Avisar de contenido inadecuado

Influenciando en Dios

{
}

En el confiar en Dios, el seguidor de Cristo, nunca se verá traicionado.

 Muchas son las "voces" que nos desalientan en el hacer esfuerzos por buscar en Dios la ayuda que necesitamos, pero la verdad es que la Biblia nos anima a ello. Mat 7:7-8 NT Besson  Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá,  (8)  porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

 Toda acción dirigida a Dios no quedará sin su respuesta, y aún así... ¡cuánto nos cuesta esperar en Él! Confíe, Dios no le dejará avergonzado.

 1) INFLUENCIANDO EN ÉL

 Uno de los conceptos que deberíamos de guardar en nuestro corazón es el de que Dios no es indiferente a nuestra necesidad.

 Pareciera ser que la idea de humildad se mezcla, en algunos, con la de insignificancia, y eso no está bien. Que debamos ser humildes no significa que no tengamos significación o valor para Dios, por el contrario, ahora como cristianos somos muy valiosos por causa del precio de nuestra redención.

 Entonces, siendo esta nuestra condición ante Él, es lógico pensar que todo lo que tiene que ver con nuestra vida, tiene algún grado de influencia ante Dios, por lo cual es de esperar que no quede indiferente ante nuestro clamor, y de ahí la esperanza de recibir su auxilio en el momento más indicado.

Heb 4:16 TLA  Así que, cuando tengamos alguna necesidad, acerquémonos con confianza al trono de Dios. Él nos ayudará, porque es bueno y nos ama.

 2) MANTENIENDO VIVA LA FE

Estas palabras quieren ser algo más que un simple estímulo, y es que hay cierta gravedad en el dejar de creer que somos importantes para Dios y que tenemos influencia en Él.

Cuando dejamos de creer que Dios no es indiferente a nuestra necesidad, empezamos a transitar un camino que terminará muy mal. Jesús quiso advertirnos de esto cuando dijo:

 Luc 18:2-8 PDT  Les dijo: "En un pueblo había un juez que no tenía temor de Dios y tampoco le importaba lo que pensaran los demás.  (3)  En ese pueblo había también una viuda. Ella le insistía al juez y le decía: 'Hay un hombre que me está haciendo daño. ¡Pido justicia!'  (4)  Por un tiempo, el juez no quiso ayudarla, pero después se dijo a sí mismo: 'No temo a Dios y tampoco me importa lo que piensen los demás,  (5)  pero ayudaré a esta viuda. Si no lo hago, me seguirá molestando y me hará la vida insoportable'".  (6)  Entonces el Señor dijo: "Fíjense en lo que dijo el juez malo.  (7)  El pueblo de Dios clama a él de día y de noche, y él siempre hará justicia para su pueblo y no tardará en darle lo que necesita.  (8)  Les aseguro que Dios hará justicia rápidamente para defenderlos. Pero cuando el Hijo del hombre venga a la tierra, ¿encontrará aquí gente que crea en él?"

 Dios ha prometido no dejar avergonzado a cuantos en Él confían, y así lo ha demostrado a lo largo de la historia, pero parece ser que muchos empezarán a dudar de esto sobre los últimos tiempos, al punto que la fe estará en riesgo de extinción.

 CONCLUSIÓN

 "Pedir...buscar...llamar" es el desafío, y el estímulo es que, a quien pide, se le dará, quién busca, encontrará, y a quien llama, se le abrirá. Es decir, quien ponga en Dios su esperanza, hallará la respuesta.

 No creas que seas insignificante ante Dios, y no permitas que tu fe se acerque a la "extinción". Confía, Dios no te dejará avergonzado.

 Sal 25:3 NBLH  Ciertamente ninguno de los que esperan en Ti será avergonzado; Sean avergonzados los que sin causa se rebelan.

{
}
{
}

Deja tu comentario Influenciando en Dios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre