Avisar de contenido inadecuado

Una gran estupidez

{
}

La aflicción acerca algunos a Dios, a otros los aleja.

Apocalipsis es una revelación deslumbrante de la culminación de los planes divinos con la exaltación de Cristo y de su Iglesia, pero también lo es de las aflicciones que están reservadas para ese tiempo futuro.

Sin ánimo de poner fechas, tiempos u otras cosas que fomentan las más variadas interpretaciones, quiero destacar una actitud, que será, que fue y que es, para perjuicio de muchos de nosotros. Apo 16:11 NVI y, por causa de sus padecimientos y de sus llagas, maldecían al Dios del cielo, pero no se arrepintieron de sus malas obras.

La aflicción, si no ablanda el corazón, lo endurece, y así muchos están pero contra Dios.

1) JUSTA AFLICCIÓN

Enmarcado en una serie de siete plagas que azotarán la rebelde humanidad, Juan escucha lo siguiente: Apo 16:7 NBLH También oí al altar, que decía: "Sí, oh Señor Dios Todopoderoso, verdaderos y justos son Tus juicios."

Difícil es para nosotros reconocer esto, pero quien conoce el mensaje de amor y salvación de Jesucristo, sabe que en el rechazarlo hay muy serias consecuencias, y entre ellas, estas. Jua 3:36 NBLH "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él."

El punto es que muchas de nuestras aflicciones presentes y futuras, son el resultado de nuestras propias malas decisiones, en cuanto a Dios, como en cuanto a la vida. Y una vez que estamos sufriendo, en lugar de reconocer nuestro error, algunos se vuelven enojados contra Dios.

2) LA CULPA SOBRE ÉL

Apo 16:9 PDT Los seres humanos sufrieron graves quemaduras, pero no cambiaron su forma de pensar ni de vivir. No glorificaron a Dios, quien controla esas plagas, sino que maldijeron su nombre.

Observe la doble respuesta del necio que no reconoce que por su propia mano sufre lo que sufre:

2.1) No cambia de rumbo

Apo 9:20-21 NVI El resto de la humanidad, los que no murieron a causa de estas plagas, tampoco se arrepintieron de sus malas acciones ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, plata, bronce, piedra y madera, los cuales no pueden ver ni oír ni caminar. (21) Tampoco se arrepintieron de sus asesinatos ni de sus artes mágicas, inmoralidad sexual y robos.

2.2) Culpa a Dios de su suerte

Apo 16:21 PDT Sobre la gente cayó granizo del cielo que pesaba cerca de cuarenta kilos. La gente maldijo a Dios por esa tremenda tormenta de granizo.

Entienda esto, estas plagas son la respuesta a las decisiones de quienes, rechazando a Cristo, se hacen enemigos de Dios. Y ahora que sufren la suerte que ellos mismos escogieron, no solo no cambian, sino que le echan la culpa a Él

CONCLUSIÓN

En un sentido limitado al libro de Apocalipsis, si no quiere ser blanco de la ira de Dios, tome la sabia decisión de creer en Jesús como su Señor y Salvador.

En un sentido más amplio, piense bien cuando busque culpables de que las cosas no le salen bien. Tal vez el único culpable sea usted mismo y en el cambiar el rumbo estará la solución. Pro 19:3 PDT Hay gente insensata que arruina su vida ella misma, pero luego le echa la culpa a Dios.

{
}
{
}

Deja tu comentario Una gran estupidez

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre