieron los hijos de Israel de Egipto armados.

 Éxo 17:1 PDT  Toda la comunidad israelita atravesó el desierto de Sin por etapas, tal como el SEÑOR les dijo que hicieran.

 b) como Moisés no había sido el precursor de tal empresa sino que lo fue Dios, entonces toda queja sobre la misma no iba sobre Moisés sino, en realidad, sobre Dios.

Éxo 16:6 TLA  (6-8) Moisés y Aarón les dijeron a los israelitas:«¿Por qué se quejan, si nosotros no tenemos nada que ver en esto? Cuando ustedes se quejan de nosotros, en realidad lo que hacen es quejarse de Dios, que es quien nos dice lo que debemos hacer. ¡Y Dios ya ha escuchado sus quejas!»Fue Dios quien los sacó de Egipto, y no nosotros. Así que esta misma tarde sabrán que Dios está aquí, entre ustedes, porque les dará a comer carne. Y mañana temprano lo sabrán también, porque les dará todo el pan que puedan comer».

 CONCLUSIÓN

Hay quienes han hecho de la queja un hábito, y continuamente la dirigen a unos u a otros.

 Quienes así están acostumbrados deberían de meditar bien sobre lo que dicen, no vaya a ser que se estén quejando de algo estipulado por Dios, lo cual les llevaría a estar quejándose directamente de Él.

 Y esto último, sin dudas no es algo bueno para ningún creyente.

Núm 14:27-30 RV1960 (T)  (27)  ¿Hasta cuándo oiré esta depravada multitud que murmura contra mí, las querellas de los hijos de Israel, que de mí se quejan?  (28)  Diles: Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros.  (29)  En este desierto caerán vuestros cuerpos; todo el número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí.  (30)  Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun.

Mida bien sus palabras de queja, ese es el propósito de este artículo.

{
}
{
}

Deja tu comentario Mal hábito

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre