Avisar de contenido inadecuado

Exigir lo que no nos exigimos

{
}

Ser juez de la conducta de otros implica un grave riesgo porque en ello podemos estar condenándonos a nosotros mismos.

Enseñaba Jesús a la multitud y dijo: Mat 7:1-2 NVI No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes.  (2)  Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.

¿Debemos de evaluar o no la conducta de otros?¿No hacerlo no sería caer en el permisivo relativismo moral en que las sociedades toleran aún lo intolerable?. Trataremos de entender esto.

JUZGAR O NO JUZGAR

El apóstol Pablo aconsejó a la iglesia en Corinto que:1Co 5:9-12 TLA  En la carta que les escribí antes, les ordené que no tuvieran nada que ver con las personas que tienen relaciones sexuales prohibidas.  (10)  No quise decir que se apartaran totalmente de ellas, pues para no juntarse con personas así ustedes tendrían que salir de este mundo. No podrían apartarse totalmente de los que siempre desean más de lo que tienen, ni de los ladrones, ni de los que adoran a los ídolos, ni de los borrachos o de los que hablan mal de los demás.  (11)  Lo que quise decir fue que no deben tener amistad con los que dicen que son cristianos pero, en realidad, son unos malvados. Con personas así, ni siquiera deben sentarse a comer.  (12)  A mí no me toca juzgar a los que no son de la iglesia. Ya Dios los juzgará. Pero ustedes sí deben juzgar a los de la iglesia, y hacer lo que dice la Biblia: «Echen lejos de ustedes al pecador.»

Por otro lado Jesús enseñó que se debía juzgar la conducta de los que se decían ser hombres de Dios. Mat 7:15-16 RV1960 (T)  Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.  (16)  Por sus frutos los conoceréis....

Evaluar la conducta de otros es algo bíblico pero no cuando esa crítica se vuelve severa, injusta e inconsecuente.

SEVERIDAD E INCONSECUENCIA

Dijo a continuación Jesús: Mat 7:3-4 RV1960 (T)  ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?...

La severidad radica en exigir al otro lo que no me exijo a mi mismo. Es decir, no tolero la pequeña falta(como una paja seca) en el otro pero si tolero el tremendo pecado (imagen de la viga de madera que se utiliza para sostener paredes o construcciones) en mi mismo.

… (4) ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?

Falta de consecuencia radica en volverse un maestro para otros basado en principios que en realidad no aplico en mi propia vida. Aunque los principios sean validos no está autorizado a juzgar por causa de que no los vive.

Exigir a otros lo que no nos exigimos a nosotros mismos, y ser maestro para otros pero no para nosotros mismos, es un mal tan corriente hoy como lo fue ayer. Rom 2:21-24 TLA  Pero, ¿cómo pueden enseñar a otros, si ustedes mismos no aprenden primero? ¿Cómo pueden enseñar que no se debe robar, si ustedes mismos roban?  (22)  Dicen que todos deben ser fieles en el matrimonio, pero ustedes mismos son infieles. Odian a los ídolos, pero roban en los templos de esos ídolos.  (23)  Están orgullosos de tener la Biblia, pero no la obedecen, y son una vergüenza para Dios.  (24)  Tiene razón la Biblia cuando dice: «La gente de otros países habla mal de Dios, por culpa de ustedes mismos.»

EL PELIGRO

Una vez más quienes hacen esto son llamados "hipócritas"(v.5), es decir, personas que aparentan lo que en realidad no son. Y como dijimos al principio, al vivir en esta situación lo único que hacemos es acarrear más y más juicio sobre nosotros mismo, ¿por qué?, por esto: Rom 2:1 TLA  Cuando alguno de ustedes acusa a otro de hacer algo malo, se acusa a sí mismo, porque también hace lo mismo. Así que no tiene ninguna razón de acusar y juzgar a otro,

Este es el concepto encerrado en las primeras palabras de la enseñanza que vimos de Jesús. Mat 7:2 NVI  Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.

Si por nuestro juicio estimamos que la pequeña falta del otro merece tal o cual condenación, cuanto más nos toca a nosotros mismos cuando nuestro pecado en comparación es mucho mayor que el de aquellos primeros!!!

Entonces,...¿que debemos hacer?

EL PUNTO

Lo que debemos hacer es encausarnos en la sana enseñanza de la Biblia y lo que ella nos dice es que a los primeros que debemos examinar es a nosotros mismos. Mat 7:5 BL95  Hipócrita, saca primero el tronco que tienes en tu ojo y así verás mejor para sacar la pelusa del ojo de tu hermano.

 Los sanos principios bíblicos son una tentación para muchos a la hora de examinar la conducta de otros, pero todo aquel esfuerzo se les volverá en contra si primero no los aplican en ellos mismos.

 LA CONCLUSIÓN

Andar por ahí emitiendo juicios y condenación a ton y son puede ser una grave decisión si es que no hemos aplicado esos juicios en primer lugar a nosotros mismos.

Muchos están acostumbrados al dedo acusador pero cuidado, seamos temerosos en ello, no vaya a ser que corramos con la misma suerte de quienes condenamos.

Rom 2:3-5 PDT  Tu que juzgas a los que hacen esas cosas y haces lo mismo, ¿cómo crees que escaparás del juicio de Dios?  (4)  Tienes que entender que Dios ha sido muy paciente y bondadoso contigo, esperando que cambies. Pero tú piensas que su paciencia nunca termina y no te das cuenta de que él es bueno contigo para que cambies tu vida.  (5)  Pero eres terco y no quieres cambiar, y así estás acumulando la ira de Dios. El castigo te llegará el día en que Dios muestre toda su ira. Ese mismo día, Dios mostrará que juzga correctamente y con justicia.

  Humillarnos y auto examinarnos es lo primero que debemos hacer.

{
}
{
}

Deja tu comentario Exigir lo que no nos exigimos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre