Avisar de contenido inadecuado

La ley

{
}

 En los tiempos que corren,¿es correcto seguir predicando acerca de la ley de Moisés?

 

En este momento puedo imaginarme el pensamiento de duda que en algunos se generará acerca de en que terminará esto, a los tales solo puedo decirles que creo firmemente que aún es necesario el seguir predicando acerca de la ley anunciada en el Antiguo Testamento.

 

Antes de comenzar el desarrollo cabe aclarar que no me refiero a la ley ceremonial ni a la ley civil contenida en las ordenanzas dadas a Moisés, sino que cada vez que haga mención a la ley me estaré refiriendo a la ley moral(los diez mandamientos , Éxodo 20).

 

Entonces, volviendo a nuestra pregunta deberíamos decir:¿es correcto en el presente siglo seguir predicando sobre los diez mandamientos?

 

Una vez más, mi opinión es un rotundo si, y para entenderlo veamos lo que Pablo tenía para decirnos sobre esto en su carta a la iglesia en Roma

 

Lo primero que deberíamos entender es el objetivo de aquella ley dada a Moisés. Pablo dijo: Rom 3:20 BNP  Por eso nadie será justificado ante Dios por haber cumplido la ley, ya que la ley se limita a hacernos conocer el pecado.

 

El argumento es sencillo, piense esto: usted a viajado a un país por primera vez y con limpia conciencia usted actúa como siempre. Pero de repente alguien lo detiene y le enseña las costumbres y ordenanzas propias de aquel lugar. Tal vez usted había violado alguna de ellas pero no se sentía culpable porque no lo sabía!. Ahora que usted tiene conciencia de las reglas de aquel lugar, cada vez que las transgreda sentirá la culpa que antes no sentía.

 

Mientras no había ley no había culpa (Rom 5:13 BNP  Antes de llegar la ley, el pecado ya estaba en el mundo; pero, como no había ley, el pecado no se tenía en cuenta.), pero ahora que hay ley dos cosas suceden:-sale a la luz lo elevado de las exigencias divinas, y lo inalcanzable que es para nosotros ser hallados perfectos por medio de ellas.

 

Observe lo que dice el verso de Rom.3:20"....se limita a hacernos conocer el pecado.".¿A que se debe que solo esté limitada a revelar el pecado y no a justificarnos delante de Dios? La respuesta está en nuestra debilidad:Stg 2:10-11 BLS  Si ustedes obedecen todas las leyes menos una de ellas, es lo mismo que si desobedecieran todas.  (11)  Porque el mismo Dios que dijo: «No seas infiel en el matrimonio», también dijo: «No matarás». Por eso, si eres fiel en el matrimonio, pero matas, eres culpable de haber desobedecido la ley de Dios.

 

Podemos decir que la ley tiene por objetivo revelar su condición de pecador al hombre ante un Dios que es tres veces santo.

 

¿Para que Dios entonces le dio la ley a Moisés y porqué creo que aún los diez mandamientos deben ser predicados? La respuesta Pablo la da en el verso siguiente:Rom 3:21-22 BAD  Pero ahora, sin la mediación de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, de la que dan testimonio la ley y los profetas.  (22)  Esta justicia de Dios llega, mediante la fe en Jesucristo, a todos los que creen...

 

Siendo expuesto a la luz de la ley el hombre debería reconocerse pecador, y entendiendo su incapacidad para alcanzar tan elevadas normas, quien realmente quiere restaurar su relación con el Padre celestial, con ansiedad debería buscar la forma, el camino que lo saque de tal condición.

 

Es en ese punto que el corazón está listo para ver en su verdadera dimensión el sacrificio que Cristo hizo en la cruz. Pablo lo afirmó al decir: Rom 5:20 TLA  La ley apareció para que el pecado se hiciera fuerte; pero si bien el pecado se hizo fuerte, el amor de Dios lo superó.

 

La ley vino a traer una mayor conciencia de pecado, que como un pesado manto oscuro cae sobre aquél que por ella es alcanzado.Pero a mayor oscuridad mayor contraste, mayor contraste con el amor sacrificial de Jesús que derramando su sangre inocente, abrió el camino para que el pecador arrepentido pueda, por fin, restaurar su dañada relación con el Padre.

 

Quien no caiga en la cuenta de su verdadera condición espiritual, poco atractivo encontrará en rendirse desesperadamente a los pies de Jesús. Es por ello que creo firmemente que aún hoy es necesario predicar de la ley moral de Moisés para que de esa manera las personas puedan reconocerse pecadoras y correr al único que las justifica delante del Padre, Jesús de Nazaret.

 

En el libro "Ganadores de hombres", de C.H.Spurgeon, encontramos registrados estos pensamientos del famoso predicador:"Es preciso hacer saber al hombre que perecerá eternamente a menos que la divina gracia le arranque de su enemistad contra Dios; y es necesario que se le recuerde la soberanía de Dios; que Dios no está obligado a sacarlo del estado en que se encuentra, que sería justo y razonable que Dios le dejara en tal condición, que el hombre no tiene ningún mérito que alegar ante Dios, y que no puede reclamarle nada; y que si ha de ser salvo, debe ser por gracia y únicamente por gracia. La labor del predicador es hundir a los pecadores en el más profundo desamparo, para que de este modo, se vean obligados a acogerse al único que les puede salvar." pag.15,16

 

La predicación hoy en día ha tomado características que a veces la alejan de estos conceptos. Nadie se aferrará con desespero de Aquél que los puede salvar mientras no tenga conciencia de su pecado.

 

El predicar aún de los diez mandamientos llevará a los hombres a sentirse como en el fondo de un pozo, de donde solo podrán salir si ponen su fe en Jesús.

 

Termino con la nota del Comentario de Matthew Henry sobre este pasaje bíblico:Gál 3:24 BAD  Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo, para que fuéramos justificados por la fe.

 

" Los terrores de la ley suelen ser usados por el Espíritu que produce convicción, para mostrar al pecador que necesita a Cristo, para llevarle a confiar en sus sufrimientos y méritos, para que pueda ser justificado por la fe"

{
}
{
}

Deja tu comentario La ley

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre