Avisar de contenido inadecuado

Llamados por nombre

{
}

 El liderazgo  es una carga pesada para cualquier ser humano,  y más pesada será mientras éste no entienda que un líder nunca puede trabajar  solo.

 El liderazgo cristiano no está exento de esto y bueno sería que aprendiéramos de otros que, para hacer lo que Dios manda, necesitamos rodearnos de las personas adecuadas para que, trabajando en equipo, veamos lo que Dios ha decretado en los cielos cumplido aquí en la tierra.

 Un líder nunca puede trabajar solo. Este es el pensamiento  que quiero transmitir y junto con el, despertar la inquietud de clamar al Padre para que ponga a nuestro lado las personas idóneas, aún de aquellas que hoy están perdidas.

 Muchos fueron comisionados para tareas especiales, y se  levantaron en obediencia pero sabiendo que solos no podrían. Casos como el de Zorobabel que al regresar a la destruida Jerusalén comenzó a quitar el escombro y la reconstrucción del templo. Pero bien sabía él que solo no podría y que necesitaba de los demás. Nehemías fue otro que tuvo una dura tarea por delante y se esforzó por despertar y mantener el ánimo de la gente que con él estaba ya que sabía que de ello dependía el éxito de la tarea.

Pero quien mejor nos ilustra el asunto de estas palabras es Moisés. En cierto momento él le dijo a Dios: Núm 11:11-14 RV60  Y dijo Moisés a Jehová:  ¿Por qué has hecho mal a tu siervo?  ¿y por qué no he hallado gracia en tus ojos,  que has puesto la carga de todo este pueblo sobre mí?...(14)  No puedo yo solo soportar a todo este pueblo,  que me es pesado en demasía.

 También al pueblo volvió a decirles: Deu 1:9 RV60  En aquel tiempo yo os hablé diciendo:  Yo solo no puedo llevaros.

 Supongo que estos pensamientos fueron despertados por el sabio consejo de su suegro Jetro: Éxo 18:17-18 RV60  Entonces el suegro de Moisés le dijo:  No está bien lo que haces.  (18)  Desfallecerás del todo,  tú,  y también este pueblo que está contigo;  porque el trabajo es demasiado pesado para ti;  no podrás hacerlo tú solo.

 Muchos podrán espiritualizar esto y creer que no necesitamos tanto a los demás ya que Dios nos da las fuerzas para vencer. Es cierto que Dios nos fortalece pero también es cierto que Él sabe que solos no podremos. Núm 11:16-17 RV60  Entonces Jehová dijo a Moisés:  Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel,  que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales;  y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión,  y esperen allí contigo.  (17)  Y yo descenderé y hablaré allí contigo,  y tomaré del espíritu que está en ti,  y pondré en ellos;  y llevarán contigo la carga del pueblo,  y no la llevarás tú solo.

 El punto aquí es que el líder nunca puede trabajar solo. Necesita de personas con quienes pueda desarrollar la visión o el llamado de Dios. La pregunta ahora, que además nos introduce en el segundo punto es: ¿cuáles son esas personas y donde encontrarlas?

 Así como la "clave" está en saber delegar y trabajar en equipo, tal actitud puede ser también un "clavo" si nos rodeamos de las personas que no son correctas.

Cuando Dios le reveló la visión del tabernáculo a Moisés era, sin duda, una tarea muy compleja para llevar a cabo e imposible si quería hacerla solo. Necesitaba ayuda, pero...¿de quien?

La respuesta está en Dios: Éxo 31:1-6 RV60  Habló Jehová a Moisés,  diciendo:  (2)  Mira,  yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri,  hijo de Hur,  de la tribu de Judá;  (3)  y lo he llenado del Espíritu de Dios,  en sabiduría y en inteligencia,  en ciencia y en todo arte,  (4)  para inventar diseños,  para trabajar en oro,  en plata y en bronce,  (5)  y en artificio de piedras para engastarlas,  y en artificio de madera;  para trabajar en toda clase de labor.  (6)  Y he aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac,  de la tribu de Dan;  y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón,  para que hagan todo lo que te he mandado;

 ¿Quienes son las personas adecuadas con las que podremos llevar a cabo la tarea que Él nos encomienda? El que lo sabe, y el que los capacita, es Dios mismo.

 Observe que dice: "...yo he llamado por nombre..."; no se trata de cualquiera sino específicamente de algunos. Y es a ellos a quienes a capacitado adecuadamente para que logren el objetivo común.

No cualquiera puede ser nuestro colaborador, ayudante, obrero, o como lo llamemos, hay personas específicas que Dios ha llamado para tal fin y es con ellas que debemos rodearnos para tener éxito en nuestra labor.

Esto me ha llevado a un pensamiento un poco más arriesgado y es el de que, tal vez, algunas de esas personas específicas aún estén entre los  perdidos.

 Se que esta idea  es muy personal, y en el proyecto de reapertura de una obra cerrada como en el que estamos, es muy fácil verlo. Pero creo que aún hay buenos obreros, hombres y mujeres apartados desde antes de la fundación del mundo para un propósito elevado, entre los que hoy están perdidos.

Puede ser que muchos de nuestros mejores músicos, maestros, consejeros, lideres, misioneros, evangelistas, y otros obreros, aún estén entre los perdidos de nuestra comunidad. ¿Cómo llegar a ellos? Bueno, quien los conoce por nombre es Uno solo, y bueno sería pedirle en oración que los ayude a escuchar la voz del Espíritu llamándoles al arrepentimiento, a la fe en Jesús, y a ser parte de la Iglesia. A lo cual también deberíamos agregar el que nos de la sabiduría para encaminarles en ese propósito y así ver cumplida la voluntad del Padre en ellos, y en nosotros, al trabajar en equipo.

 Proyectarse del presente al futuro y ver este como ya hecho podría parecer una locura. Proyectarme de mi presente y ver el futuro como ya hecho significa interceder por los que hoy están perdidos pero que mañana, por la gracia divina, estarán desarrollando el propósito para el cual fueron llamados en comunión con la Iglesia. Esto parece intrincado y suena a locura, pero fue la misma "locura" que llevó a Jesús a decir: Jua 17:20-21 RV60  Mas no ruego solamente por éstos,  sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno...

 "Se deja atrás la limitación de su intercesión exclusivamente a favor de los discípulos, no al mundo . Levanta los ojos a un mundo necesitado y abre sus brazos para recibir a todos cuantos desean creer. El amor suyo y del Padre logra alcanzar hasta la última persona en la zona más remota del mundo (ver 3:16). La cláusula los que han de creer en mí emplea la preposición gr. que enfatiza una fe sincera y comprometida. El verbo han de creer, traducido como si estuviera en el tiempo futuro, está realmente en el tiempo presente, "los que creen". El cuerpo de los que han de creer en mí se considera como si ya existiera." Comentario Bíblico Mundo Hispano, Juan 17:20-26

 Miro hoy sobre nuestra congregación casi vacía, carente de ministerios, y se que no es esto lo que Dios a diseñado en los cielos para este lugar. La tarea es enorme y se que solo no podré. Se que necesitamos músicos, maestros, quienes visiten y evangelicen, quienes aconsejen, quienes administren.¿Dónde encontrarlos?¿Saldré a buscarlos entre las demás congregaciones? . No, se que están en mi comunidad los que Dios ha llamado para ser parte de esta congregación, y en quienes Él ha pensado como los obreros que hoy no tenemos. Sé que Él los conoce por nombre y aunque sus rostros no identifico, por la fe considero como si ya estuvieran.

Oro por mi comunidad, por los que han de creer, y especialmente por aquellos que Dios conoce por nombre para que, llenos del Espíritu y con sabiduría en su ánimo, podamos trabajar para hacer todo lo que Él nos ha mandado.

 El lider no puede trabajar solo, necesita rodearse de las personas idóneas para lograr el objetivo. ¿Donde encontrarlas? Es mi oración para que Dios las despierte aún dentro de aquellos que hoy están perdidos.

{
}
{
}

Deja tu comentario Llamados por nombre

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre