Avisar de contenido inadecuado

Una gran cosecha

{
}

Son algunos pensamientos sobre como tener una economía próspera

Dice la Biblia: 2Co 9:10-11 DHHe (D) Dios, que da la semilla que se siembra y el alimento que se come, os dará todo lo necesario para vuestra siembra, y la hará crecer y hará que vuestra generosidad produzca una gran cosecha. (11) Así tendréis toda clase de riquezas y podréis dar generosamente (...)

Sin condenarnos por la avaricia, es cierto que la Biblia nos habla de tener todo lo "suficiente" para nuestra vida. Lograr ese nivel de prosperidad es el fin de estas palabras, solo que debemos atender estos pensamientos:

-De principio a fin, prosperamos por el favor de Dios. 2Co 9:10-11 DHHe (D) Dios, que da la semilla que se siembra y el alimento que se come (...)

Entendiendo la semilla como el principio del proceso productivo, y el alimento como el fin del mismo, es claro que todo el proceso de prosperidad es dado por Dios. Cualquier otra jactancia es caer en un error que nos condena.

-Aunque la prosperidad viene de Dios, a nosotros nos toca trabajar. 2Co 9:10-11 DHHe (D) Dios,(...) os dará todo lo necesario para vuestra siembra,

"Siembra" refiere al acto de esparcir la semilla como al boleo, es decir, la acción de trabajar. Sin trabajo no hay prosperidad, y esto algún perezoso debería de saber.

-La prosperidad viene cuando somos generosos. 2Co 9:11 NVI Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios.

La expresión "para qué" define el propósito de nuestra prosperidad y cuando ello no se cumple, por qué habríamos de recibir lo que para ese fin nos sería dado.

Una economía próspera es posible, solo que es necesario atiendas lo que antes escribimos.

{
}
{
}

Deja tu comentario Una gran cosecha

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre