Avisar de contenido inadecuado

El hijo inmaduro

{
}

 Es la inmadurez en el hijo un gran obstáculo para la relación con sus padres. Cuando el espíritu de rebeldía se apodera de él, no importarán los argumentos de que la corrección es para su propio bien.

 Es común que pasado los años, y luego de haber caído en algún que otro pozo del que se nos quiso librar, con arrepentimiento miremos aquellos años y pensemos: "...porque no habré escuchado...".

La sana relación entre padres e hijos fue diseñada en el corazón de Dios, y encontró inspiración en la relación que el Padre celestial quiere tener con los hijos en la fe.

Es el propósito de estas palabras el levantar una bandera de advertencia contra la misma inmadurez  que caracterizó a  los primeros para que no tenga que llegar el día en que, por haber caído en los peligros de los que se nos quiso librar,  nos encontremos diciendo:"...porque  no habré escuchado.."

Siendo que todos somos criaturas de Dios, es decir, creados por Él, no significa que somos hijos de Él. Esta condición de hijo es por medio de la fe en Jesús.Jua 1:12-13 RV60  Mas a todos los que le recibieron,  a los que creen en su nombre,  les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;  (13)  los cuales no son engendrados de sangre,  ni de voluntad de carne,  ni de voluntad de varón,  sino de Dios.

Ser parte de una familia cristiana no nos hace hijos de Dios; tener el deseo y la buena voluntad de estar en paz con Dios, no nos hace hijos de Dios. Emprender caminos que filosóficamente argumentan que nos acercan a Dios, no nos hacen hijos de Él. Guardar una elevada moral y un fuerte compromiso con la familia y la sociedad, no me hacen un hijo de Dios. Solo hay una forma de serlo y es por medio de la fe en Jesús. Rom 10:1-4 BLS  Hermanos en Cristo, con todo mi corazón deseo y pido a Dios que él salve del castigo a los israelitas.  (2)  Estoy seguro de que ellos tienen muchos deseos de servir a Dios, pero no saben cómo hacerlo.  (3)  No comprenden que sólo Dios nos puede declarar inocentes. Por eso han tratado de hacer algo para que Dios los acepte. En realidad, han rechazado la manera en que Dios quiere aceptarlos.  (4)  Dios ya no nos acepta por obedecer la ley; ahora sólo acepta a los que confían en Cristo...

Al poner nuestra confianza en Jesús podemos tener la seguridad de que hemos pasado a ser parte de su familia.Gál 4:4-7 NVI  Pero cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo,  nacido de una mujer,  nacido bajo la ley,  (5)  para rescatar a los que estaban bajo la ley,  a fin de que fuéramos adoptados como hijos.  (6)  Ustedes ya son hijos.  Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo,  que clama:  "¡Abba!  ¡Padre!"  (7)  Así que ya no eres esclavo sino hijo;  y como eres hijo,  Dios te ha hecho también heredero.

También dice la Biblia:Gál 3:26 NVI  Todos ustedes son hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús,

Habiendo afirmado el concepto de paternidad divina quisiera, ahora si, entrar en el motivo de estas palabras. Gran obstáculo es entre padres e hijos el que estos últimos no acepten la corrección amorosa  de  quienes solo quieren lo mejor para ellos y, de igual manera, gran obstáculo es entre Dios y quien diga ser su hijo cuando la misma rebeldía le impulsa a tener la misma actitud.

No todos los padres son dignos de confiar en cuanto a sus intenciones, pero dice Aquél  quien "...no es hombre para que se arrepienta"(1Sam.15:29), que:Isa 49:15-16 RV60  ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz,  para dejar de compadecerse del hijo de su vientre?  Aunque olvide ella,  yo nunca me olvidaré de ti.  (16)  He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida;...

Así de firme es el amor de Dios por sus hijos. Amor que solo quiere lo mejor para ti, lo cual te fue revelado en el sacrificio de Cristo en la cruz.Jua 15:13 RV60  Nadie tiene mayor amor que este,  que uno ponga su vida por sus amigos.

En esto, todos encontramos estímulo, pero deberíamos saber que tal amor tiene sus aristas y el no aceptarlas evidencia la adolescente inmadurez de quienes no han llegado a la madurez.

Dice el libro de Hebreos, eje central de estos pensamientos, que:Heb 12:3-9 BLS  Piensen en el ejemplo de Jesús. Mucha gente pecadora lo odió y lo hizo sufrir, pero él siguió adelante. Por eso, ustedes no deben rendirse ni desanimarse,  (4)  pues en su lucha contra el pecado todavía no han tenido que morir como él.  (5)  Pero ustedes parecen haberse olvidado ya del consejo que Dios les da a sus hijos en la Biblia:"Hijo mío, no tomes mis correcciones como algo sin importancia. Ni te pongas triste cuando yo te reprenda.  (6)  Porque yo corrijo y castigo a todo aquel que amo y que considero mi hijo".  (7)  Si ahora ustedes están sufriendo, es porque Dios los ama y los está corrigiendo como si fueran sus hijos. Porque no hay un padre que no corrija a su hijo.  (8)  Si Dios no los corrige, como lo hace con todos sus hijos, entonces ustedes no son en verdad sus hijos.  (9)  Cuando éramos niños, nuestros padres aquí en la tierra nos corregían, y nosotros los respetábamos. Con mayor razón debemos obedecer a Dios, que es nuestro Padre que está en el cielo, pues así tendremos vida eterna.

Difícil es amalgamar, para algunos, la idea de un padre amoroso con la de un padre que corrige, pero una cosa no está en oposición con la otra.

"Jerónimo dijo una paradoja que encierra un gran verdad: "La peor ira de Dios sería que dejara de enfadarse con nosotros cuando pecamos.» Quería decir que el supremo castigo sería que Dios nos dejara por imposibles. El cristiano sabe que "la mano del Padre nunca causará a Su hijo una lágrima innecesaria», y que todo vale para hacerle a uno más sabio y mejor persona. Dejaremos de compadecernos de nosotros mismos si recordamos que no hay disciplina de Dios que no venga del manantial de Su amor y que no sea para nuestro bien."  comentario al n.t. William Barclay, Hebreos 12:5-11

 Dice el comentario de la Biblia del Diario Vivir sobre este pasaje:"¿Quién ama más a sus hijos, el padre que les permite hacer lo que les causa daño o el que los corrige, disciplina y castiga para ayudarles a aprender lo que es correcto? Nunca es agradable ser corregido y disciplinado por Dios, pero su disciplina es un indicio de su amor profundo por nosotros. Cuando Dios le corrige, tómelo como una prueba de su amor y pídale que le muestre lo que está tratando de enseñarle."

 De diferentes formas podemos reaccionar ante esta manifestación de amor, pero de seguro la más indicada será aquella en la cual el propósito de la misma se pueda cumplir en nosotros. Ni la rebeldía, ni la autocompasión, ayudarán a que seamos perfeccionados como fruto de esta corrección.

 Leímos antes que "... la mano del Padre nunca causará a Su hijo una lágrima innecesaria.". Hay un propósito más elevado detrás de la corrección. El autor de la carta lo expresa así:Heb 12:10 BL95  Nuestros padres nos corregían sin ver más allá de la vida presente, tan corta, mientras que El mira a lo que nos ayudará a alcanzar su propia santidad.

 Los buenos ojos de Dios miran nuestro presente y también nuestro futuro, aún aquel que es eterno. Y en ese conocimiento va corrigiendo nuestro andar para que lo mejor sea la meta en nuestro peregrinar.

"Dios puede dejar solos a los demás en sus pecados, pero corregirá el pecado en sus propios hijos. Actúa en esto como corresponde a un padre... La corrección de Dios no es condenación; el castigo puede ser soportado con paciencia y fomenta grandemente la santidad."  Comentario de la Biblia Matthew Henry, Hebreos 12:1-11

 Hay temas que significan un avance en la madurez, y éste es uno de ellos.

Por medio de la fe en Jesús, tu y yo, somos hechos hijos de Él.2Co 6:18 BAD  «Yo seré un padre para vosotros, y vosotros seréis mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso.»

 En esa paternidad está dispuesto a hacer cualquier cosa por tu bienestar. Estuvo dispuesto a permitir que su único Hijo muriera en la cruz por tu salvación, y también está dispuesto hoy a corregirte. Aceptar uno y no el otro es parte del gran obstáculo que la inmadurez coloca en nuestra relación con Dios.

 Heb 12:11-13 DHH  Ciertamente, ningún castigo es agradable en el momento de recibirlo, sino que duele; pero si uno aprende la lección, el resultado es una vida de paz y rectitud.  (12)  Así pues, renueven las fuerzas de sus manos cansadas y de sus rodillas debilitadas,  (13)  y busquen el camino derecho...

{
}
{
}

Deja tu comentario El hijo inmaduro

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre