Avisar de contenido inadecuado

El fruto de nuestros labios

{
}

Cuídese de no andar murmurando, Dios ya mostró cuanto ello le desagrada.

 En cierto momento de la vida de Israel sucede que: Núm 12:13-15 TLA  Entonces Moisés le pidió a Dios que sanara a María,  (14)  y Dios le contestó:—Si su padre le hubiera escupido en la cara, sería tal su vergüenza que ella tendría que quedarse siete días fuera del campamento. Pues bien, ese será su castigo. (15)  Así que María estuvo fuera del campamento siete días, y en todo ese tiempo el campamento no se movió de su lugar.

 Lo que hizo María fue de tal magnitud que Dios mostró su desaprobación tratándola como "si su padre le hubiera escupido la cara". Que Dios muestre tal rechazo sobre nosotros no es bueno, y todo porque aquella mujer se dispuso a murmurar.

 Andar hablando de más es parte de nuestra existencia y el advertirle para que se cuide de ello, es el propósito de estas palabras.

 1) LA MURMURACIÓN

Dice la Biblia: Núm 12:1-2 TLA  María y Aarón hablaban mal de su hermano Moisés porque se había casado con una mujer que no era hebrea sino etíope.  (2)  Y dijeron: «¿Acaso Dios le ha hablado sólo a Moisés? También nos ha hablado a nosotros». Dios oyó lo que habían dicho,

 Aquellas palabras no fueron adecuadas y la prueba estuvo en la reacción divina.

 Núm 12:5-10 TLA  Dios bajó en la columna de nube y se puso a la entrada del santuario; llamó entonces a Aarón y a María, y cuando ellos se acercaron  (6)  (6-8) les dijo:«Óiganme bien. ¿Por qué se atreven a hablar mal de Moisés? …(9)  Y Dios se alejó de ellos porque estaba muy enojado.  (10)  Y resulta que cuando la nube se apartó del santuario, a María le dio lepra. ¡La piel se le puso blanca como la nieve!

 Ante esto, la reacción de sus hermanos fue la esperada: pedirle a Dios que la sanara, pero había algo que el pueblo de Israel necesitaba entender.

 2) ESCUPIR EN LA CARA

Dice: Núm 12:14 DHHe (D)  Y el Señor le respondió: “Si su padre le escupiera en la cara, quedaría deshonrada durante siete días. Pues entonces, que la expulsen del campamento durante siete días, y después podrá volver.”

 Dios no le escupió en la cara literalmente, pero a causa de ser expulsada siete días del campamento,... ¡fue como si lo hubiera hecho!

 "Los judíos, en común con todos los pueblos de Oriente, parecen haber tenido un intenso horror de escupir, y que un padre expresara su desagrado escupiendo en la persona de uno de sus hijos, o aun en el suelo en su presencia, separaba a aquel hijo como inmundo de entre la sociedad por siete días. " Comentario Jamieson-Fausset-Brown, Num.12:14

 ¿Qué es lo que quiero decir? No hay dudas de lo siguiente: Dios ve con desagrado a aquél de sus hijos que se entrega a la murmuración.

 CONCLUSIÓN

En el nuevo testamento dice:

 Mat 12:33-37 NVI  »Si tienen un buen árbol, su fruto es bueno; si tienen un mal árbol, su fruto es malo. Al árbol se le reconoce por su fruto.  (34)  Camada de víboras, ¿cómo pueden ustedes que son malos decir algo bueno? De la abundancia del corazón habla la boca.  (35)  El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón saca el bien, pero el que es malo, de su maldad saca el mal.  (36)  Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado.  (37)  Porque por tus palabras se te absolverá, y por tus palabras se te condenará.»

 No creo que tenga que decir algo más de lo que ya está dicho: la murmuración, el chismerío, la mentira, y tantas otras palabras malas que salen de nuestra boca, nos hace blanco del rechazo divino, y esto porque ellas dan evidencia de lo que hay en nuestro corazón.

 Pro 12:22 NVI  El SEÑOR aborrece a los de labios mentirosos, pero se complace en los que actúan con lealtad.

 Cuídese de no andar murmurando, Dios ya ha mostrado cuanto ello le desagrada.

{
}
{
}

Deja tu comentario El fruto de nuestros labios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre