Avisar de contenido inadecuado

La bendición

{
}

La provisión de Dios debe ser vista desde la obediencia.

Dice la Biblia: Éxo 16:2-4 TLA Allí en el desierto todos los israelitas comenzaron a quejarse de Moisés y de Aarón. (3) Les decían: «Ustedes nos han traído a este desierto para matarnos de hambre. Hubiera sido mejor que Dios nos quitara la vida en Egipto. Allá por lo menos teníamos ollas llenas de carne, y podíamos sentarnos a comer hasta quedar satisfechos». (4) (4-5) Entonces Dios le dijo a Moisés: «Voy a hacer que del cielo les llueva comida todos los días, pero la gente recogerá sólo lo necesario para cada día. El día sexto podrán recoger el doble. Voy a ver si me obedecen o no».

La provisión sobrenatural ellos la llamaron maná, un pan blanco y dulce que cada mañana se encontraba sobre el campo. Y si bien era un acto de gracia divino, debía ser tomado con la preocupación de una actitud obediente a los mandatos dados.

Éxo 16:20 TLA Sin embargo, algunos israelitas no le hicieron caso y guardaron parte de aquel pan para el día siguiente. ¡Pero el pan que guardaron se llenó de gusanos y olía muy mal! Por eso Moisés se enojó mucho con ellos.

La Palabra está llena de promesas que nos hablan de la provisión de Dios, y seguramente las conocemos, pero creo que descuidamos el aspecto de la obediencia a las ordenanzas que rodean a estas promesas: la atención al pobre, el cumplimiento de promesas, una administración cuidada bajo conceptos como el de no ser avaro, fiador o usurero; la generosidad, el apoyo a los programas y mantenimiento de las congregaciones, etcétera.

La provisión de Dios es real pero siempre habrá un mandato que ponga a prueba nuestra fe. Busque la bendición, pero hágalo desde la obediencia.

{
}
{
}

Deja tu comentario La bendición

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre