Avisar de contenido inadecuado

Un fuego destructivo en nuestro interior

{
}

Reprimir las emociones no es algo bueno 
 
Dice la Biblia: Sal 39:1-2 DHHe (D)  Yo había prometido cuidar mi conducta, y no pecar con mi lengua, y poner freno a mis labios mientras hubiera malvados delante de mí. (2)  Y me hacía el mudo: no decía nada. ¡Ni siquiera hablaba de lo bueno !Pero mi dolor iba en aumento; (3) ¡el corazón me ardía en el pecho!.. 
 
Las dudas sin resolver tienen un efecto destructivo en el ánimo del ser humano, y aún en el creyente. Eso le pasó a David, hasta que abrió sus labios y se confesó ante Dios. Sal 39:3-4 DHHe (D) ...Pensando en ello, un fuego se encendió dentro de mí, y dije entonces con voz fuerte:  (4)  “Señor, hazme saber qué fin tendré y cuánto tiempo voy a vivir; ¡quiero saber cuán breve será mi vida! 
 
Más allá del tema que inquietaba a David, este es el punto: no esconda sus emociones a Dios porque de hacerlo usted se sentirá mal. 

{
}
{
}

Deja tu comentario Un fuego destructivo en nuestro interior

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre