Avisar de contenido inadecuado

Habeís ayunado por mí?

{
}

Si realmente estás pensando en Dios, más que guardar formas de religión, guardaras la obediencia a Su Palabra.

 Aquellos hicieron una simple pregunta pero la respuesta dejó al descubierto su profunda hipocresía. Zac 7:4-5 NVI  Vino entonces a mí esta palabra de parte del SEÑOR Todopoderoso: (5)  «Dile a todo el pueblo de la tierra, y también a los sacerdotes: “Cuando ustedes ayunaban y se lamentaban en los meses quinto y séptimo de los últimos setenta años, ¿realmente ayunaban por mí?

 Hacer algo con apariencia de piedad no significa el realmente vivirla. Tenga cuidado, porque muchas son las formas de religión que hoy guardamos pero no necesariamente significa que su corazón esté vuelto a Dios. Si realmente estás pensando en Dios, además de las formas de la religión, te esforzarás por vivir conforme a esa religión.

 1) LA HIPOCRESÍA

La denuncia de Dios era simple: si realmente sus pensamientos estaban puestos en Dios, además de guardar los ritos o formas de la religión, también (por no decir: "principalmente") sus vidas darían testimonio de ello, pero en este caso, eso no era así.

 Zac 7:3-12 DHHe (D)  a preguntarles a los profetas y a los sacerdotes del templo del Señor todopoderoso: “¿Habremos de seguir guardando luto y ayuno el quinto mes de cada año, tal como lo hemos hecho hasta ahora?”  (4)  Entonces el Señor todopoderoso se dirigió a mí y me dijo:  (5)  “Di a todo el pueblo del país y a los sacerdotes: ‘Vosotros ayunáis y guardáis luto el quinto y el séptimo mes desde hace setenta años, pero no lo hacéis para honrarme a mí; ...(8)  El Señor se dirigió al profeta Zacarías y le dijo:  (9)  “Esto es lo que yo ordeno: Sed rectos en vuestros juicios, y bondadosos y compasivos unos con otros.  (10)  No oprimáis a las viudas, ni a los huérfanos, ni a los extranjeros, ni a los pobres. No penséis en cómo haceros daño unos a otros.”(11)  Pero el pueblo se negó a obedecer. Todos volvieron la espalda y se hicieron los sordos.  (12)  Endurecieron su corazón como el diamante, para no escuchar la enseñanza y los mandatos que el Señor todopoderoso comunicó por su espíritu, por medio de los antiguos profetas. Por eso, el Señor se enojó mucho

 Por medio de Isaías también se dijo que: Isa 58:3-11 DHHe (D) ...El día de ayuno lo dedicáis a hacer negocios y a explotar a vuestros trabajadores;  (4)  el día de ayuno lo pasáis en disputas y peleas y dando golpes criminales con los puños. Un día de ayuno así, no puede lograr que yo escuche vuestras oraciones.  (5)  ¿Creéis que el ayuno que me agrada consiste en afligirse, en agachar la cabeza como un junco y en acostarse entre ásperas ropas, sobre ceniza? ¿Eso es lo que vosotros llamáis ‘ayuno’ y ‘día agradable al Señor’?  (6)  Pues no lo es. El ayuno que a mí me agrada consiste en esto: en que rompas las cadenas de la injusticia y desates los nudos que aprietan el yugo; en que dejes libres a los oprimidos y acabes con toda tiranía;  (7)  en que  compartas tu pan con el hambriento y recibas en tu casa al pobre sin techo; en que vistas al que no tiene ropa y no dejes de socorrer a tus semejantes.  (8)  Entonces brillará tu luz como el amanecer y tus heridas sanarán muy pronto. Tu rectitud irá delante de ti y mi gloria te seguirá.  (9)  Entonces, si me llamas, yo te responderé;

si gritas pidiendo ayuda, yo te diré: ‘Aquí estoy.’ Si haces desaparecer toda opresión, si no insultas a otros ni les levantas calumnias,  (10)  si te das a ti mismo en servicio del hambriento, si ayudas al afligido en su necesidad, tu luz brillará en la oscuridad, tus sombras se convertirán en luz de mediodía.  (11)  Yo te guiaré continuamente, te daré comida abundante en el desierto, daré fuerza a tu cuerpo y serás como un jardín bien regado, como un manantial al que no le falta el agua.

 CONCLUSIÓN

Hay una tendencia natural a reducir nuestra relación con Dios a la observancia de diferentes formas, ritos, tradiciones, que la historia de la Iglesia ha ido adoptando. No están muchas de ellas mal, y no estoy escribiendo en su contra, lo que sí está mal es limitar nuestra experiencia con Dios a ellas nada más.

 Mat 23:23 RV1960 (T)  ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

 Si decimos que nuestros pensamientos están en Dios, de seguro haremos ayunos, daremos ofrendas, dedicaremos tiempo a servir, nos involucraremos con la misión de la Iglesia, y muchas otras cosas más. Pero si verdaderamente nuestros pensamientos están puestos en Dios, principalmente habrá una transformación de nuestra vida que dará testimonio de lo genuino de tal decisión.

 Miq 6:6-8 NVI  ¿Cómo podré acercarme al SEÑOR y postrarme ante el Dios Altísimo? ¿Podré presentarme con holocaustos o con becerros de un año?  (7)  ¿Se complacerá el SEÑOR con miles de carneros, o con diez mil arroyos de aceite? ¿Ofreceré a mi primogénito por mi delito, al fruto de mis entrañas por mi pecado?  (8)  ¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el SEÑOR: Practicar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios.

{
}
{
}

Deja tu comentario Habeís ayunado por mí?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre