Avisar de contenido inadecuado

Ligeros de labios

{
}

Tus palabras pueden afectar gravemente la vida del otro, así que piensa bien antes de decirlas.

 Dice la Biblia: Lev 19:16 NVI  »No andes difundiendo calumnias entre tu pueblo, ni expongas la vida de tu prójimo con falsos testimonios. Yo soy el SEÑOR.

 Estas palabras van dirigidas a quienes acostumbran hablar de otros sin tener toda la información correcta, o a quienes premeditadamente hablan mentiras de su prójimo. Y el motivo es porque, con tal actitud, pueden llegar a dañar gravemente la calidad de vida del otro.

 1) HABLANDO MENTIRAS EN EL AT

Para entender la gravedad de tal actitud debemos prestar atención al verso anterior: Lev 19:15-16 NVI  »No perviertas la justicia, ni te muestres parcial en favor del pobre o del rico, sino juzga a todos con justicia.  (16)  »No andes difundiendo calumnias entre tu pueblo, ni expongas la vida de tu prójimo con falsos testimonios. Yo soy el SEÑOR.

 En las leyes dadas al pueblo de Israel, el juicio podía terminar desde con la expulsión hasta con la muerte del acusado. Y la suerte de este tenía mucho que ver con lo que algunos "declararan" en su juicio.

 De ahí que, el hablar sin tener toda la información o premeditadamente mintiendo, podía ir más allá de un momento de vergüenza y terminar siendo algo que afectara gravemente la vida del otro.

 Y es justamente esa última dimensión la que no consideramos al abrir ligeramente nuestra boca.

 CONCLUSIÓN

Uno que sufrió justamente por esto mismo fue Judas: Mat 27:3-4 NVI  Cuando Judas, el que lo había traicionado, vio que habían condenado a Jesús, sintió remordimiento y devolvió las treinta monedas de plata a los jefes de los sacerdotes y a los ancianos.  (4)  —He pecado —les dijo—porque he entregado sangre inocente. —¿Y eso a nosotros qué nos importa? —respondieron—. ¡Allá tú!

 Hay momentos de arrebato donde no meditamos en el potencial destructivo que conllevan nuestras palabras. Y si debemos de cuidarnos siendo ellas verídicas, ¡cuánto más cuando no tenemos certeza de su veracidad!

 La próxima vez que vaya a hablar de alguno tenga en cuenta que, tal vez sus palabras terminen tomando tal dimensión, que afecte la vida del otro de manera que no lo quería hacer.

{
}
{
}

Deja tu comentario Ligeros de labios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre