Avisar de contenido inadecuado

Lamentaciones

{
}

Cuando lo peor de nosotros no queremos que salga a la luz.

Lam 2:13-14 NTV ¿Qué puedo decir de ti? ¿Quién ha visto alguna vez semejante dolor? Oh hija de Jerusalén, ¿con qué puedo comparar tu angustia? Oh virgen hija de Sión, ¿cómo puedo consolarte? Pues tu herida es tan profunda como el mar. ¿Quién puede sanarte? 14 Tus profetas han declarado tantas tonterías; son falsas hasta la médula. No te salvaron del destierro exponiendo a la luz tus pecados. Más bien, te pintaron cuadros engañosos y te llenaron de falsas esperanzas.

Hay algo bueno para nosotros en la exhortación, mejor sería no despreciarla.

Heb 12:5-14/NTV  v 5 ¿Acaso olvidaron las palabras de aliento con que Dios les habló a ustedes como a hijos? Él dijo: «Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor y no te des por vencido cuando te corrija. v 6 Pues el SEÑOR disciplina a los que ama y castiga a todo el que recibe como hijo»*. (...) v 11 Ninguna disciplina resulta agradable a la hora de recibirla. Al contrario, ¡es dolorosa! Pero después, produce la apacible cosecha de una vida recta para los que han sido entrenados por ella.(...)v 14 Esfuércense por vivir en paz con todos y procuren llevar una vida santa, porque los que no son santos no verán al Señor.

{
}
{
}

Deja tu comentario Lamentaciones

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre