Avisar de contenido inadecuado

Llamados a servirle: el costo

{
}

El llamado es algo hermoso pero tiene su costo.

 Tal vez no fuera la primera vez que se veían pero si era la primera vez que escuchaban la comisión a la que se les encomendaba. Mat 4:18-19 RV1960 (T)  Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.  (19)  Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

 Primero fueron llamados a seguirle (Juan 1:37) pero ahora eran llamados a servirle. Hermoso privilegio es recibir este llamado pero deberían saber quienes lo miran con altruismo que hay un costo que pagar.

 DEJANDO LAS REDES

Simón y Andrés escucharon la voz del maestro y no dudaron en responder pero para ello tuvieron que soltar las redes. Mat 4:20 RV1960 (T)  Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.

 Entender el significado que las redes tenían para estos hombres nos ayudará a entender el grado de sacrificio que su llamado les demandaba.

 Denuncia el profeta sobre los babilonios: Hab 1:16 NVI  Por lo tanto, ofrece sacrificios a sus redes y quema incienso a sus mallas, pues gracias a sus redes su porción es sabrosa y su comida es suculenta.

Si bien esto apunta al éxito militar que estaba obteniendo este imperio, la imagen nos revela el grado de importancia que conlleva la red para el pescador. Es gracias a ella que "su porción es sabrosa y su comida es suculenta", por lo cual abandonarla significa estar abandonando lo que produce seguridad y satisfacción.

 Cuando ellos dejaron las redes dejaron la fuente de seguridad y sostén de ellos mismo y sus familias. De seguro muchos estarán de acuerdo conmigo que al momento de su llamado, el desafío de dejar un sueldo seguro o un creciente negocio no fue algo fácil de hacer. Pero quienes dieron ese paso de fe también estarán de acuerdo conmigo de que Aquél que los llamaba nunca les dejó faltar nada.

 Tal vez este "dejar las redes" no signifique un corte abrupto con toda actividad laboral o comercial (Pablo seguía trabajando en las carpas) pero si creo que significa un cambio de prioridades. A partir de ahora, por un lado, la obediencia al servicio que el Padre me pida debe estar antes que cualquier conveniencia económica. Y por el otro, mi dependencia económica se vuelve exclusivamente a Él.

 DEJANDO LA BARCA

Mat 4:21-22 RV1960 (T)  Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó.  (22)  Y ellos, dejando al instante la barca ... le siguieron.

 ¿No es la barca un símbolo de seguridad económica como las redes? Lo es, pero también despertó en mi otros pensamientos.

Las barcas eran algo más involucrado con la historia familiar que las redes. Al pensar en las barcas pienso en la tradición de aquella familia, en los sueños que se fueron transmitiendo de padres a hijos, en las historias de vida compartidas sobre ellas, en las largas conversaciones a la luz de la luna entre hermanos, en los sueños que vieron la luz por medio de sus palabras en las largas vigilias. Si, creo que las barcas era algo más que solo dinero, era tiempo juntos, era intimidad, era hermandad, era tradición familiar.

 Dejar las barcas era abandonar aquellos sueños que se transmitieron de padres a hijos, era cortar con la tradición familiar, con la expectativa de las generaciones mayores y truncar los sueños de las generaciones menores. Era abandonar todos sus planes para emprender un camino cuyas metas no eran las suyas sino las de Jesús.

 Quien hoy acepta el llamado está diciendo si a un futuro totalmente diferente al que había diseñado. Ya no se trata de lo que mis mayores esperan de mi ni de lo que yo mismo espero para mi, ahora se trata de lo que Jesús espera de mi.

 DEJANDO AL PADRE

También de éstos últimos dice: Mat 4:22 RV1960 (T)  Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron.

 En otro momento Jesús dijo: Luc 14:26 TLA  «Si alguno de ustedes quiere ser mi discípulo, tendrá que amarme más que a su padre o a su madre, más que a su esposa o a sus hijos, y más que a sus hermanos o a sus hermanas. Ustedes no pueden seguirme, a menos que me amen más que a su propia vida.

 No se trata de abandonar nuestros afectos sino de que no estén por encima de nuestra devoción por Jesús.

 LA ADVERTENCIA DE JESÚS

El llamado es algo anhelado por muchos pero deberían saber que tiene su costo. Luc 14:28-33 TLA  »Si alguno de ustedes quiere construir una torre, ¿qué es lo primero que hace? Pues se sienta a pensar cuánto va a costarle, para ver si tiene suficiente dinero.  (29)  Porque si empieza a construir la torre y después no tiene dinero para terminarla, la gente se burlará de él.  (30)  Todo el mundo le dirá: “¡Qué tonto eres! Empezaste a construir la torre, y ahora no puedes terminarla.” … (33)  »Por eso, piénsenlo bien. Si quieren ser mis discípulos, tendrán que abandonar todo lo que tienen.

 ALGO PARA RECORDAR

 Hubo quien escuchó las mismas palabras que estos pescadores, pero a diferencia de éstos no estuvo dispuesto a pagar el precio. Mat 19:16-22 RV1960 (T)  (16)  Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?  (17)  El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.  (18)  Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. (19)  Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. (20)  El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?  (21)  Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.  (22)  Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

 "Ven y sígueme" pero había un precio que no estaba dispuesto a pagar. Se que muchos estarán orando para recibir ese llamado, y espero que lo reciban, pero deben saber que hay un precio que pagar y mejor sería que lo pensaran bien antes de aceptar.

{
}
{
}

Deja tu comentario Llamados a servirle: el costo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre