Avisar de contenido inadecuado

La felicidad del administrador

{
}

Sea pastor, apóstol, o cualquier otro título, quien tenga a su cargo el cuidado de otros creyentes en Dios, debería recordar que además es un administrador.

 Hablando de sí mismo, Pablo dice algo que creo alcanza a toda autoridad de la Iglesia. Y lo que dijo fue: 1Co 4:1 RV1960 (T) Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios.

 Hay un concepto que quiero ligar al del administrador, y es el de que este no trabaja para sí.

 1) EL ADMINISTRADOR

Podemos definirlo como: "...uno que gobierna una casa (Gál_4:2), denota a un siervo superior responsable de la administración de la casa, de la dirección de los otros siervos, y del cuidado de los hijos menores de edad." Dicc. Vine N.T. G3623

 Sobre esto podemos decir que, el administrador...

 1.1) Gobierna, pero no es dueño

He aquí lo primero, el administrador gobierna una casa, ¡pero una casa que no es suya!

 En otras palabras, quien esté al frente de una congregación, denominación, o movimiento, debería recordar que esa "casa" en realidad no le pertenece a él sino, en este caso, a Dios.

 1.2) Gobierna, pero para otro

El acto de dirigir, supervisar, conlleva la idea de un objetivo. Donde no hay metas no es necesario la dirección ni la supervisión ( esto también es un problema entre los administradores cristianos).

 La pregunta es, ¿cuáles son esos objetivos o metas? Bueno, entendiendo que no somos dueños de la "casa", los mismos solo pueden venir de un solo lugar, del propietario, el cual es Dios.

Hch 20:28 PDT  "Tengan cuidado de ustedes mismos y cuiden a toda la gente que Dios les ha dado. El Espíritu Santo les dio el trabajo de cuidar a este rebaño como pastores de la iglesia de Dios. Esta es la iglesia que Dios compró pagando con la sangre de su propio hijo.

 El punto es que, como administradores, debemos dirigir y supervisar para que la Iglesia, denominación, o movimiento, adquiera la "forma" que Dios quiere que tome. Lo cual debería llevarnos a preguntar: ¿cuál es Su plan o Su "diseño" para esta casa que administro? En  lugar de intentar llevarla a lo que a nosotros nos parece que debería ser.

 CONCLUSIÓN

 Si Dios te ha puesto al frente de Su obra y te ha dado autoridad sobre ella, no olvides que administras algo que no es de tu propiedad, y que el objetivo no es el que a ti te parece, sino el que le parece a Él.

 Mat 24:45-47 TLA  »¿Quién es el sirviente responsable y atento? Es aquel a quien el amo deja a cargo de toda su familia, para darles de comer a su debido tiempo.  (46)  ¡Qué feliz es el sirviente si su dueño lo encuentra cumpliendo sus órdenes!  (47)  Les aseguro que el dueño lo pondrá a administrar todas sus posesiones. 

{
}
{
}

Deja tu comentario La felicidad del administrador

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre